domingo, 28 de mayo de 2017

Una presa y una central hidroeléctrica centenaria

Placa conmemorativa de la efemérides Placa conmemorativa de la efemérides

El Ayuntamiento de Mengíbar ha organizado un evento conmemorativo para celebrar el centenario de la construcción de la presa y la central hidráulica que Endesa tiene en esta localidad de la provincia de Jaén.

Esta instalación, que fue inaugurada por el Rey Alfonso XIII en 1916, supuso un importante hito desde el punto de vista de ingeniería de la época y su estructura permanece sólida e intacta tras cien años de actividad.

"Mengíbar, 100 años de Modernidad"

En el evento de conmemoración han participado Juan Bravo, alcalde de Mengíbar, Francisco Arteaga, director general de Endesa Andalucía y Extremadura, y Ramón Laguna, director de la Unidad de Producción Hidráulica Sur de Endesa, quienes han recibido y acompañado, entre otras autoridades, a Juan Lillo, subdelegado del Gobierno en Jaén, Manuel Romero, presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, Ana Cobo, delegada de la Junta de Andalucía en Jaén, y a Francisco Reyes, presidente de la Diputación de Jaén. Todos han realizado un recorrido por las instalaciones y han comprobado el funcionamiento de la planta.

Por otra parte, en aras de esta efeméride, el Museo Villa de Mengíbar ha inaugurado la exposición "Mengíbar, 100 años de Modernidad", organizada gracias a la colaboración del Fondo Histórico de Endesa -gestionado a su vez por la Fundación Endesa-. En ella se puede realizar un recorrido por la historia de la presa a través de una gran colección de fotografías y archivos históricos de la época que documentan los momentos más importantes de la construcción y puesta en funcionamiento del conjunto.

Situada en el río Guadalquivir, la central hidroeléctrica de Mengíbar, fue una importante obra civil en su tiempo, ya que fue de las primeras centrales hidráulicas que se construía en España con compuertas móviles.

Hasta entonces las presas eran fijas y, si superaban su capacidad, se desbordaban. Sin embargo, en el caso de Mengíbar, en previsión de posibles inundaciones, los ingenieros de Mengemor, empresa eléctrica responsable de la construcción, idearon abrir unas compuertas móviles, que permiten desembalsar de manera controlada el agua al río.