jueves, 01 de octubre de 2020

La multinacional española GMV adquiere la empresa británica del sector espacial NSL

Jesús B. Serrano, CEO de la multinacional GMV Jesús B. Serrano, CEO de la multinacional GMV

GMV Innovating Solutions Limited, filial aeroespacial británica perteneciente a la multinacional tecnológica española GMV, presente en los mercados aeroespacial, defensa, TIC y sistemas inteligentes de transporte, y Nottingham Scientific Limited (NSL), compañía británica puntera en el campo de la navegación por satélite y aplicaciones críticas, han suscrito un acuerdo de fusión por el que GMV pasa a ser accionista único de NSL y se crea la compañía GMV NSL.

En 2013, y como parte de su expansión internacional, GMV puso en marcha un plan estratégico de desarrollo de negocio en Reino Unido, que implicaba la constitución de una nueva sociedad, operativa a finales de 2014. Esta nueva filial se unió a las sociedades filiales y oficinas de España, EE. UU., Alemania, Francia, Polonia, Portugal, Rumanía, Holanda, Malasia y Colombia.

Ubicada en el Centro de Innovación Harwell en Oxfordshire, la base de negocio de GMV en Reino Unido está orientada a áreas de observación de la Tierra; vigilancia y seguimiento de basura espacial; planificación de misión; dinámica de vuelo; navegación, autonomía y robótica. Además de la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Comisión Europea (CE), entre sus clientes destacan la Agencia Espacial de Reino Unido (UKSA), DSTL (Defence Science and Technology Laboratory), Innovate UK, ASUK, Satellite applications Catapult o STFC (Science Technology Facility Council).

Establecida en 1998 y con un sólido y reconocido historial en el desarrollo de proyectos de alta tecnología, NSL es una pyme con sede en Reino Unido especializada en navegación por satélite y aplicaciones críticas. Con su base de operaciones en Nottingham, en East Midlands, NSL desarrolla y ofrece servicios, sistemas, soluciones y propiedad intelectual basados en GNSS, "asegurando que el posicionamiento y la navegación sean precisos y fiables, seguros y protegidos, resistentes y robustos", según el comunicado hecho público por GMV. Entre sus clientes destacan la Agencia Espacial de Reino Unido (UKSA), la Agencia Espacial Europea (ESA), departamentos del Gobierno de Reino Unido, QuinetiQ, Inmarsat y la Comisión Europea (CE).

Como ha expicado el CEO de GMV a Mercados21, Jesús B. Serrano, "esta adquisición era estratégica para la compañía, ya que refuerza nuestro posicionamiento en un mercado tan relevante en espacio como el de Reino Unido. Y va a suponer un impulso muy importante para nuestro grupo en los ámbitos de navegación por satélite y aplicaciones críticas en este segmento de actividad". El máximo responsable ejecutivo de la compañía ha confirmado que "toda la operación se ha desarrollo durante la pandemia", y posiciona a la multinacional española ante lo que finalmente pueda deparar todo el proceso del Brexit. En todo caso, aclara Serrano, acabe como acabe el divorcio entre la Unión Eureopa y el Reino Unido, éste seguirá siendo país miembro de la Agencia Espacial Europea y, por tanto, seguirá siendo clave en los proyectos del sector a escala internacional.

Liderazgo sectorial y perspectivas

GMV NSL, que contará con una plantilla total de más de 80 empleados, se integrará en el grupo de empresas GMV, que cerró 2019 con 2.176 empleados y una facturación de alrededor de 240 millones de euros. Con la fusión, subrayan desde la compañía española, GMV NSL será capaz de afrontar mayores retos y explotar las oportunidades que ofrece el país anglosajón, en especial en el mercado espacial, tanto en el área de navegación por satélite, como en el segmento de aplicaciones, observación de la tierra, telecomunicaciones y nuevas tecnologías, con el objetivo de consolidarse como un actor relevante en el sector espacial británico.

De hecho, el segmento de espacio representa alrededor del 60% de la actividad y el volumen de facturación del grupo GMV, con un montante global en el ejercicio pasado de 140 millones de euros. Para este año, las previsiones apuntan a un volumen total de facturación del grupo de 270 millones, de los cuales unos 150 corresponderán al ámbito de espacio. Con esta nueva adquisición GMV gana puesto y se coloca como el sexto operador europeo del sector, puesto que el volumen de facturación de NSL supera los 4,5 millones de euros.

Serrano espera que se apruebe cuanto antes la nueva envolvente financiera de la Unión Europea para el periodo 2021-2027 en la que los proyectos de defensa y seguridad "deben tener un papel importante", más aún en momentos como los actuales. Y señala que, a pesar de la situación de incertidumbre generada por la pandemia del coronavirus, "los compromisos y los proyectos en marcha dentro del sector espacial continúen desarrollándose, de modo que el impacto en la actividad no repercuta de forma negativa, como está ocurriendo de forma drástica por parte de la demanda en sectores como el turístico y el aeronáutico".

Por su parte, para Mark Dumville, cofundador y director de NSL, "cada una a su manera, GMV y NSL están consideradas como empresas espaciales líderes en el mundo y este acuerdo nos permitirá ampliar nuestras capacidades y posibilidades, permitiéndonos hacer frente a retos aún mayores y consolidar la posición de GMV NSL como empresa espacial de referencia".

Aseguran los responsables de ambas empresas que "la calidad de los equipos y el absoluto entendimiento entre GMV y NSL en torno a valores corporativos como la excelencia tecnológica y la satisfacción al cliente", han sido elementos clave que han facilitado este acuerdo de fusión.