sábado, 22 de septiembre de 2018

BioCultura desembarca este año en Andalucía

Rueda de prensa de presentación de la feria en el Ayuntamiento hispalense Rueda de prensa de presentación de la feria en el Ayuntamiento hispalense

Con más de 30 años de trayectoria, BioCultura llega a Sevilla y a Andalucía con el objetivo primordial de multiplicar el consumo interno de alimentos ecológicos en la principal región exportadora de Europa. Se celebra del 26 al 28 de este mes en Fibes.

Ángeles Parra, directora de BioCultura y ecoactivista, ha explicado en la presentación de esta feria en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Sevilla (Fibes) que "el cometido de la asociación y de la feria es trabajar incansablemente para que el alimento ecológico llegue a todos los hogares posibles, colegios, hospitales... Necesitaríamos días para explicar todas las bondades de estos alimentos, que son innumerables, y también desde el punto de vista organoléptico. Llevamos 35 años picando piedra para que la producción ecológica llegue a todas partes. Hoy es un día muy bonito. Porque por aquellos lugares por los que pasa BioCultura se multiplica el consumo interno y la producción del sector ecológico y de sus subsectores asociados: cosmética ecológica, textil orgánico, terapias naturales, casa sana, etc.".

Y ha asegurado: "Llegamos a Sevilla y a Andalucía con el solvente éxito de las ferias de Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia como aval. Andalucía necesitaba una BioCultura en Sevilla. Hay más de 150 actividades paralelas para una ciudadanía consciente y un festival para los niños, para que sean consumidores responsables en el futuro".

Rafael Peral, director general de Industrias y Cadena Agro Alimentaria de la Junta de Andalucíade, ha señalado que Andalucía ya tiene 1.276.000 hectáreas de cultivo ecológico certificado: "Somos líderes en producción en el estado español. Tenemos el 50% de cultivo 'bio' de todo el país. Para nosotros el sector ecológico es un sector prioritario que vamos a apoyar con 200 millones de euros del Programa de Desarrollo Rural". El 35% de los productos ecológicos que se consumen en Europa son españoles y, en gran medida, andaluces. Para Peral, es importante seguir defendiendo la exportación "pero también hay que defender y priorizar el consumo interno, que tiene que crecer. En este sentido, es una gran noticia que BioCultura llegue a Sevilla y Andalucía, porque esta feria hace que la promoción necesaria llegue al público".

En términos parecidos se ha expresado Álvaro Barrera, presidente de Ecovalia, que ha comenzado su  felicitándose de que BioCultura haya llegado por fin a Sevilla y Andalucía. También ha destacado que "la producción ecológica es transversal. Es positiva para la salud de los consumidores, para el medio ambiente y para la economía. No estamos hablando sólo del sector agrario. Es mucho más que eso. El alimento ecológico es cultura, es una herramienta de cambio hacia una sociedad más sostenible. Con BioCultura, una feria holística, el alimento orgánico llega a la sociedad civil de manera transversal, que es lo que necesitamos".

Por su parte, Jesús Rojas, gerente de Fibes, ha señalado que "nuestro salón quiere apostar decididamente por este tipo de eventos que son tan positivos para la sociedad. Nos hemos asociado con Vida Sana y eso es apostar al caballo ganador habida cuenta del enorme prestigio que tiene esta asociación y de la relevante trayectoria de la entidad".

España dedica a la exportación de estos productos el 75% de su producción, pero falla en su consumo interno (apenas 20euros/persona/año, frente a los 221 euros en Suiza y 164 euros en Luxemburgo, por ejemplo). La presente edición de BioCultura Sevilla pretende cubrir esta asignatura pendiente del mercado andaluz. Ya que reseñan sus promotores "el potencial de crecimiento que tenemos por delante es grande".

En Madrid, BioCultura se celebra desde hace 31 años. En Barcelona, desde hace 24. Y en Valencia y Bilbao desde hace algunos años. Con este bagaje, BioCultura desembarca en Sevilla y en Andalucía con el primordial objetivo de promocionar el consumo interno de alimentos ecológicos. Se trata de hacer llegar a la ciudadanía todas las virtudes de la producción ecológica, tanto desde el punto de vista sanitario como organoléptico, tanto desde el prisma económico como medioambiental.

La muestra está enfocada en dos direcciones. De una parte, la feria comercial en la que se ponen en contacto productores y consumidores para crear lazos de fidelidad y de conocimiento mutuo. Y de otra, actividades paralelas, más de 150, que, entre debates, mesas redondas, ponencias, talleres, showcooking, conciertos, entre otras.