lunes, 10 de agosto de 2020

Cepsa y la Autoridad Portuaria de Huelva renuevan su convenio de Buenas Prácticas Ambientales

Un petrolero descarga en una monoboya Un petrolero descarga en una monoboya

Cepsa ha renovado el Convenio de Buenas Prácticas Ambientales que, desde 2013, mantiene con la Autoridad Portuaria de Huelva. Este acuerdo, según lo establecido en la Guía de Buenas Prácticas Ambientales de Puertos del Estado (GBPA), tiene como objetivo impulsar la adopción de las mejores prácticas de carácter ambiental.

Gracias a este documento, la compañía energética se "bonificará en la liquidación de las tasas portuarias y se compromete a destinar un 40% de esas deducciones a inversiones medioambientales en cumplimiento de los requisitos establecidos en el convenio".

Para hacer efectiva esta renovación, Cepsa ha sometido sus instalaciones portuarias a una auditoría, realizada por Aenor, que ha verificado el cumplimiento de lo estipulado por la GBPA en las actividades de carga y descarga de crudos y productos petroquímicos, y validado la memoria ambiental 2019 elaborada especialmente para este fin.

Durante el pasado ejercicio, el importe total de las inversiones que Cepsa destinó a actuaciones medioambientales en sus terminales marítimos se elevó a casi 2,5 millones de euros, "superando ampliamente la obligación de reinversión en mejoras ambientales", según expone la compañía.

Por otra parte, en la memoria ambiental 2019 presentada para la renovación del convenio en 2020, la empresa ha propuesto nueve proyectos dirigidos a la minimización del impacto medioambiental en sus terminales marítimos: mejora de líneas de productos y líneas de deslastre al Torre Arenillas, actuaciones de eficiencia energética, optimización en controles de la operación, captura mediante tecnología criogénica de pequeñas emisiones gaseosas en las cargas de buques, entre otros.

Destaca el grupo que "en Cepsa la Sostenibilidad es un valor que preside sus actuaciones, y la excelencia medioambiental un elemento clave de su actividad diaria. Por ello, tiene implantado un Sistema de Gestión Ambiental que desarrolla su Política Ambiental y determina los medios humanos, técnicos y económicos para su cumplimiento".

Cepsa opera una monoboya flotante, a 10 km de la costa, que facilita el amarre de petroleros y donde se realiza la descarga de crudo, y dos terminales marítimos de carga y descarga en Huelva: los pantalanes "Torre Arenillas" y el "Reina Sofía", ambos en el canal del Padre Santo, el principal brazo navegable de la desembocadura de los ríos Tinto y Odiel.

"Torre Arenillas" está situado a 5,5 km de la fábrica, y permite, en sus dos atraques, la carga y descarga de buques de hasta 70.000 toneladas. El pantalán "Reina Sofía" (concesión administrativa) está a 3,5 km y cuenta con cuatro atraques con capacidad para buques de hasta 50.000 toneladas. Además, cuenta con la concesión de una monoboya situada a 10 km de la costa de Huelva, donde pueden amarrar petroleros de gran tamaño, es decir, de hasta 199.000 toneladas de peso muerto.

Según las estadísticas de Puertos del Estado, el puerto de Huelva se ha consolidado la sexta posición a nivel nacional, muy cerca del quinto y cuarto puesto. Esto se debe al extraordinario comportamiento de los gráneles líquidos, en segunda posición tras el puerto de Algeciras, donde el tráfico de petróleo y sus derivados juegan un papel muy importante.

Solo el crudo supone más del 30% de lo que se mueve en los muelles del puerto de Huelva, llegando casi al 80% del total el movimiento de los gráneles líquidos, que incluye también otros derivados petroquímicos. La compañía destaca que alrededor del 60% de los buques que llegan al puerto de Huelva cargan o descargan productos para los centros industriales de Cepsa.