miércoles, 26 de septiembre de 2018

El éxito de Inditex, también en materia de sostenibilidad

Imagen de una tienda Zara, del Grupo Inditex Imagen de una tienda Zara, del Grupo Inditex

La consolidación de la estrategia de Inditex (2011-2015) que mantiene la sostenibilidad como pilar y punto de partida de todas las decisiones de la multinacional textil, ha provocado que la marca se sitúe por segundo año consecutivo en la primera posición del ranking de Responsabilidad y Gobierno Corporativo.

La compañía ha reforzado en los últimos años el compromiso de ofrecer a sus clientes productos éticos, seguros y respetuosos con el medioambiente y con la sociedad, una filosofía que engloba toda su actividad y se articula a partir del concepto «Right to Wear», que garantiza la calidad y sostenibilidad de todos los productos y actividades del Grupo, y que se concreta en el «Código de Conducta y Prácticas Responsables».

Las claves de su progreso

Hace dos años Inditex ocupaba el cuarto puesto en el ranking de responsabilidad de este mismo estudio, por lo que es evidente que su evolución ha sido considerable.

Inditex pone en el mercado más de 800 millones de prendas al año en multitud de tiendas repartidas por todo el mundo, por lo que de su calidad depende la reputación de la marca y la confianza de sus cliente y clientas. Por ello, la marca ha aumentado su exigencia con el fin de que todos sus productos se fabriquen bajo los parámetros de los exigentes estándares de salud y seguridad. Cabe destacar que cada año se realizan más de un millón de análisis químicos de prendas antes y durante el proceso de fabricación.

En cuanto a los proveedores, existe también la obligación de respetar y cumplir los valores de responsabilidad social y medioambiental y para ello, el grupo cuenta con equipos internos y externos de auditores sociales compuestos por más de 400 profesionales repartidos por todo el mundo.

Además, con el objetivo de promover un entorno productivo sostenible, Inditext promueve clusters de proveedores como espacios de cooperación entre proveedores, fabricantes, sindicatos, asociaciones empresariales y compradores internacionales.

Estas acciones se completan con la inversión en política medioambiental y en numerosas causas sociales. En 2012 la compañía dedicó más de 21 millones de euros a estos programas.