lunes, 25 de marzo de 2019

El sector espacial español gana nuevos galones de la mano de GMV y la constelación Galileo

Jorge Potti, director general de Espacio de la multinacional española GMV Jorge Potti, director general de Espacio de la multinacional española GMV

Revolución tecnológica, automatización, robotización, inteligencia artificial, Internet de las Cosas y transformación digital son conceptos en boga, de actualidad en muchos foros, entre ellos, los medios de comunicación. Pero si hay un sector que por su propia naturaleza es sinónimo de innovación, de avance tecnológico y de investigación de altos vuelos, ése es el espacial.

Un sector estratégico para la política de I+D+i de los países más avanzados, y que en España llega a una nueva galaxia, a un nuevo escalafón con la adjudicación a la multinacional GMV del mantenimiento y evolución del Segmento de Control en Tierra del Galileo por parte de la Agencia Espacial Europea (ESA). El mayor contrato espacial de la industria española. Conozcamos en profundidad las principales claves y parámetros del proyecto.

El sector espacial español atraviesa un buen momento y se ha convertido en estratégico para la industria y la tecnología. De hecho, en una década ha doblado su facturación global y ha pasado de los 493 millones en 2007 a los 851 millones de 2017, según los datos aportados por la Asociación Española de Empresas Tecnológicas de Defensa, Aeronáutico y Espacio (TEDAE).

Hay otros datos que también confirman el crecimiento constante del sector en los últimos diez años, situado por encima del 10% en cada anualidad. Nada menos que el 78% de toda la producción se destina a la exportación, y el gasto en I+D+i alcanza el 12% del total de inversiones en el conjunto nacional. Un sector que crea puestos de trabajo y emplea en España a 3.479 profesionales, solo por detrás de Francia (14.140), Alemania (7.830), Italia (4.963) y muy cerca de Reino Unido con 3.722 empleos, en el ámbito europeo.

Liderazgo con seña española

Por eso tras la adjudicación a GMV del nuevo contrato de la ESA, Jorge Potti, director general de Espacio de la multinacional española, ha subrayado que "con este proyecto nuestro grupo se posiciona como la principal empresa del país en generación de empleo y capacidad de ingeniería en el sector espacial. En el concierto internacional nos sitúa como la principal industria europea de tamaño medio independiente de los cuatro grandes grupos espaciales industriales de Francia, Alemania e Italia".

Galileo es el gran programa europeo del sector espacial, por lo que, el contrato adjudicado a la multinacional española, implica una gran responsabilidad dentro de esta constelación, ya que se refiere al sistema global de navegación por satélite europeo.

¿Qué operativa hay detrás del Control en Tierra? El trabajo de seguimiento de la constelación Galileo es complejo y engloba distintas tareas clave. GMV es la responsable de la coordinación del centro de control, del sistema de dinámica orbital, de la planificación de la misión, del soporte de las operaciones, de las herramientas de simulación, de las estaciones de seguimiento, del telecomando y telecontrol y de la red de conexión entre todos los elementos. Es decir, en la práctica, de todo el cerebro que hace posible que el Galileo cumpla su función y objetivos.

Orbita Galileo

La adjudicación a la corporación española supone el mayor contratado firmado por la industria espacial española y la propia GMV. El contrato global asciende a 250 millones de euros, cuando la facturación total del sector ascendió el año pasado a los 851 millones ya señalados, lo que da una idea de su envergadura. En la primera fase de encargo ya se han cerrado trabajos por un montante de 150 millones. La duración prevista de desarrollo de todo el proyecto es de 3,5 años.

Además de las funciones de coordinación y control indicadas para que estén operativos todos los sistemas ya desplegados de esta constelación, una de las tareas fundamentales que llevará a cabo y liderará GMV es la relativa a ciberseguridad. Puesto que una parte esencial del sistema a mantener y evolucionar requiere de la gestión del acceso seguro a la información de todo el sistema Galileo, así comode las claves de seguridad de acceso a las señales reguladas y de alta precisión.

Gestión y coordinación de una galaxia

Como recalca Potti, "con este contrato la compañía asume uno de los cuatro grandes encargos de desarrollo y mantenimiento del sistema Galileo, lo que nos posiciona en primera línea de responsabilidad y visibilidad en el mayor programa espacial europeo. Esto supone una gran motivación y responsabilidad, que asumimos con toda la fuerza de un equipo profesional excepcional".

Más del 60% del trabajo de esta adjudicación lo realizan empresas españolas, y en su conjunto dará empleo a alrededor de 200 personas

En términos similares se pronunció el director general de GMV, Jesús B. Serrano, el día en el que se hizo pública la adjudicación del contrato, conjuntamente con el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades: "se trata de un contrato sin precedentes para GMV, obtenido bajo dura competencia con las empresas líderes del sector espacial, y refleja el creciente liderazgo del grupo. Este hito nos va a permitir alcanzar una fuerza de trabajo de más de 2.000 ingenieros en 2019, lo que nos posiciona como la mayor empresa europea del sector de tamaño medio".

Unas previsiones de crecimiento de equipo que está en consonancia con la evolución de la compañía en el último lustro. En este tiempo, GMV ha experimentado un aumento de plantilla del 44%, de modo que en la actualidad cuenta con un plantel de 1.800 empleados.

De hecho más del 60% del trabajo de esta adjudicación lo realizan empresas españolas, y en su conjunto el proyecto dará empleo a alrededor de 200 personas, de las cuales 100 aproximadamente pertenecen a GMV. En el equipo industrial liderado y coordinado por la corporación española también participan compañías como Indra, Isdefe, Epicom, Thales Communications, DLR, Scisys, OHB, Telespazio VEGA, Thales Alenia Space y HP.

Es, pues, un contrato que consolida la posición de GMV, y con ello de todo el sector espacial español, como referente global en navegación por satélite y ciberseguridad.