domingo, 09 de diciembre de 2018

Javier Fernández: "En Nuevas Profesiones ofrecemos una formación muy práctica y empresarial"

Javier Fernández, director del Área de Formación de la Cámara de Sevilla Javier Fernández, director del Área de Formación de la Cámara de Sevilla

El Campus de la Cámara de Comercio de Sevilla está inmerso en un extraordinario trajín a pesar de las fechas veraniegas. Entrevistamos a Javier Fernández, director del Área de Formación de la institución cameral, en un despacho rodeado de vegetación y con ventanales abiertos. En casi una hora de conversación, Fernández hace un dibujo preciso de la conexión entre la Formación Profesional y el mercado laboral. Su palabra es tan envolvente que acaba hasta por convencer. No solo nos habla de la propuesta y la oferta del Centro Nuevas Profesiones, habla, sobre todo, de la necesidad de prestigiar la FP en España como clave para el desarrollo económico, empresarial y social del país.

La mayoría de actores y agentes relacionados con la educación y la formación destacan la necesidad de impulsar la Formación Profesional en España. ¿Vamos en la buena línea o queda aún mucho por hacer?

Vamos en la buena línea, ya que hay una apuesta clara por la Formación Profesional desde las administraciones públicas. Sin embargo en España aún queda bastante camino por recorrer, puesto que aún se produce un gran diferencial de percepción social con respecto a los estudios universitarios, aunque se están dando pasos muy positivos, sobre todo desde la puesta en marcha del Plan Bolonia. En otros países, como sucede en Inglaterra, tienen un reconocimiento similar a la formación universitaria. Los avances que se están produciendo tienen relación directa con la demanda social de mejora en el empleo, pues la Formación Profesional es más flexible y ágil que la universidad, más cercana a las necesidades reales de las empresas y del mercado laboral. Ahí están las altas tasas de empleabilidad, con un media nacional del 75% a los seis meses posteriores de finalizar esta etapa formativa.

¿Cuál es la propuesta de la Cámara de Comercio en FP a través del centro de Nuevas Profesiones?

Cuando creamos nuestro centro de Nuevas Profesiones, decidimos aplicar lo que ya sabíamos hacer gracias a la experiencia adquirida con la Escuela de Negocios de la Cámara de Comercio de Sevilla. Es decir, analizar la empresa y sus necesidades con el objetivo de ofrecer una formación estrechamente vinculada a sus demandas, tanto en las titulaciones como en la formación y adquisición de competencias por parte de los alumnos. Poseemos una oferta muy amplia, en la que ofrecemos programas en casi todos los sectores de actividad. Titulaciones, punteras y avanzadas, en Imagen y Sonido, Informática y Comunicaciones, Comercio y Marketing, Hostelería y Turismo, Administración y Gestión, Actividades Físicas y Deportivas y Educación. Son las propias empresas especializadas en estos campos las que imparten la formación en nuestras aulas. Una formación eminentemente práctica y, sobre todo, empresarial.

Precisamente, en fechas recientes, se presentaba en EUSA el Informe E 2018 de Perspectivas de los alumnos de Enseñanzas Medias sobre Empleabilidad futura y Mercado de Trabajo, donde se observa un crecimiento de los alumnos que prefieren estudiar Grados Medios (6,8%) y Grados Superiores (12,7%) y un retroceso de los que dicen querer cursar Grados Universitarios del 78,1% hace tres cursos al 75% de este último informe. ¿Indican estos datos una mejor percepción sobre la FP? ¿Considera que son reflejo de la percepción social existente hoy en día sobre estos estudios?

Hay que tomarlos con las justas reservas y muestran una radiografía aproximada pero no son la realidad al ciento por ciento. El porcentaje de jóvenes entre 25 y 34 años que consigue un título universitario es del 37%, mientras que la media europea es del 26%. El porcentaje europeo es mucho más cercano a la realidad social que la de nuestro país. Se produce un gran desfase entre los jóvenes que consiguen un título universitario en relación con el número de chicos que deciden realizar estos estudios. Este tipo de formación en España aún es aspiracional, tanto para las familias como para los alumnos. Es necesario lanzar mensajes que prestigien la FP. Debemos decir alto y claro que el nivel de la Formación Profesional que se imparte en España es de una extraordinaria calidad.

