sábado, 18 de agosto de 2018

Redes eléctricas más eficientes y una mejor gestión de residuos

Tareas de mantenimiento en líneas de la compañía Tareas de mantenimiento en líneas de la compañía

Endesa, dentro de su actividad de mejora y adecuación de la red eléctrica de Andalucía y Badajoz, ha gestionado a lo largo de 2015 un total de 8.494 toneladas de residuos, de los cuales 6.754 toneladas corresponden a residuos no peligrosos y 1.740 toneladas a residuos peligrosos.

De estos, un 34% y un 71% respectivamente fueron destinados a tratamientos de reciclado o revalorización. Esta actividad está alineada con la Política Medioambiental de la compañía y su compromiso con la denominada Economía Circular, que respeta el ciclo de la vida de los productos, según ha comunicado la compañía.

Así, las acciones realizadas contribuyen a "cerrar el círculo vital" de los productos a través de un mayor reciclado y reutilización, aportando beneficios tanto al medio ambiente como a la economía. Estas operaciones suponen un doble beneficio ambiental, por un lado reducen el consumo de recursos naturales y por otro lado permiten extraer el máximo valor de las materias primas. Desde la operadora energética insisten en que así "se fomentan también el ahorro energético y la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero".

La gestión de los residuos se ha llevado a cabo en instalaciones que Endesa tiene habilitadas, desde donde los residuos se entregan a gestores autorizados, especializados para su aprovechamiento o su eliminación controlada cuando no es posible su reutilización. El transporte de los residuos se realiza también mediante transportistas acreditados.

Entre los residuos no peligrosos de la actividad de distribución de la compañía, se encuentran plásticos, madera, envases de vidrio, lodos de fosa séptica y los residuos de silvicultura, que se reciclan con un alto porcentaje de valorización. Y los residuos metálicos (como hierro, aluminio, cobre, bronce etc.), que se reciclan al 100%.

Por otro lado, entre los residuos peligrosos se encuentran los transformadores con y sin líquido refrigerante, aceite mineral usado, baterías, equipos eléctricos y electrónicos y materiales contaminados con sustancias peligrosas como trapos o maderas que reciben un tratamiento específico y son reciclados en su totalidad, no dejando residuos, subraya la empresa.