sábado, 24 de octubre de 2020

La Loyola crea un grupo de trabajo para integrar los ODS de la Agenda 2030 en sus ámbitos de acción

La Universidad Loyola reafirma su compromiso con los ODS La Universidad Loyola reafirma su compromiso con los ODS

La Universidad Loyola, a través de su Comisión de Desarrollo, ha designado un grupo de trabajo para impulsar la incorporación de la Agenda 2030 en los distintos ámbitos de acción de la universidad: la formación, la investigación, la extensión universitaria y la gestión.

Este grupo de personas formado por representantes de todos los servicios y facultades tiene como misión fomentar las actividades necesarias para implementar los Objetivos de Desarrollo Sostenible en la Universidad Loyola. Además el grupo se encargará de evaluar periódicamente el grado de alineación de las actividades tanto académicas como extraacadémicas y de gestión de la universidad con los ODS, según ha informado las institución académica.

La universidad apunta que este compromiso se inició en 2019 a propuesta de la Comisión de Desarrollo, y sostiene que el desarrollo "es uno de los ejes estratégicos de la actividad investigadora de la Universidad desde su creación". La Loyola considera que "el auténtico desarrollo ha de ser humano e integral, inclusivo, solidario y sostenible", y es desde este planteamiento desde el que se propone la alineación con la Agenda 2030.

De este modo, ha iniciado un proceso en el que se han implicado todas las áreas y servicios de la universidad y que culminará con la elaboración de un Plan/Estrategia de Acción para que los ODS pasen a formar parte de la actividad habitual de la Universidad, por medio de su conocimiento e integración en los grados, postgrados y en las estructuras de gobierno y espacios de relevancia en la universidad.

El trabajo de la Universidad Loyola en este sentido desarrolla una primera etapa denominada de reconocimiento, que implica la identificación de las estrategias ya existentes en la institución para contribuir a los ODS. Este reconocimiento en esta fase consiste en identificar los principales grupos de interés y los líderes potenciales y de comprender en profundidad lo que son los ODS, para desarrollar un compromiso con su logro a través de la investigación, el aprendizaje, la enseñanza, la gestión, la gobernanza y la identidad y misión de la propia universidad.

La segunda fase tratará a lo largo de este curso 2020/21 la adaptación de las distintas facultades, escuelas de postgrado, la escuela de doctorado y los institutos de investigación. Según indica Ana Hernández Román, profesora titular de Economía, y designada por el rector, Gabriel Pérez Alcalá, delegada del grupo de trabajo de implantación de la Agenda 2030: "Conforme nuestros servicios y departamentos reconozcan la utilidad e importancia de los ODS, deberán empezar a encontrar oportunidades de usar este marco para llevar a cabo actividades independientes en los distintos títulos que imparten. Así, todos los departamentos y servicios de la universidad inician un proceso de adaptación a los ODS. Se trata de identificar prioridades, oportunidades para trabajar hacia la Agenda 2030 en la Universidad".

En septiembre de 2015 la Asamblea General de Naciones Unidas adoptó la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, un plan de acción a favor de las personas, el planeta y la prosperidad y que también quiere fortalecer la paz universal y el acceso a la justicia. (NNUU, 2015). La educación, la investigación, la innovación y el liderazgo se reconocen como esenciales para ayudar a la sociedad a enfrentar el desafío que supone el logro de la Agenda 2030.