×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 364

martes, 22 de mayo de 2018

El 46% de compradores españoles de coches adquiriría un vehículo eléctrico en los próximos dos años

  • Escrito por 

Entre las barreras para su adquisición, aparece la percepción del alto precio de compra y la disponibilidad limitada de puntos de servicios.

Los españoles se pasarán al vehículo eléctrico. Esa es una de las principales conclusiones extraídas del último estudio sobre la Percepción del Consumidor hacia el Vehículo Eléctrico, elaborado por la empresa GfK, que concluye que España muestra una clara tendencia de adquisición en un futuro próximo de un coche eléctrico (46%), a pesar de que el 15% de ellos reconoce no conocerlos en profundidad.

El estudio, que consultó las opiniones y actitudes hacia este tipo de vehículos en China, Japón, Francia, España, Rusia y EE. UU, encuestó a una muestra representativa a nivel nacional de aquellas personas con intención de comprar un nuevo vehículo en los próximos dos años.

España ocupa, en conocimiento del vehículo eléctrico, el penúltimo lugar en relación con el resto de países analizados. Sin embargo, los españoles tienen una "opinión favorable o muy favorable" de este tipo de coches, gracias a las respuestas de las dos terceras partes de los futuros compradores. En este ámbito, sólo Japón (82%) y Rusia (72%) se sitúan por encima.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si bien, tal y como señalan los datos, se trata de un mercado con alto potencial en España, aunque ciertamente las oportunidades de negocio más fuertes se encuentran en Japón y Rusia. De ellos, destaca el país nipón que es el que mejor conocimiento tiene de este tipo de vehículos (61%) y los que más abiertos se muestran en adquirirlo (63%).

Respecto a España, a pesar de que el 33% descartaría la compra, es un mercado potencial ya que el 42% considera que son vehículos con buena relación calidad precio y el 40% que sus costes de mantenimiento son bajos. Además, un 78% cree que son fáciles de manejar, un 64% que son seguros y un 62% que son fiables. Igualmente, destaca que España es el que muestra la más alta asociación entre estos vehículos y el concepto de baja emisión.

Entre las barreras para la adquisición, aparece la percepción del alto precio de compra y la disponibilidad limitada de puntos de servicio. Respuestas que también influyen a nivel general en el resto de países.

"Sólo los clientes de Japón perciben los beneficios directos de conducir un vehículo eléctrico, más allá de las razones ambientales, y están dispuestos a pagar precios más elevados por él. Este resultado parecería indicar que la categoría debe hacer énfasis en el resto de mercados, en comunicar los beneficios personales de conducir uno de estos coches, fáciles de operar, seguros y fiables, por encima de los beneficios ambientales", explica el director del Departamento de Automoción de GfK en España, José Luis Pérez.

Finalmente, cabe destacar que entre todos los países, el segmento de compradores más inclinado a considerar un vehículo eléctrico se concentra entre los compradores potenciales de vehículos de alta gama. Cuando se pregunta por el tipo de vehículo más afín, los pequeños/minis o los sedán parecerían ser los preferidos.

En España, el 55% optaría por una berlina de gama alta. Un 47% pagaría hasta un 5% más, pero la gran mayoría no estaría dispuesta a invertir un 10% adicional. "Estos resultados desvelan una oportunidad de mercado para las marcas premium, que tienen un menor recorrido para posicionarse como especialistas en este segmento", concluye Pérez.