domingo, 24 de febrero de 2019

Yago Tenorio: "El 5G supone uno de saltos más formidables de las telecomunicaciones"

Yago Tenorio, responsable de redes de Vodafone a nivel mundial. Yago Tenorio, responsable de redes de Vodafone a nivel mundial.

Esta es una entrevista hecha vía telefónica, en formato conferencia múltiple, como no podía ser de otro modo, tratándose de quien se trata.Yago Tenorio es el ingeniero español responsable de definir la estrategia de redes para Vodafone a nivel global. Con una andadura de más de 12 años, el equipo que lidera ha sido reconocido por su innovadora contribución a la industria móvil, gracias a la autoría de más de 150 patentes y de reconocidos proyectos. Pocos profesionales como él para que nos ilustre sobre los grandes cambios que se están produciendo en las telecomunicaciones, en el nuevo dibujo que estamos plasmando del futuro. Porque como afirma: "es bueno imaginarse el futuro para poder inventarlo".

Cuando todavía se está desplegando en muchas zonas la tecnología 4G y 4G+, desembarca la tecnología 5G. ¿Qué va a suponer esta nueva vuelta de tuerca para la banda ancha ultrarrápida?

Desde un punto de vista técnico, va a representar un avance, un salto extraordinario. Uno de los mayores de cuantos se han dado en las tecnologías de las telecomunicaciones. En los medios de comunicación, en muchos foros, cada vez que se da un gran paso en infraestructura tecnológica suele hablarse de revolución. Los que nos dedicamos a ello, los que estamos inmersos día a día en este campo, hablamos más de evolución. Hemos pasado del 3G al 4G, del 4G al 4G+, y ahora llegamos al 5G. Una tecnología que, como todas, tendrá una fase inicial incipiente, pero que va a permitir cambiar, mejorar y avanzar en muchas direcciones y campos. ¿Y por qué? Porque vamos a ganar de manera extraordinaria en velocidad, disminuyendo en latencia.

¿De qué manera esto que nos comenta abre nuevas oportunidades?

Este formidable cambio que comento, más velocidad y reducción drástica de la latencia, no solo hará que las experiencias de los usuarios sean mucho mejores, más agradables. Que puedan utilizar aplicaciones y realizar operativas de forma más eficaz y óptima. Sino que va a posibilitar el desarrollo de tecnologías que aún no han podido desplegar todo su potencial. Como pueden ser la realidad virtual y la realidad aumentada. Los grandes avances que se van a producir en Internet de las Cosas (IOT), en inteligencia artificial, el aprovechamiento máximo de la conectividad móvil y el potencial de estos avances en áreas y sectores concretos. Como, por ejemplo, en sanidad a la hora de mejorar diagnósticos, realizar intervenciones quirúrgicas a distancia; o en educación, en el campo de los juegos, en industria, etc.

¿Qué papel va a jugar España en el despliegue del 5G? ¿Nos encontramos en una buena posición de salida en comparación con otras economías similares?

Nos encontramos en la mejor de las posiciones. No es casualidad que la primera llamada con este estándar se realizara entre Madrid y Barcelona en el mes de febrero. Tampoco que el responsable de redes del Grupo Vodafone a nivel mundial sea un español. En Europa estamos liderando esta tecnología, junto con China, donde se está haciendo una apuesta muy importante. Aunque la gente pueda pensar que los países más avanzados son Estados Unidos, Corea del Sur o Japón, desde Europa estamos trabajando mucho y bien en esta tecnología.

¿Cuál es la apuesta de la compañía en relación con esta tecnología?

Para nuestro grupo es estratégica. Somos la compañía líder y de referencia en movilidad, en cobertura de banda ancha ultrarrápida, así que no podría ser de otro modo. Un ejemplo muy claro: tenemos en marcha la primera generación de dispositivos de tracking. Llevamos la innovación productiva que aporta valor en nuestro ADN. Tras haber realizado la primera llamada entre Madrid y Barcelona, vamos a continuar abriendo campo con este estándar en nuestros cuatro principales mercados en Europa: Reino Unido, Alemania, Italia y España.

Gracias al 5G se van a desarrollar tecnologías que todavía no han podido desplegar todo su potencial

¿Y es viable el despliegue de toda la infraestructura que hay que desarrollar? ¿De qué inversiones se requiere?