Hay que decir alto y claro que el nivel de la FP que se imparte en España es extraordinario

¿Está contribuyendo a este mayor reconocimiento la proliferación de estudios digitales y tecnológicos en los grados de FP?

En efecto, puede ser que este hecho que menciona esté contribuyendo a ello. Y tiene relación y lógica con lo que he comentado de la mayor flexibilidad y agilidad de la FP para adaptarse a las necesidades del mercado. Puesto que lo tecnológico y lo digital es una demanda constante y creciente, la formación en este sentido es muy destacada, incluso por delante de otro tipo de programas. También tiene mucho que ver la conciencia compartida que muchos empresarios del país están trasladando a los centros de FP. De hecho, a nivel privado, se han creado entidades e instituciones para defender la Formación Profesional a escala nacional, ya que los empresarios son los primeros que están comprobando los buenos resultados de este tipo de formación. Qué duda cabe que esto hace que vaya cambiando, poco a poco, la percepción que los estudiantes y las familias tienen de la FP.

Uno de los principales problemas de nuestra sociedad es el desempleo. Resulta llamativo que en el Informe E casi un 30% de los alumnos refiere que no recibe información sobre el mundo laboral en su centro educativo. ¿Cómo acaba afectando esta circunstancia en las decisiones sobre su futuro por parte de los alumnos y sus familias?

Debo resaltar que todos los institutos públicos y privados poseen y trasladan información relativa al mercado laboral. Lo que posiblemente ocurra es que no en todos se lleve a cabo del modo quizá más apropiado. La cuestión no consiste en dar información, los jóvenes a estas edades hay que motivarlos y entusiasmarlos, y no siempre es así. Hay que hacerlo de manera muy pedagógica y didáctica para que conozcan las oportunidades de formación que existen en su entorno. Es necesario hacer más y lanzar mensajes que les atraigan.

¿Cómo se despiertan las vocaciones?

En nuestro caso, lo primero que hacemos es saber qué quiere estudiar cada chico y por qué. Les exponemos las posibilidades de cada uno de los estudios y programas, y les contextualizamos la situación laboral. Hay que ser conscientes de que es uno de los grandes pasos de la vida de una persona: se trata de enfocar tu carrera profesional, de dirigir tu vida. Fíjese, le señalo un tema a este respecto que resulta curioso, y es el impacto de la televisión en las demandas de las vocaciones profesionales. Una cuestión que habría que estudiar quizá con mayor detenimiento. Se da una correlación entre la temática de muchas series televisivas y la demanda que se produce con respecto a algunas profesiones. Está ocurriendo con las series médicas y de hospitales y el incremento por cursar estos estudios. Similar a lo que está sucediendo con los programas de cocina y el auge de querer ser chef y cocinero profesional. Al final la gente quiere ser lo que ve en otros.

La revolución tecnológica y la transformación digital lo están cambiando todo prácticamente en todos los ámbitos. ¿Cómo está contribuyendo la Cámara de Comercio de Sevilla y su Campus a potenciar todo este proceso de transformación?

Lo tenemos muy claro, ya que es uno de los pilares principales de nuestro plan estratégico es la innovación y la tecnología. Todo el alumnado recibe un iPad al iniciar los estudios, este dispositivo es la puerta de entrada a una plataforma de comunicación e interacción con el Campus. Son muchísimos los impactos que nuestros alumnos reciben diariamente para garantizar que sus competencias digitales alcanzan niveles altos, de modo que sus perfiles se ajusten a las demandas de las empresas. Además, reciben formación adicional y extraacadémica para ayudar a conseguir estos estándares.

Nuestros pilares estratégicos como centro son formación individualizada, innovación y tecnología, empleabilidad e internacionalización

Ante este escenario de cambios veloces y rápidos, ¿cómo hay que entender la empleabilidad?

