miércoles, 26 de septiembre de 2018

Investigadores de la US simulan estrategias de almacenamiento de electricidad a partir de renovables


J. G. T.  I  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.  I  29.03.2012


Investigadores del grupo Termotecnia de la Universidad de Sevilla han diseñado un laboratorio que posibilita la experimentación con distintas formas de almacenar la energía eléctrica de origen renovable, transformándola en hidrógeno con el fin de encontrar la estrategia de utilización "más adecuada".

[caption align="alignright" width="290" caption="Los investigadores Felipe Rosa (izquierda) y Luis Valverde (derecha), en el laboratorio"]

[/caption]

Según informa la Fundación Descubre en nota de prensa, el laboratorio permite simular diferentes modos de actuación (teniendo en cuenta variables como la demanda eléctrica, la eficiencia de equipos o la obtención del máximo beneficio económico), y aporta un modo de funcionamiento óptimo, que posteriormente se podría trasladar a una instalación real, es decir, a una vivienda o un parque eólico o solar.

Para solventar el carácter intermitente de la energía eléctrica de origen renovable se han utilizado sistemas de almacenamiento como elementos intermedios, con el objetivo de compensar la abundancia o escasez de energía.

La principal novedad de este proyecto está en la validación de los distintos modos de funcionar de este sistema de almacenamiento, para obtener así los resultados más adecuados.

“De esta forma, si la prioridad es satisfacer la demanda de energía eléctrica se establecerá un modo, si queremos maximizar la producción de hidrógeno se establecerá otro, si queremos prolongar la vida de las baterías se define otro modo, y si queremos maximizar el beneficio económico se obtendrá un modo de funcionamiento distinto”, apunta uno de los investigadores, Luis Valverde.

Uno de los puntos fuertes de este proyecto es la posibilidad de extrapolar los resultados más allá del laboratorio, posibilitado así la configuración de una instalación real.

"Las ventajas de la simulación hacen que se pueda elegir qué sistema de almacenamiento es más adecuado y se puedan dimensionar los equipos según su finalidad, dependiendo de si funcionarán en una instalación industrial o doméstica", concluye el investigador principal del proyecto, Felipe Rosa.