Evidentemente requiere del despliegue de un nuevo ancho de banda, de incorporación de novedades tecnológicas que incrementan la capacidad de cobertura. Es lógico que haya que realizar inversiones significativas. Ahora bien, ¿son inasumibles, son ruinosas? Con rotundidad: no. Se pueden hacer y son viables. Y desde Vodafone lo vamos a hacer, como lo hemos hecho con los despliegues de las tecnologías anteriores, siendo punta de lanza de la compañía. Además, para nosotros es muy importante técnicamente, puesto que la tecnología 5G es 10 veces más eficiente en el transporte de un 1 GB que la actual. Como grupo es una satisfacción y un reto estimular y ver crecer a otros sectores gracias al despliegue de este estándar.

¿A qué ritmo van los fabricantes de móviles para avanzar en la extensión de su uso?

Conforme se vayan desarrollando nuevos sectores económicos, conforme surjan nuevas necesidades, el uso de la tecnología se extenderá. Como ha ocurrido con los avances y evoluciones anteriores. Es pronto para saber qué fabricantes son los que han tomado cierta delantera. Es aventurado hacer pronósticos temporales, pero estoy convencido de que no tardará mucho en que los dispositivos cuenten con esta tecnología.

¿Qué impacto tendrá en la actividad de las empresas?

Como ya he señalado, el cambio o transformación que va a suponer el estándar 5G va a ser muy importante, tanto para las empresas que sean 100% de base tecnológica, como para cualquier otro sector de actividad. Se van a dar nuevas oportunidades, ya que hablamos de una infraestructura mucho más eficiente en el transporte y tráfico de información. Y todo lo que incremente la eficiencia es bueno para la actividad de las organizaciones. Además, alrededor del 5G, se van a generar nuevas empresas que estarán dedicadas a desarrollar y explotar esta tecnología, como servicios para Inteligencia Artificial, IOT, coche autónomo, realidad virtual, entre otros.

Nuevas empresas se van a dedicar a impulsar y explotar este nuevo estándar mucho más veloz y con menor latencia

Es decir, ahora sí, transformación digital en toda regla.

Esta es una realidad imparable e irreversible. No tendría sentido de otro modo. Yo soy optimista y de los que confían en las mejoras y avances económicos y sociales que procuran las tecnologías.

Los principales estudios de alcance tecnológico sitúan a España en el podio a nivel mundial en uso de Smartphone, de internet, de permanencia media en redes sociales, entre otros parámetros. Sin embargo, estos indicadores no tienen el mismo paralelismo cuando hablamos de aplicación a la actividad empresarial y económica. A su juicio, ¿a qué se debe este desfase? ¿Qué debe cambiar para que se produzca una mayor nivelación?

Creo que para que esta nivelación se produzca la palabra clave es cooperación, colaboración entre las organizaciones y empresas. En un proceso ingente de incorporación de tecnologías como el que vivimos, no es bueno caminar solo. Pongo por caso nuestra propia compañía. Trabajamos juntos y en equilibrio con otros proveedores tanto netamente tecnológicos, como de otros sectores. De modo que estos puedan utilizar nuestra red y colocar sus aplicaciones. Es la manera de avanzar en una economía globalizada y conectada.

Como venimos hablando, el ritmo de avance y evolución tecnológica se acelera de forma vertiginosa. Usted ya ha señalado la Inteligencia artificial, analítica y gestión masiva de datos, domótica y learn machine como algunos ejemplos señeros. ¿Cómo ve la movilidad conectada en un futuro inmediato o medio? ¿Es posible imaginarse ese futuro?

Soy de los que piensan que es bueno imaginarse el futuro para poder inventarlo. Para ver hacia dónde vamos, hacia dónde navegamos. Se concrete como se concrete finalmente, sí detectamos tres tendencias claras. En primer lugar, la pérdida de importancia y protagonismo de los dispositivos físicos como tales. En la medida que la tecnología avanza, la necesidad de infraestructura física es cada vez menor. Hemos pasado de grandes dispositivos a modelos que son muy finos, con tendencia a ser casi inexistentes. En segundo término, el desarrollo de lo que podríamos llamar identidad electrónica, que habilita cada vez más nuestra presencia en la red y a tener una personalidad que nos identifique de forma inequívoca. Y, por último, vamos a una tecnología claramente más empática y menos ausente. Nuestra visión va a dejar de estar constreñida por el rectángulo de una pantalla, para tener una mayor presencia. Vamos hacia una personalización prácticamente absoluta de cualquier servicio, basada en una relación con la tecnología más permanente, amable y amigable.