Nuestra propuesta de mejora de conocimientos, habilidades y competencias está basada en valores. Damos una extraordinaria importancia a la ética empresarial para que nuestros alumnos la apliquen en su desempeño profesional. Estamos absolutamente convencidos de que ser buena persona te lleva a hacer muchas cosas positivas para la empresa, para la carrera profesional: trabajar en equipo, respeto dentro de la organización, liderazgo compartido, uso de herramientas que después deben utilizar otros, etc. Animamos a los alumnos a hacer lo que realmente les gusta, y les ayudamos a descubrir realmente sus vocaciones personales. Estas son las claves que nos sitúan con un 100% de empleabilidad de nuestros programas de Formación Profesional.

La mayoría de estudios sobre emprendimiento y capacitación profesional, incluido el Informe E 2018, pone de manifiesto que los estudiantes se decantan en una gran mayoría por convertirse en funcionarios, especialmente en los sectores de educación y sanidad. ¿Supone este hecho que hay que repensar y replantearse las estrategias de emprendimiento desarrolladas hasta ahora?

En este asunto hay mucho de cultura, de relaciones y aspiraciones familiares. Como sociedad tenemos muy interiorizado el aserto de que la Administración es igual a seguridad. Como padres, es lógico que queramos la máxima seguridad para nuestros hijos, y se traslada esta idea de forma general. De modo que se les inculca desde el inicio una visión, bajo mi punto de vista, muy pobre y limitante, cortándoles oportunidades y enriquecimientos personales, dándoles a entender que no deben arriesgar. A diferencia de las sociedades del norte de Europa en las que los padres trasladan a los hijos las ventajas y oportunidades de emprender. En nuestro país hay incluso empresarios que les trasladan a sus hijos que no emprendan este camino, ya que ellos son testigos de las dificultades y vicisitudes que conlleva ser empresario. Por otro lado, el hecho de que la educación y sanidad sea eminentemente pública en España, hace que se incremente esta ratio.

Damos una gran importancia a la ética empresarial para que los alumnos la apliquen en su desempeño profesional

Por contra, los estudiantes se muestran abiertos a ejercer en otros lugares y países, se muestran abiertos a nuevas experiencias. ¿Cuáles son las iniciativas en el área de Formación de la Cámara para promover una visión internacional y global en el ámbito profesional?

Es cierto que hay un grandísimo incremento de jóvenes que salen a formarse al exterior. Y no solo a través de los Erasmus, sino de otro tipo de experiencias. Pero hay que resaltar que el manejo de idiomas marca mucho las posibilidades de los alumnos a la hora de aprovechar estas oportunidades. La internacionalización es otro de nuestros pilares. En FP lo tenemos más limitado por sus propias singularidades, pero aún así desarrollamos programas muy interesantes. Mantenemos acuerdos con empresas norteamericanas con nuestro programa Work&Travel, una experiencia que aporta un nuevo concepto del mundo al estudiante. Los alumnos trabajan durante los meses de verano en empresas americanas y viven y conviven con personas de otros países. Hemos firmado acuerdos con centros y universidades americanos donde nuestros jóvenes de FP pueden hacer un tercer año allí y lograr una formación extraordinaria en inglés. En cuanto al ámbito universitario y postgraduados, es bien conocido que colaboramos con centros de 23 países distintos.

¿Cómo puede contribuir la FP Dual, impulsada por distintas instituciones y grandes empresas, entre ellas la propia Cámara, a mejorar la inserción laboral?

Ya está teniendo una incidencia muy importante, ya está actuando. Teniendo en cuenta que con la FP Dual gran parte de la formación se hace en la propia empresa, se garantiza que esta formación se ajuste a las demandas y necesidades de la propia empresa, lo que facilita la inserción laboral. De ahí nuestro apoyo desde la Cámara a este tipo de formación profesional, que hemos incorporado a nuestra oferta desde el minuto uno. Además, nosotros damos formación empresarial y del ámbito laboral a los alumnos.