martes, 11 de diciembre de 2018

Un Big Data de alta calidad y precisión que controla la red de distribución eléctrica en tiempo real

Presentación conclusiones MONICA en la Tecnoincubadora del PCT Cartuja Presentación conclusiones MONICA en la Tecnoincubadora del PCT Cartuja

El proyecto MONICA (Monitorización y Control Avanzado de la Red de Media y Baja Tensión), liderado por Endesa, ha conseguido controlar y monitorizar la red de distribución de baja y media tensión con una altísima tasa de precisión, algo que hasta ahora solo era posible en redes de alta tensión.

Una iniciativa de la que ya informó en profundidad Mercados21 y que ha resultado exitoso. Así lo demuestran sus principales datos y parámetros que han sido presentados recientemente en el Parque Científico y Tecnológico de Sevilla.

MONICA ha permitido poner en marcha uno de los primeros estimadores de estado de la red de media y baja tensión a nivel internacional, un sistema que hasta ahora solo existía en alta tensión, y que se ha probado de forma real en la red eléctrica con más de 15.000 clientes. Implantado en Málaga dentro del Smartcity que Endesa ha desarrollado en esta ciudad, ha gestionado 10 millones de datos al día mediante tecnología big data para ofrecer información relevante de los indicadores que determinan la calidad del suministro eléctrico en baja tensión.

¿Y qué otros datos de relevancia se han manejado durante el desarrollo de este proyecto? Lo cierto es que la generación de cifras y datos es de alto voltaje. MONICA ha realizado 300.000 cálculos del estado de la red con una tasa de éxito del 93,5%, y está enviando una media de 300 notificaciones al mes a los operarios que trabajan en campo con datos relevantes sobre el estado de la red de distribución. Con esta información, indican los responsables encargados de su desarrollo, se han realizado numerosas actuaciones que han permitido mejorar la calidad del suministro en la zona en los últimos meses.

MONICA ha gestionado 10 millones de datos al día y realizado 300.000 cálculos del estado de la red con un tasa de éxito del 93,5%

Dentro de esta iniciativa se ha desplegado además una red de 750 sensores en 56 centros de transformación situados en el área de la Smart City de Málaga diseñados para medir la potencia, la energía, la intensidad y la tensión de la red cada cinco minutos. Esta información, unida a datos topológicos y a los proporcionados por los contadores de los clientes, aportan al estimador de estado la información necesaria para conocer la situación real la red incluso en las zonas en las que no se dispone de sensores y permiten realizar un diagnóstico de los distintos problemas existentes para mejorar el mantenimiento y la operación del sistema. "La información recabada permite a los operarios evitar averías, conectar nuevos suministros en los puntos óptimos de la red y planificar las inversiones en los lugares en los que son más necesarias", informa Endesa.

Del MONICA al PASTORA

Los técnicos y profesionales que han participado en el proyecto han mostrado su satisfacción, pues han conseguido llevar a buen puerto el propósito con el que se inició el programa. Es decir, controlar en tiempo real la red de distribución eléctrica para conocer dónde y qué está pasando en cada momento con el objetivo de mejorar la calidad del servicio e integrar de forma eficiente a los nuevos actores del sistema eléctrico: desde el almacenamiento a los vehículos eléctricos, los autoconsumidores o las energías renovables.

Algo que no era nada fácil, reconocen los especialistas, ya que "hasta hace poco tiempo no se consideraba factible implantar en las redes de media y baja tensión que llevan la electricidad hasta los hogares, un sistema de monitorización y control avanzado en tiempo real". Pero gracias al desarrollo de las smart grids, las tecnologías de la comunicación y el despliegue de los contadores inteligentes, los sensores y los telemandos, ha permitido avanzar en el diseño de las redes digitales del futuro.

La aproximación a las redes de distribución ha sido tradicionalmente reactiva, es decir, las acciones normalmente se adoptaban una vez que se había producido un incidente. Ahora con el MONICA es posible sentar las bases para realizar un mantenimiento preventivo y predictivo que anticipe posibles fallos en la red y permita corregirlos antes de que se produzcan.

El proyecto MONICA, cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), ha contado con un presupuesto de 3 millones de euros, de los que cerca de 1,3 millones están financiados por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) dependiente del Ministerio de Economía y Empresa.

Precisamente, gracias al éxito obtenido con este proyecto, el propio CDTI ha aprobado a finales de octubre la resolución provisional que permite seguir trabajando en esta línea, en un nuevo programa, el PASTORA, acrónimo de Preventive Analysis of Smart Grids with Real Time Operation and Renewable Assets Integration. El objetivo principal del proyecto PASTORA "es avanzar en el desarrollo y contrastación de soluciones inteligentes e innovadoras que sirvan como vanguardia de lo que en pocos años serán las smart grids: redes más flexibles, fiables y eficientes, capaces de absorber la mayor cantidad posible de generación renovable distribuida al menor coste", ha remarcado la compañía energética durante la presentación de resultados de la iniciativa.