viernes, 06 de diciembre de 2019

Endesa abastecerá a una población similar al área metropolitana de Sevilla con energía fotovoltaica y eólica en Andalucía

Vista cenital de un parque fotovoltaico de Endesa Vista cenital de un parque fotovoltaico de Endesa

La unanimidad de la comunidad científica es insoslayable. El cambio climático, la presión demográfica y el uso intensivo de recursos naturales fuerzan a un cambio de modelo productivo y de consumo sostenible. Un modelo económico descarbonizado, en el que el sector energético juega un papel capital, como bien fijan los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU y la Cumbre del Clima de París.

Hacemos en este reportaje una radiografía, un mapa de la estrategia de Endesa, a través de su división renovable, Enel Green PowerEspaña (EGPE), de su apuesta por una producción energética limpia y procedente de fuentes renovables, como contribución eficaz al crecimiento y desarrollo sostenible, y a la consecución específica de 4 de los 17 ODS.

Los expertos señalan a un consenso evidente en la transición energética previa y necesaria para hacer efectivo un sistema económico, de consumo y bienestar equilibrado, racional y que cumpla con auténticos criterios de sostenibilidad. La electrificación de la demanda se convierte en un factor relevante y destacado para alcanzar este objetivo.

En su propuesta de futuro y crecimiento, de hacer de la electrificación de la demanda un proceso sostenible en sí mismo, la división renovable de Endesa, EGPE, está desarrollando un ambicioso plan de impulso a la producción energética renovable en Andalucía. Este es uno de los pasos de la compañía hacia la descarbonización total de su mix energético para el año 2050, compromiso asumido con su adhesión a los objetivos de la Cumbre del Clima de París.

En la actualidad, el grupo cuenta con 12 planta de energía eólica repartidas por el territorio andaluz, 3 plantas fotovoltaicas, además de una de biogás que posee en la localidad gaditana de Jerez de la Frontera. La producción de estas instalaciones asciende a 313 MW de potencia bruta, de los cuales prácticamente 300 MW proceden de energía eólica y el resto de fotovoltaica.

A estas plantas hay que sumar otro activo de producción de energía eléctrica limpia y renovable de primera magnitud como es la hidráulica. Endesa posee 48 centrales hidroeléctricas en la comunidad autónoma con capacidad para producir algo más de 1.036 megavatios de potencia.

De modo que la producción renovable de Endesa en Andalucía, con la suma de las plantas eólicas, fotovoltaicas e hidráulicas, se sitúa actualmente en 1.350 MW.

Para 2020 la producción de renovables de Endesa en Andalucía se situará en prácticamente 1.605 MW

"Endesa está realizando un esfuerzo inversor muy importante en energías renovables para liderar la transición energética", ha asegurado el responsable de desarrollo de negocio de EGPE en Andalucía, Guillermo Gómez. "A final de año, estarán operativos los 879 MW renovables que la compañía se adjudicó en las dos subastas de 2017 organizadas por el Gobierno, lo que demuestra el compromiso de la compañía para que España alcance sus objetivos en materia de energía verde". En este sentido, "la compañía está haciendo todo lo que está en su mano para favorecer que el mayor número de sus proyectos renovables, principalmente fotovoltaicos, se desarrollen en Andalucía, que cuenta con el máximo recurso solar de toda España y con una oportunidad única de crecimiento económico"

Plan de inversión y nuevos proyectos

La energética tiene previsto la entrada en servicio de 255,39 nuevos megavatios a lo largo del próximo año, con un plan de inversión que ronda los 195 millones de euros. Una inversión destinada a los seis proyectos que ya se encuentran en desarrollo y tramitación, como son las plantas fotovoltaicas de Los Naranjos y Las Corchas, en la localidad sevillana de Carmona, ambas de 50 MW, y las de La Vega I y II, también de 50MW cada una, en este caso en el municipio malagueño de Teba.

