jueves, 27 de abril de 2017

Ética y felicidad: caras de una misma moneda

  • Escrito por Jose Joya Roldán, director general de Roadmap

Sí, un debate que dura más de 2.000 años, y que enlaza con la reflexión sobre la relación entre la ética y la felicidad. Ya Sócrates creía que la felicidad consistía en la adquisición de bienes, siempre y cuando fueran "guiados e inspirados" por la virtud de la "sabiduría". Para Aristóteles, es la virtud lo que lleva a la felicidad y esa es la base de la ética.

Adela Cortina, en su libro '¿Para qué sirve la ética?', comenta: "la ética sirve para aprender a apostar por una vida feliz, por una vida buena, que integra como un sobrentendido las exigencias de la justicia y abre camino a la esperanza".

Pero lo más sorprendente del debate sobre ética y felicidad no es su antigüedad, sino lo poco que hemos avanzado.

¿Es la ética la clave?

Vivimos en una época compleja, donde las sociedades, las instituciones, las personas y las empresas tratan de gestionar un tiempo de cambio, incertidumbre y ambigüedad, y que nos enfrenta a nuevos retos sociales, económicos y medioambientales globales. En estos tiempos hemos aprendido mucho de economía, tecnología o globalización, pero seguimos sin aprender de las lecciones éticas que esta crisis nos está enseñando.

Esta crisis económica es el resultado (no el origen) de una crisis mucho más profunda que es una crisis de valores, una crisis ética. Y haciendo una analogía con la famosa frase de la campaña presidencial americana del 92, yo diría: "es la ética, estúpido".

¿Son las sociedades más éticas, sociedades más felices?

En este contexto, me pregunté si la ética es la clave para construir una sociedad más feliz. No existen estudios que analicen ambos conceptos de forma conjunta, pero sí los podemos analizar por separado y obtener algunas conclusiones. Vamos a analizar los países más éticos (menos corruptos), los países con menor desigualdad, y los países con menor brecha de género, y finalmente....los países más felices.

paises eticos

Los países más éticos

Quizá el estudio sobre la percepción de la corrupción sea el que pueda aportar una mejor información acerca de la ética de los países. El informe lo realiza Transparencia Internacional, una organización global de la sociedad civil que lidera esta lucha en el mundo, que realiza cada año un listado de la percepción de la corrupción que abarca a 168 países, en una escala de 0 (percepción de altos niveles de corrupción) a 100 (percepción de ínfimos niveles de corrupción).

Según el glosario de Transparencia Internacional, la corrupción se define como "el abuso de poder para beneficio propio, y que puede ser a gran escala, menor escala, y política, según la cantidad de fondos perdidos y el sector en el que se produzca".

Frente a la corrupción, y de forma similar, define la ética como "el conjunto de estándares sobre conductas aplicables en el ámbito del gobierno, las empresas y la sociedad basados en valores centrales que orientan las decisiones, elecciones y acciones". Asociado de forma directa con el concepto de ética, se define la integridad como "las conductas y acciones coherentes con una serie de normas y principios morales o éticos, adoptados por personas al igual que instituciones, que operan como una barrera frente a la corrupción".

Los países y la desigualdad

Uno de los indicadores más usados para medir la desigualdad es el índice de Gini, ya que, como explican el Banco Mundial: "Este índice mide hasta qué punto la distribución del ingreso (o, en algunos casos, el gasto de consumo) entre individuos u hogares dentro de una economía se aleja de una distribución perfectamente equitativa. Una curva de Lorenz muestra los porcentajes acumulados de ingreso recibido total contra la cantidad acumulada de receptores, empezando a partir de la persona o el hogar más pobre".

Un índice de Gini de 0 representa una equidad perfecta, mientras que un índice de 100 representa una inequidad perfecta.

felicidad brecha genero

Los países y la igualdad de género

En cuanto a la igualdad, el estudio denominado Informe Global de la Brecha de Género, del World Economic Forum, mide la brecha entre mujeres y hombres en términos de salud, educación, economía e indicadores políticos.

Este estudio, que abarca a 142 países, describe cómo se distribuyen los recursos y las oportunidades de forma ecuánime entre hombres y mujeres.

En concreto, el Índice Global de la Brecha de Género analiza las siguientes áreas:
• Participación económica y oportunidad: salarios, participación y empleo altamente capacitado.
• Educación: acceso a niveles de educación básicos y más elevados
• Participación política: representación en las estructuras de toma de decisiones.
• Salud y supervivencia: expectativa de vida y proporción hombres-mujeres.

De nuevo, en el último informe, Islandia está en primer lugar y le siguen Finlandia, Noruega y Suecia.

Los países más felices

Desde el año 2012 se elabora un estudio sobre la felicidad en el mundo. Este estudio, denominado World Happiness Report, evalúa la felicidad en 158 países, en base a seis variables fundamentales: el PIB, la esperanza de vida, el respaldo social, la confianza, la libertad personal para tomar decisiones vitales y la generosidad. Según el estudio, el respaldo social, el nivel de ingresos y la esperanza de vida saludable son los tres factores más importantes.

Como comenta el informe, aquellos países con una mayor calidad de gobernanza, mayor confianza de la ciudadanía y mayor respaldo social (lo que denomina mayor "capital social") están más preparados para abordar situaciones como un desastre natural o una crisis económica.

Este aspecto resulta de sumo interés pues, como se insiste en el informe, la "calidad social" –esto es, la capacidad de generar confianza y empatía, tanto a nivel individual, como de tu propio barrio, comunidad o ciudad– y la "calidad de las normas sociales" –que rigen las relaciones, ya sean interpersonales, entre generaciones o países– hacen que las sociedades sean más resistentes a situaciones adversas

¿Cómo se puede generar esta calidad social? Entre otros aspectos importantes, invirtiendo en educación, valores, códigos éticos, en la lucha contra la corrupción y en la reducción de las desigualdades. En definitiva, una sociedad más articulada, comprometida, activa o cooperativa contribuye enormemente a la creación del capital social, generando mayor confianza, un mejor gobierno y una mayor empatía generacional.

De forma similar al ranking de corrupción, uno de los aspectos más llamativos de los tres informes sobre la felicidad –publicados en 2012, 2013 y 2015–, es que 8 de los 10 primeros países más felices son los mismos en los tres rankings publicados. Esto nos puede indicar que la felicidad en estos países es estructural y se ve menos afectada por eventos adversos.

Conclusion etica y felicidad¿Qué podemos concluir?

Sin duda, se requiere de una análisis más detallado para conocer la relación entre la ética y la felicidad, pero no puede ser casual (y sí causal) que son los países más éticos, los que presentan menos desigualdad, menor brecha de género y, al mismo tiempo, son los más felices.

Y en forma de resumen, la tabla anterior representa las principales características, muchas de ellas comunes, de los países más éticos, con menor desigualdad y brecha de género y al mismo tiempo.... ¡más felices!

* Artículo que toma como punto de partida el capítulo "Ética y Felicidad" del libro "Felicacia", concepto creado por Juan Carlos Maestro, que une "felicidad y eficacia", y que será una de las nuevas competencias directivas en las organizaciones sostenibles y responsables