jueves, 20 de septiembre de 2018

Reconocimiento a Cepsa por su "transparencia medioambiental"

Responsables de Cepsa junto al consejero de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía Responsables de Cepsa junto al consejero de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía

Los centros productivos de Cepsa, Refinería La Rábida, Refinería Gibraltar-San Roque y la Planta Química de Puente Mayorga, han recibido una documentación conmemorativa por sus más de quince años de inscripción en el registro EMAS de Andalucía.

El acto de entrega ha tenido lugar en la sede del Parlamento de Andalucía y ha estado presidido por el presidente del Parlamento andaluz, Juan Pablo Durán Sánchez, y el consejero de Medio Ambiente y Organización del Territorio, José Fiscal. Por parte de Cepsa han acudido los directores de las Refinerías de Palos y San Roque, José Antonio Agüera y Miguel Pérez de la Blanca, respectivamente, el director de producción del área petroquímica de Cepsa, Agustín Bonilla, y el máximo responsable de Protección Ambiental de la Compañía, Jesús Mota.

El Sistema Comunitario de Gestión y Auditorías Medioambientales, conocido como EMAS (acrónimo de Eco-Management and Audit Scheme) se constituyó en junio de 1993. Este registro europeo incluye y exige el cumplimiento de todos y cada uno de los requisitos de la norma ISO 14001de Sistema de Gestión Ambiental, si bien supone dar un paso más al contemplar que todos los datos ambientales de relevancia de las instalaciones sean suministrados de forma periódica y tengan carácter público, a través de la elaboración de una Declaración Ambiental, que anualmente es validada por una empresa acreditada por ENAC (Entidad Nacional de Acreditación). De esta forma, se verifica que todos los datos ofrecidos en estas declaraciones son correctos, claros, fiables y que responde de forma veraz con el comportamiento ambiental de la empresa que lo publica.

Las Refinerías La Rábida, Gibraltar-San Roque, y la Planta Química de Puente Mayorga de Cepsa, cumplen 16, las dos primeras, y 18 años, la tercera, formando parte del registro EMAS, lo que supone "promover la mejora continua del comportamiento e impacto ambiental de sus instalaciones, al tiempo que, de forma voluntaria, ser transparentes desde el punto de vista ambiental con la sociedad", argumenta la compañía..