miércoles, 30 de septiembre de 2020

"Nuestra apuesta pasa por tener sede propia en Cartuja, pues compartimos sus valores de I+D+I"

El director del Liceo Francés Internacional de Sevilla, Joseph Hadjadj El director del Liceo Francés Internacional de Sevilla, Joseph Hadjadj

La pandemia está suponiendo un desafío mayúsculo para el sector educativo y formativo. Pero más allá de la incidencia del virus, las instituciones educativas están inmersas en profundos cambios con la aceleración de los avances tecnológicos. Hablamos, de estos y otros temas de gran interés, con el director del Liceo Francés Internacional de Sevilla, Joseph Hadjadj, el primer centro escolar en inaugurar cada curso en la capital andaluza. Hadjadj destaca como valores del centro su carácter laico, su multiculturalidad y la apuesta por una escuela de calidad basada en el diálogo, el debate y el espíritu crítico.

El virus ha impactado, y de qué manera, en la mayoría de sectores y actividades. El educativo y formativo es uno de los sectores que más retos afronta. ¿Cómo encara el Liceo Francés Internacional de Sevilla este nuevo curso?

El Liceo Francés Internacional de Sevilla, como centro educativo privado que imparte los ciclos de enseñanza desde Infantil hasta Bachillerato, aborda este nuevo curso con todas las medidas para garantizar la más alta seguridad posible a todos sus alumnos y profesionales. Un curso diferente y singular que supone todo un reto a causa del virus, pero al que nos adaptamos con la máxima agilidad y rapidez desde el primer momento, desde la declaración del Estado de Alarma en marzo. De hecho, cerramos el curso pasado con toda normalidad, gracias a nuestra capacidad de pasar al modo online prácticamente en 48 horas. Hay que tener en cuenta que somos el primer centro educativo en comenzar las clases en Sevilla, pues empezamos el día 1 de septiembre en vez del día 10. Así que arrancamos las clases presenciales garantizando a los alumnos y sus familias el desarrollo de nuestros fines y objetivos académicos, pedagógicos y formativos.

Las medidas de seguridad y los protocolos son ahora fundamentales y la gran preocupación para las familias. Detállenos en qué van a consistir las medidas que activáis.

En nuestro centro hemos establecido y puesto en marcha un protocolo más riguroso incluso de lo previsto por la normativa. En nuestro caso, atendemos las medidas y las recomendaciones tanto del Gobierno francés, a través de la Embajada de Francia, como del Gobierno español y de la Junta de Andalucía. Hemos organizado el curso en las distintas etapas a través de grupos de convivencia, de modo que cada uno de estos grupos actúa como una burbuja con respecto a los demás, evitando así los contactos cruzados y entre los miembros de los distintos grupos. Todo el centro ha sido adecuadamente señalizado con itinerarios diferenciados de movimientos, hemos activado importantes medidas de desinfección, de distanciamiento social a partir de los 9 años y la ventilación constante de las aulas. Y, por supuesto, es obligatorio el uso de mascarilla desde los 6 años y la toma de la temperatura de los alumnos a su llegada al centro.

Si fuera necesario, por el incremento de rebrotes o porque así lo consideraran las autoridades sanitarias, ¿cómo sería la vuelta al modo online por parte del Liceo Francés de Sevilla?

Desde el Liceo Francés apostamos por mantener la educación presencial siempre que sea posible, puesto que aporta valores muy importantes de cercanía y socialización entre los chicos. Además, hay un gran número de padres que trabajan y necesitan del apoyo del colegio. Gracias a que formamos parte de una institución como la Misión Laica Francesa, con 500 centros repartidos por todo el mundo, 23 de ellos en España, contamos con una innovadora y potente plataforma tecnológica con grandes recursos desde la etapa infantil hasta el bachillerato. Concebimos la tecnología como una herramienta pedagógica muy importante, incorporada a la formación de los alumnos, como un soporte que les aporta en su proceso educativo. Así que, si fuese necesario, volveríamos a activar el modo online con total rapidez en un solo fin de semana.

Hemos puesto en marcha las más altas medidas de seguridad, pero si hubiera que volver al modo online, podemos hacerlo en 48 horas, ya que contamos con una potente plataforma tecnológica

¿Con qué número de alumnos contáis para este curso?

El Liceo Francés International ha ido creciendo desde su creación en Sevilla en 2008 para prestar apoyo formativo a 38 alumnos de Airbus, que fue nuestro origen. Este curso contamos con 270 alumnos, cuando hace tres años fueron 180. Es decir, hemos dado un salto cualitativo y cuantitativo muy importante. Un crecimiento que se corresponde con nuestra apuesta por la multiculturalidad, como una de nuestras propuestas pedagógicas vehiculares. Ahora contamos con alrededor de un 70% de alumnos españoles, un 20% de origen francés, además de otras nacionalidades. En concreto, en nuestro centro hay estudiantes de 17 nacionalidades.

