domingo, 17 de enero de 2021

Más de la mitad de las empresas de Sevilla suspenden la gestión del Gobierno en la crisis del Covid-19

Gráfica de la encuesta realizada por la Cámara de Comercio de Sevilla Gráfica de la encuesta realizada por la Cámara de Comercio de Sevilla

La Cámara de Comercio de Sevilla ha realizado, entre el 8 y el 14 de abril, una encuesta a 435 empresas sevillanas, de todo tipo de sectores y tamaños, para analizar la necesidades del tejido empresarial sevillano ante la actual crisis, encuadrada dentro del Observatorio creado en el marco del Plan Impulso Plus.

El 58% de las 435 empresas sevillanas consultadas consideran que el impacto de esta crisis en sus negocios será alto, y más de un 35% de las empresas se han visto obligadas a activar un ERTE.

Además, 2 de cada 3 empresas aseguran haber implantado el teletrabajo total o parcialmente, y más de un 88% de las empresas consultadas consideran que están adaptadas a trabajar con las nuevas tecnologías.

A preguntas sobre valoraciones de la administración central y de la gestión del Gobierno, más de la mitad de las empresas consultadas que han activado un ERTE, aseguran no haber recibido respuesta de la administración central y suspenden la gestión del Ejecutivo central con un 1,9 de una puntuación del 1 al 5, mientras aprueban con un 3 en una puntuación del 1 al 5 al gobierno autonómico de Andalucía.

Así, casi la mitad de las empresas sevillanas consultadas consideran que las medidas adoptadas por el Gobierno de España no van a ayudar a las empresas.

Las actuaciones claves que reclaman las empresas sevillanas para combatir la crisis económica son principalmente de financiación (préstamos ICO, bancarios, atrasos de pago a proveedores...); así como aplazamiento de impuestos de forma general (incluida la cuota de autónomos) y con una perspectiva de crisis más allá del propio COVID 19 por las consecuencias económicas que vengan parejas.

Además, reclaman más subvenciones y ayudas económicas a fondo perdido para empresas y sectores muy afectados; la recuperación de la movilidad comercial lo antes posible, con medidas que faciliten una mejor adecuación al entorno cuando se reactive todo; y la difusión de información fiable, completa y unificada sobre la situación, mercados, factores de riesgo, entre otras peticiones.