martes, 22 de mayo de 2018

La primera fachada fotovoltaica de México ya genera su propia electricidad

Fachada Fotovoltaica Onyx Solar Fachada Fotovoltaica

La empresa Onyx Solar, una de las principales empresas de su sector, instaló sus vidrios fotovoltaicos en el proyecto de modernización de la fachada de Femsa, la principal embotelladora de Coca-Cola y de las más grande del mundo, en la ciudad mexicana de Monterrey. Seis meses después de su puesta en marcha, salen a la luz los primeros resultados de esta innovadora fachada fotovoltaica que ya ha generado energía limpia gracias al Sol equivalente a más de 5.500 kWh, a la vez que ha evitado la emisión a la atmósfera de 2,7 toneladas de CO2, según los datos facilitados por Onyx. Este proyecto está enmarcado dentro de las iniciativas que dirige y desarrolla Femsa en colaboración con Coca-Cola en su apuesta por la sostenibilidad y la responsabilidad corporativa.

Fachada Femsa OnyxSolar 01

La fachada consiste en una doble piel de vidrio fotovoltaico, siendo la primera de su tipo en América Latina. Los módulos de vidrio, en tecnología de silicio amorfo, son de grandes dimensiones y se diseñaron y fabricaron a medida por Onyx Solar "para satisfacer las necesidades del cliente". Además, se evitó que la estructura de fijación se apreciara desde el interior del edificio, con la intención de conservar sus valores arquitectónicos y estéticos. Los vidrios tienen una semitransparencia del 20% que permite el paso homogéneo de la luz al interior, reduciendo la iluminación artificial y mejorando el confort interno de sus ocupantes.

La compañía asegura que el uso del vidrio fotovoltaico en fachadas mejora las propiedades térmicas de los edificios que lo incorporan. Por ejemplo, el vidrio fotovoltaico de baja emisividad  hace que en climas cálidos como el de México, reduzca hasta en un 50% las necesidades de refrigeración en comparación con una fachada de aislamiento tradicional, "permitiendo grandes ahorros energéticos", señala Onyx.

Femsa es una empresa líder que participa en la industria de bebidas, siendo el embotellador más grande de productos Coca-Cola en el mundo y el segundo accionista más importante de Heineken. La compañía cuenta con 64 plantas embotelladoras y atiende a más de 346 millones de consumidores a través de casi 3 millones de detallistas con más de 120.000 empleados a nivel mundial.