Mientras que en producción eólica está en desarrollo el parque de Los Arcos, en Almargen, Teba y Campillos en la provincia de Málaga, con un potencia bruta de 34,6 MW.

Con los nuevos proyectos Endesa podrá dar cobertura energética por medio de eólica y fotovoltaica a alrededor de 350.000 hogares en Andalucía. O lo que es lo mismo, a una población similar a Sevilla y toda su área metropolitana.

 

Pero, junto a estas inversiones en fotovoltaica y eólica, EGPE ha continuado invirtiendo en la energía hidráulica, como valor estratégico. La inversión acometida por Endesa en las centrales hidroeléctricas a lo largo de 2018 ascendió a 7,4 millones de euros, destinados a optimizar la operación y el mantenimiento de las plantas con su digitalización, a actualizar la red de comunicaciones de las instalaciones y a renovar el sistema de control de la producción hidráulica de la empresa.

Una vez puestas en marcha a lo largo de 2020 las nuevas plantas en proyecto y desarrollo, la producción de renovables de Endesa en Andalucía se situará en prácticamente 1.605 MW, lo que supone el 24,5% del total nacional, ya que la compañía gestiona en la actualidad casi 6.688MW de capacidad renovable en España.

Dinamizador de empleo

Desde la energética también destacan el impacto que los proyectos de renovables tienen en el empleo. Los responsables de la división de Endesa subrayan que con los proyectos en desarrollo y tramitación se crearán alrededor de 1.500 empleos, de los cuales la mayoría corresponde a empleo de la zona en la que se llevan a cabo los trabajos. Con el objetivo de que los proyectos en marcha sean dinamizadores de su entorno, Endesa está realizando acciones formativas en las localidades donde se acometen obras de plantas solares.

Con los proyectos en desarrollo y tramitación se crearán alrededor de 1.500 puestos de trabajo

Según el responsable de negocio de la división renovable de Endesa, EGPE, en Andalucía "para nosotros es prioritario la creación de valor compartido con el entorno no solo mediante acciones formativas sobre operación y mantenimiento de plantas renovables que buscan mejorar la empleabilidad de estos entornos rurales y que se realizan en coordinación con los ayuntamientos de los municipios beneficiados, sino también ofreciendo medidas sociales, ambientales y de eficiencia energética a implementar en esos municipios".

El caso de la localidad malagueña de Almargen es una buena muestra de ello. Durante el mes de octubre 14 personas han podido formarse sobre operación de parques renovables con más de 90 horas lectivas impartidas por Endesa, que está realizando la construcción del parque eólico de Los Arcos, con una inversión de 35,5 millones de euros y una generación de más de 100 empleos.

Colaboración público-privada

Para Endesa, la política de impulso a las renovables se enmarca dentro de una visión global que promueve una relación público-privada cercana y estrecha. De hecho, recientemente, como ya ha informado Mercados21, la consejera de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, Marifrán Carazo, y el director general de Endesa Andalucía y Extremadura, Francisco Arteaga, han firmado un protocolo general de colaboración entre ambas entidades para desarrollar actuaciones conjuntas "dirigidas a fomentar la sostenibilidad ambiental y la innovación tecnológica para dar respuesta a las necesidades energéticas reales de Andalucía".

Este protocolo de colaboración, de cuatro años de duración, se basa en "el deseo de ambas entidades de promover un modelo energético sostenible y descarbonizado".

A este respecto, un dato ilustra bien a las claras el positivo impacto de la producción renovable en el medio natural. En el primer semestre de este año, las renovables de Endesa en Andalucía han supuesto la reducción de cerca de 300.000 toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera, lo que supone el equivalente a la plantación de alrededor de 13 millones de árboles.

Una reducción de emisiones contaminantes a la atmósfera que se irá incrementando con la entrada en servicio de las nuevas plantas en construcción y tramitación a lo largo del próximo año.