viernes, 18 de octubre de 2019

El presidente andaluz anuncia una batería de iniciativas ambientales para impulsar el "desarrollo sostenible"

Firma del VI Acuerdo para la Valorización Energética y la Sostenibilidad de la Industria Andaluza del Cemento Firma del VI Acuerdo para la Valorización Energética y la Sostenibilidad de la Industria Andaluza del Cemento

El presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, ha anunciado una batería de iniciativas y medidas ambientales para impulsar el "desarrollo sostenible económico e industrial" de la comunidad autónoma. De ellas ha destacado la aprobación de la futura Ley Andaluza de Economía Circular, el Plan Integral de Residuos de Andalucía y la creación de un Sello Verde identificativo de buenas prácticas empresariales.

Medidas normativas e iniciativas de protección y cuidado medioambiental de las que el máximo responsable del Ejecutivo andaluz ha hablado durante el acto de firma del VI Acuerdo para la Valorización Energética y la Sostenibilidad de la Industria Andaluza del Cemento. Este acuerdo, suscrito entre la patronal cementera andaluza AFCA -de la que forman parte las empresas cementeras que operan en Andalucía: Cementos Cosmos (Grupo Votorantim); Grupo Cementos Portland Valderrivas; FYM-HeidelbergCement Group; Cemex y LafargeHolcim-, y los sindicatos CCOO Construcción y Servicios de Andalucía y UGT FICA Andalucía, "sienta las bases para garantizar una actividad de fabricación de cemento sostenible en el tiempo, respetuosa con el medio ambiente y comprometida con la seguridad de todas las personas".

El presidente andaluz, al igual que el resto de firmantes, ha destacado que este acuerdo es pionero a nivel europeo y todo un referente de "diálogo social y colaboración" para otros sectores económicos de la región. Bonilla se ha mostrado partidario del diálogo y la paz social como bases de la estabilidad y el desarrollo económico. Un acuerdo que cuenta con el apoyo institucional de la Junta de Andalucía, y que garantiza la acitividad del sector.

Economía Circular

A este respecto, el jefe del ejecutivo regional, ha señaldo que "durante muchos años la industria ha sido demonizada en Andalucía" y ha llegado el momento de poner "sentido común", ya que el industrial es un sector de creación de empleo cualificado, de impacto en el PIB y con capacidad de actuar de forma contracíclica en los momentos de crisis.

Moreno Bonilla ha sostenido que cuidar del medio ambiente también es futuro y, que dentro del marco de Economía Circular por el que apuesta la Unión Europea, la valorización energética es una medida "muy recomendable", que ha de ser apoyada, con el objetivo "de que el residuo deje de ser un problema para ser una oportunidad". Ha sido en este contexto donde el mandatario andaluz ha anunciado a los representantes de la industria cementera la aprobación de la que será la Ley Andaluza de Economía Circular, el Plan Integral de Residuos y el Sello Verde, que dotará de seguridad jurídica y estabilidad la actividad industrial en la comunidad autónoma.

La firma del VI Acuerdo recoge también la voluntad de las partes por dar continuidad a la Fundación Laboral Andaluza del Cemento y el Medio Ambiente (FLACEMA), herramienta del sector participada por patronal y sindicatos, que se encarga de garantizar la sostenibilidad de la actividad cementera en Andalucía y de proporcionar una comunicación transparente y fluida con todos los grupos de interés.

El presidente de Flacema y CEO de Portland Valderrivas, Pedro Carranza, ha subrayado que el sistema de producción lineal es insostenible, y que es prioritario avanzar en la economía circular, ya que la "valorización es un activo muy importante para la sostenibilidad del sector". Asegura que el sector cementero trabaja en Andalucía por un mayor conocimiento y transparencia, y pide que, como ocurre en el norte de Europa, la valorización gane enteros y se encuentre con menos trabas, especialmente, desde la administración local. Mientras la valorización y reutilización de residuos se sitúo en Andalucía en el 25% en 2017, en los países del norte del continente ese porcentaje se eleva entre el 65% y 85%, según los casos. En estos países solo el 3% de los residuos llega a vertederos, mientras que en la región supone el 74%.

Más inversión pública

Además, ha advertido de la necesidad de las plantas andaluzas de reducir costes, entre ellos los energéticos y de producción, ante la competencia desleal de otras zonas del Mediterráneo, donde las normas medioambientales no representan restricciones para la industria. Carranza ha cifrado en un 25% las ventajas con la que cuentan las plantas de estos países, lo que afecta a la capacidad exportadora y competitiva de las andaluzas, con el consiguiente riesgo de deslocalización a otras regiones donde la producción es más barata. Por eso ha mostrado su satisfacción por el apoyo y compromiso de la Junta con el sector cementero, con la presencia del propio presidente en la firma del acuerdo.

En términos similares se han expresado los representantes de los sindicatos UGT y CCOO, quienes han remarcado la importancia de este acuerdo en la apuesta por la industria, cuyo peso en la región está lejos del 20% PIB, marcado como propósito, por lo que es necesario "mantenerla, formentarla y atraer inversión". Para los sindicatos, con esta firma, se garantiza la salud y seguridad laboral, con la aplicación de normas y medidas que "incluso van más allá" de las directivas europeas. Un sector con capacidad de sostener el empleo en tiempos adversos, que en la actualidad emplea a 650 personas de forma directa y a 4.000 indirectas en la comunidad.

Los sindicatos han aprovechado la ocasión para reclamarle al presidente andaluz inversión en obra pública, puesto que es lo que realmente puede tirar y activar al sector cementero. Guante que ha recogido Bonilla, que ha precisado que "la Junta está invirtiendo en este capítulo más que otras comunidades, dentro de las posibilidades del presupuesto".