sábado, 22 de septiembre de 2018

Las empresas están lejos de aprovechar la aplicación de las TIC en eficiencia energética

Así lo constanta un estudio realizado por Epson entre empresas europeas Así lo constanta un estudio realizado por Epson entre empresas europeas

Un estudio de Epson, realizado en 500 empresas europeas, ha revelado que solo un 23% usa tecnología energéticamente eficientes, a pesar de que el 68% admite que los aspectos ambientales tienen cada vez más relevancia en sus organizaciones.

Este trabajo, realizado para Epson por la empresa europea de investigación y análisis Quocirca, ha contado con la participación de directivos de departamentos TIC y de compras de una mezcla de grandes y medianas empresas de los sectores del retail, servicios financieros, educación y sector público en España, Reino Unido, Alemania, Francia e Italia.

La primera conclusión que se extrae de este estudio son las "marcadas diferencias de actitud" entre las grandes y medianas empresas. En este sentido, un 74% de las grandes empresas considera que la sostenibilidad es una alta prioridad, contra solo un 33% de las empresas de tamaño medio. Quizá sea más sorprendente que solo la mitad (53%) de las empresas europeas dijo que la sostenibilidad es muy importante en general.

Las TIC eficientes

Aunque se ha evidenciado que ciertas medidas medioambientales, como el reciclaje de papel, el alumbrado de bajo consumo o la mejora de la eficiencia energética son bastante comunes, las diferencias relativas al uso de soluciones TIC energéticamente eficientes también son evidentes. Las grandes empresas (39%) tienen mayores probabilidades de usar TIC energéticamente eficientes comparadas con empresas medianas (8%). Para estas, el coste sería una de las principales barreras.

En opinión de Rob Clark, vicepresidente de Epson Europa: "aunque las empresas medianas ven la sostenibilidad como un coste en vez de cómo una oportunidad, se trata de soluciones que reportan grandes beneficios. Por ejemplo, pasar de la impresión láser a la inyección de tinta puede ayudar a las empresas a ahorrar hasta un 96% en energía, reducir en un 92% en emisiones de CO2 y producir un 95% menos de deshechos . Por lo tanto, no solo ofrece eficiencia en costes, sino que también garantiza una mayor eficiencia en el consumo energético".

Estos resultados llegan en un momento en el que las organizaciones tienen el imperativo de adaptarse a las normativas y estándares de sostenibilidad europeos y nacionales. De hecho, los datos de la encuesta también concluyen que las grandes organizaciones suelen estar al corriente de las directrices europeas en materia de medio ambiente (55%), como el manual sobre Green Public Procurement (GPP), y aceptan costes como la contratación de expertos en sostenibilidad. De las grandes organizaciones encuestadas, un 57% ha manifestado contar con un experto en sostenibilidad a tiempo completo, comparado con solo un 9% en el caso de las empresas de tamaño más reducido.

Louella Fernandes, directora Asociada de Quocirca, destaca: "las empresas con un mayor enfoque en sostenibilidad seguirán cosechando beneficios. Solo el 18% de las empresas de tamaño medio están dispuestas a asumir los costes adicionales derivados de las mejoras en ecoeficiencia, cuando en la actualidad ya hay disponibles productos y servicios que son fácilmente adaptables y más eficientes".

Clark concluye: "hoy en día, las empresas europeas de tamaño medio tienen diversas opciones que pueden ayudarlas a encarar la transición hacia equipos más ecológicos, sin que ello suponga una carga en cuanto a inversión y recursos necesarios".

En el estudio también se evidenciaron diferencias a nivel regional y sectorial, con Alemania a la cabeza liderando en materia de prácticas sostenibles; de hecho, un 84% de las organizaciones alemanas afirma que la sostenibilidad es bastante o muy importante, en comparación con solo el 66% de las organizaciones del Reino Unido.

Desde el punto de vista sectorial, el sector de la educación ha sido el que más receptivo se ha mostrado a la introducción de prácticas más sostenibles, con un 63% de los encuestados afirmando que "vale la pena, a pesar del coste", comparado con solo un 23% en el sector de servicios financieros.