Teniendo en consideración todas las medidas de seguridad y distanciamiento, ¿cuál es la ratio de alumnos por clase?

Este es un aspecto muy importante para nosotros, no ya por las restricciones impuestas por la pandemia, sino por nuestro modelo pedagógico. Prestamos a cada alumno una educación y una formación personalizada y muy cercana, en la que el estudiante es el verdadero protagonista, es el corazón de la escuela. Una proximidad y seguimiento al alumno a los que este curso sumamos los grupos de convivencia, para que siempre interactúen los mismos chicos entre sí, de modo que el número de estudiante por clase se sitúa alrededor de la veintena en los ciclos de Infantil y Primera, y de 25 en Secundaria y Bachillerato.

Liceo Francés Interior

En un escenario de tanta incertidumbre como en el que estamos inmersos, ¿cuáles son vuestros principales objetivos?

Como centro de la Misión Laica Francesa, estamos comprometidos con la difusión de la lengua y la cultura francesa por el mundo. Y lo hacemos trasladando el modelo educativo del sistema francés al marco normativo de la enseñanza en España. Un modelo de enseñanza laico que se asienta en tres pilares académicos que para nosotros son fundamentales: calidad en la enseñanza, colaboración entre los centros de la Misión y del nuestro y el profesorado con las familias y alumnos, y el desarrollo de la autonomía y el espíritu crítico entre los estudiantes. Para nosotros es irrenunciable contribuir a potenciar al máximo las capacidades de cada alumno, con recursos para la argumentación y el debate, en un modelo de escuela abierta, dialogante y que interactúa con su comunidad escolar.

Nuestro modelo es de escuela abierta que impulsa el desarrollo de la autonomía y el espíritu crítico de los estudiantes

¿Qué valores busca una familia española en un centro como el vuestro?

Sin ninguna duda nuestro sistema pedagógico y de enseñanza. Nuestro carácter laico es un valor diferencial para aquellas familias que buscan una formación completa e integral de los alumnos. Son familias que se preocupan por el futuro de sus hijos, de su desarrollo como personas conforme van creciendo. Y, por supuesto, el idioma francés y todo lo que les puede aportar una organización como la Misión Laica Francesa. Contamos con una plantilla de 33 profesionales entre profesores y monitores. Entendemos la multiculturalidad como una inmersión en el idioma y la cultura. Nuestros profesores son franceses, españoles e ingleses, nativos de las tres lenguas, con una alta cualificación. Pues como dice nuestro lema: dos culturas (francesa y española), tres idiomas (francés, español e inglés). Por eso, ofrecemos a nuestros alumnos y alumnas una triple titulación oficial en idiomas: Cambridge en inglés, DELF en francés y DELE en español.

¿Qué os aporta el hecho de estar ubicados en un espacio científico y empresarial como la Cartuja de Sevilla?

Para nosotros la Cartuja es nuestro espacio natural, un entorno ideal. Compartimos los valores de las instituciones, organismos y empresas que componen el Parque. Es un espacio de investigación, de innovación, de desarrollo, de formación, de creación de futuro. Un enclave con una clara se apuesta por la sostenibilidad, con un entorno verde que recupera las márgenes del río, y con el que estamos en plena consonancia como entidad académica, como centro escolar. Además, para nosotros es un enclave perfecto, pues tenemos en el centro chicos tanto de la ciudad como de la zona del Aljarafe. Es decir, estamos en un lugar equidistante y con buenas comunicaciones para las familias que vienen del centro de la ciudad y para las que viven en la zona metropolitana. Estamos bien comunicados a través de los distintos medios de transporte, entre ellos la posibilidad de llegar en bicicleta desde cualquier punto de la ciudad gracias la conexión con el carril bici.

Dentro de esa visión de desarrollo y crecimiento de la que habla, ¿cómo prevéis vuestro crecimiento futuro?

Nuestra apuesta de futuro pasa por tener una sede propia aquí en Cartuja. Estamos realizando las gestiones y negociaciones pertinentes con las administraciones para que así sea. En la actualidad, hemos alcanzado prácticamente nuestra máxima capacidad. Por lo que para continuar creciendo, debemos contar con nuevas instalaciones. Tenemos, junto con la Cámara Franco-Española, un ambicioso proyecto para la ciudad: la creación de la Casa de Francia en Sevilla. Un espacio de diálogo e intercambio entre las culturas española y francesa. Un espacio de intercambio en varios ámbitos: educativo, cultural, investigador y tecnológico. Sería la primera casa de este tipo que se crearía en España.