domingo, 15 de septiembre de 2019

"Aportamos a los alumnos conocimientos para ser motores del cambio digital"

La directora de ESIC Sevilla, Patricia Cuevas, en la sede de la escuela La directora de ESIC Sevilla, Patricia Cuevas, en la sede de la escuela

La directora de ESIC Sevilla, Patricia Cuevas, derocha experiencia y conocimiento en el mundo de la empresa. Su conversación pausada es también concisa, directa, análitica y metódica.

Cuando apenas ha tenido tiempo de tomar el pulso y las riendas a su nuevo desempeño, muestra un saber profundo de la escuela y un ímpetu visible para hacer frente a retos y desafíos. Hablamos con ella de la formación profesional y directiva de ahora, pero sobre todo de la que está por llegar.

La revolución digital está afectando prácticamente a todos los sectores de actividad y entre ellos, cómo no, a la formación empresarial y directiva. ¿Cómo se posiciona ESIC ante los retos que esto plantea?

Es importante aportar a nuestros alumnos los conocimientos que les permitirán ser motores del cambio digital en sus empresas. Por otro lado, es difícil formar cuando no sabemos qué profesiones existirán en el futuro. Por eso, hay que aportar las herramientas que necesitarán en este entorno incierto: flexibilidad, tolerancia, rápida adaptación al cambio, ganas de reinventarse...

ESIC es todo un referente en el ámbito del Marketing y las disciplinas Comerciales y de Ventas, sin embargo también está apostando por otras. ¿Qué otras áreas son estratégicas para la escuela?

La escuela fue la pionera en la enseñanza de Marketing en España, que comenzó hace 54 años. A él se han sumado áreas tan importantes para nosotros como las disciplinas digitales y el management, impulsando la innovación tanto en el aula como en la empresa y poniendo el foco en la robótica y las profesiones del futuro.

A la vista de los cambios que se están produciendo en los ámbitos empresarial, económico y geopolítico, ¿hay que repensar nuevamente la noción de liderazgo?

Creemos que es tiempo de un nuevo liderazgo, con un líder humilde que sea ejemplo y vaya por delante contagiando su entusiasmo. Que casen con las 3H (heart, harmony, head), que se considere imperfecto y busque el aprendizaje constante.

Vuestro programa MITB capacita a los alumnos para las necesidades del comercio internacional. Además, uno de sus principales rasgos es que se da en su totalidad en inglés. Teniendo en cuenta que la mayoría del tejido empresarial andaluz y español está compuesto por pymes, micropymes y autónomos, ¿podemos ser competitivos precisamente en un economía de intercambios globales e interconectada?

El MITB es un programa diseñado para que los alumnos adquieran las competencias esenciales para enfrentarse a los desafíos de expansión de las empresas en los mercados globales, así como a gestionar equipos de diferentes culturas y continentes. Dos cualidades básicas en un mundo cada vez más global. Además, tiene un foco digital, financiero y de marketing.

Las soft skills cobran gran importancia. El profesional debe ser flexible, resolutivo y con capacidad de liderazgo

Automatización, robotización, inteligencia artificial. Son muchos esquemas los que están cambiando en torno al empleo y el puesto de trabajo. ¿Cómo hay que entender la empleabilidad ahora? ¿De qué modo ayuda ESIC a sus alumnos a lograr este objetivo?

En ESIC creemos que es momento de cambiar de paradigma. Si antes formábamos en empleabilidad –en conseguir un empleo-, ahora apostamos por la aprendibilidad. Como indiqué antes, en obtener unas herramientas que permitan no solo conseguir un trabajo en un entorno hostil, sino también mantenerlo.

A tenor de lo que nos comenta, ¿qué rasgos destacaría del nuevo profesional? ¿Qué cualidades debe atesorar?

Las soft skills cobran importancia en este entorno. Debe ser un profesional flexible, con capacidad de liderazgo, resolutivo ante el conflicto, conciliador y que incluso pueda manejar su propio nivel de estrés.

En términos generales, ¿cómo ve la formación empresarial y directivo a medio plazo? ¿Cómo se la imagina?

Tenderá a lo que comentábamos: adquirir herramientas para enfrentarnos a entornos cambiantes. La formación evolucionada al long life learning, a no parar nunca de formarnos, especialmente en temas de innovación digital, tan cambiante. Y a no dejar de lado las cualidades del ser humano, centrándonos en las soft skills.