jueves, 20 de febrero de 2020

Un proyecto de blockchain pionero en Europa contra la pobreza energética

Blockchain, una tecnología disruptiva que aporta seguridad y transparencia Blockchain, una tecnología disruptiva que aporta seguridad y transparencia

Endesa ha puesto en marcha una iniciativa pionera en Europa -proyecto Confía- que utiliza esta tecnología para agilizar "al máximo la tramitación del bono social" y proteger así a personas vulnerables de sufrir pobreza energética.

De hecho, blockchain se ha posicionado como una de las tecnologías disruptivas y, gracias a su aplicación transversal en todas las áreas de la economía, están surgiendo proyectos en todos los sectores. Para su implantación tecnológica la compañía energética ha seleccionado a Ayesa como consultora tecnológica que, conjuntamente con Izertis, está trabajando en el desarrollo del proyecto mediante un portal web, una interfaz de programación de aplicaciones (API), y, dentro de la parte específica de blockchain, el desarrollo de Smart Contracts y la configuración y despliegue de nodos.

Según han comunicado desde las compañías, "Ayesa cuenta con más de tres décadas de experiencia en la integración y desarrollo de sistemas IT para utilities de todo el mundo y servicios sociales, mientras que Izertis posee un gran conocimiento de esta tecnología emergente y aportará, además, su plataforma Blockchain as a Service (BaaS)".

El proyecto tecnológico, que se implantará en la ciudad de Málaga como un piloto en un plazo de seis meses, se ha presentado ya en el Comité Técnico de Alastria, asociación que fomenta la economía digital a través del desarrollo de tecnologías de registro descentralizadas en España y de la que forman parte grandes empresas y tecnológicas, entre ellas Ayesa e Izertis.

"La tecnología blockchain ha llegado para mejorar la sociedad permitiendo compartir conocimiento en tiempo real entre los diversos actores que influyen en la vida de las personas, lo que se traduce en mejores servicios a la ciudadanía", ha destacado Pilar Galindo, gerente de Utilities en Ayesa.

"Desde Izertis nos complace trabajar en dar respuesta a problemas latentes de nuestra sociedad mediante soluciones reales basadas en transformación digital. Este reto va más allá de un tema laboral puesto que estamos hablando de localizar en el menor tiempo posible una necesidad tan elemental para la vida de las personas como es la electricidad", ha comentado Urko Larrañaga, Leader de Blockchain de Izertis España.

¿Cómo funciona el sistema?

El objetivo de Endesa es desplegar este primer piloto en la capital de la Costa del Sol tras sellar un acuerdo con el Ayuntamiento, pero el fin es hacerlo extensible a todos los municipios españoles. Con la utilización de blockchain, se conseguirá una visión del proceso en tiempo real y una agilización de las tramitaciones entre los diferentes agentes que participan, pues elimina muchos de los trámites y facilita el flujo inmediato de información.

En la actualidad, el proceso de notificaciones de un corte de suministro a un cliente involucra a varios agentes y tiene un flujo de información complejo que retrasa la operativa. Además, impide tener una falta de visión global del estado del proceso en tiempo real, lo que dificulta el trabajo de los agentes sociales, que son los más cercanos a las personas en situación de vulnerabilidad.

Endesa remite a las comunidades autónomas la información sobre los cortes de suministro y éstas envían a su vez los datos de los usuarios afectados a los servicios sociales municipales. En muchas ocasiones, los servicios sociales son informados de los casos cuando los propios afectados recurren al ayuntamiento, con el expediente bastante avanzado. Estos retrasos en el flujo de información pueden, incluso, provocar problemas en el pago del bono social al beneficiario.

Gracias a este proyecto, los consistorios podrán tener la información en tiempo real, recibiendo al instante los datos de las personas que han recibido avisos de corte por impago del suministro eléctrico. Mientras que los servicios sociales cruzarán al instante esta información con su propia base de datos y constatarán rápidamente con la compañía eléctrica si se trata de un cliente que cumple con los criterios para beneficiarse del bono social (regulado por una ley estatal).

Como han recalcado desde las empresas tecnológicas que participan en el proyecto, blockchain permite tener toda la información en una base de datos distribuida entre todos los implicados, de forma segura y encriptada, manteniendo las operaciones realizadas inmutables, de forma transparente y trazable, respetando además la normativa sobre protección de datos y derecho al olvido. Además, este proyecto permitirá en el futuro crear una red distribuida a la que se podrán unir otros ayuntamientos y comunidades autónomas.