martes, 22 de mayo de 2018

La cuarta caja del sistema financiero español

Nuevo proceso de fusión Unicaja y Caja España-Cajaduero

Unicaja ha dado todo un golpe de efecto con el proceso de fusión iniciado con las cajas castellanoleonesas, Caja España-Cajaduero. De llevarse a cabo y a término definitivo este nuevo proceso de fusión, Unicaja pilotará a la cuarta caja de España con activos de 80.000 millones de euros, sólo por detrás de Bankia (334.508 millones), Caixabank (271.338) y Banco Base (125.562). Aunque de las entidades que integrarían la fusión, Unicaja es la de menor tamaño su solvencia y ratios la posiciona como el verdadero actor de esta operación. De hecho, el reciente informe del Banco de España ponía luz y taquígrafo a una situación, la de Caja España-Cajaduero, que era evidente se hacía prácticamente insostenible. Más aún, cuando la fusión entre ambas cajas castellanoleonesas ha estado plagado de desavenencias. Igualmente, el proceso vendría a poner la guinda a los intentos de Unicaja tras los fallidos de Cajasur y la decisión final de no fusionarse con Cajasol, y la postura de Cajagranada de seguir su propio camino.

Integración y empleo En este proceso de reestructuración total del sistema financiero español, desde la vertiente de las cajas de ahorro, dos cuestiones saltan sobre el tapete: ¿cuál es la cuota que tendrá la entidad andaluza en la nueva fusión?  Y, ¿cómo queda la plantilla y el empleo en la entidad resultante? Por lo pronto, el consejero de Economía, Innovación y Ciencia de la Junta de Andalucía, Antonio Ávila,  ha dicho que la integración supone para la entidad andaluza aumentar sus activos por encima del 63% y, por tanto, incrementar su presencia en el panorama nacional. “Esto refleja no sólo una buena capacidad de gestión, sino también unas ganas de tener una presencia y fortaleza en el conjunto de España”. De hecho, a cambio de resolver los problemas de solvencia que presenta la entidad castellanoleonesa, Unicaja gana músculo y dimensión sin apenas solapamiento, y lo que es más importante sin haber necesitado ayudas públicas. Con el 13,1%, Unicaja tiene el core capital más elevado del sistema financiero español tras Banca March. Por su parte los sindicatos ya han pedido que sea cual sea el proceso de reestructuración se dé prioridad al mantenimiento del empleo y al máximo respeto de las condiciones laborales. Al cierre de esta edición, fuentes sindicales ya han pedido que se convoque cuanto antes la mesa laboral. Esperan que no se tomen medidas drásticas y traumáticas en relación con las plantillas de cada una de las entidades del proceso  y que las condiciones sean homogéneas entre el personal de las dos entidades.

La red de oficinas La otra cuestión fundamental es qué pasa con la red de oficinas. Por la distribución territorial de cada una de las cajas originarias el solapamiento de éstas no es especialmente relevante. En aquellas zonas donde alguna de las entidades tiene una presencia mayor la otra apenas si está presente. O lo está en ratios no muy significativos. Si se mira la distribución de las oficinas dentro de Andalucía, Unicaja posee 296 oficinas en Málaga mientras que la entidad castellanoleonesa sólo tiene 12. En el resto de provincias la situación es aún más desigual. En Almería Unicaja tiene 135, por dos de CajaEspaña-Cajaduero, Jaén (126 por 0), Cádiz (135 por 2), Granada (39 por 1), Córdoba (34 por 2), Huelva (26 por 2) o Sevilla (59 por 7). En el caso contrario, es decir, Castilla y León, la situación es la diametralmente opuesta: CajaEspaña-Cajaduero tiene 126 oficinas en León, 115 en Salamanca, 78 en Palencia, 88 en Zamora y 152 en Valladolid, por tan sólo una oficina de la entidad malagueña en esta comunidad autónoma. Donde sí se da un mayor solapamiento, o al menos mayor presencia conjunta, es en la capital de España. 144 oficinas de la castellanoleonesa por 23 de la andaluza. A partir de ahora habrá que ver cuál es el encaje que en la entidad castellanoleonesa tendrá de la situación preponderante de Unicaja de llevarse a término el proceso de creación del nuevo banco. En el reciente consejo celebrado en la entidad malagueña se ha tratado la ratificación del preacuerdo “genérico” alcanzado con CajaEspaña-Cajaduero. El informe sobre la situación de las cajas de ahorro  dado a conocer por el Banco de España dejaba meriadianamente claro que ésta última entidad necesitaba captar 463 millones de euros para superar la ratio del 10% del core capital que se les exigirá a las cajas que no se conviertan en bancos o den entrada de capital privado a partir del mes de septiembre. Hay que tener en cuenta según la información pública de que CajaEspaña-Cajaduero tiene el 27% del crédito concedido, más de 8.000 millones de euros, al sector inmobiliario. Y  de esta cantidad, alrededor del 50% son problemáticos, es decir, fallidos, en mora o en ciernes. La morosidad del crédito promotor asciende al 20,8%  y la mora total de la entidad se sitúa por encima del 9%. Habrá que ver el final del proceso y si Unicaja ahora lo consigue.

Redacción