martes, 10 de diciembre de 2019

¿Qué hace a Perú un país interesante para las inversiones españolas?

  • Escrito por Juan Alberto Pacheco Flores, abogado del área de derecho de la empresa en Gaona Abogados BMyV Perú

Perú es un país líder o "Hub Regional". Forma parte de la APEC (Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico), el mercado más importante, rico y de mayor crecimiento en el mundo. Ha conseguido mantener la estabilidad de las principales variables macroeconómicas lo que ha impulsado la confianza de la comunidad internacional. Además, el efecto de la crisis económica internacional ha sido más reducido que en el resto de países de la zona y la actividad económica se ha recuperado desde mediados 2010 retomando el nivel de la tasa de crecimiento de años anteriores.

El mayor crecimiento se ha visto reflejado en los sectores construcción, manufactura, financiero y de seguros. El sector servicios es el que mayor empleo concentra, seguido del comercio, la industria y construcción. La mejora económica del Perú ha producido una significativa reducción de los niveles de pobreza y, por tanto, un aumento importante del ingreso per cápita, permitiendo que una mayor parte de la población pueda acceder a bienes y servicios que antes no estaba en capacidad de adquirir.

Las perspectivas económicas de Perú se mantienen favorables para los próximos años, basadas principalmente en los anuncios sobre la ejecución de importantes proyectos de inversión, especialmente en actividades relacionadas a la infraestructura pública y de producción y comercialización agrícola, además de elevadas expectativas para el consumo interno. En este escenario, el Perú se consolida como un HUB regional, es decir, un lugar o punto geográfico estratégico utilizado por gran parte del empresariado internacional para establecer sedes regionales desde donde operan y dirigen sucursales establecidas en la región.

Perú, referente en inversión internacional

Estabilidad macroeconómica: En los últimos años se han venido promulgando una serie de paquetes de normas legales que directa e indirectamente fomentan la estabilidad y dinámica económica peruana.

Sólida situación financiera: Desde mucho antes de iniciada la crisis financiera internacional, el Gobierno peruano había tomado las regulaciones necesarias para enfrentar de manera inteligente un proceso en el cual habría algún tipo de problema por contagio del exterior. Así mismo, la correcta acción del BCR en los últimos años ha permitido a Perú tener una de las monedas más estables de la región.

Confianza de empresas y consumidores: Los consumidores tienen confianza en la capacidad técnica del Gobierno para lograr un mejor desempeño económico en el corto y medio plazo, el perfil técnico de los ministros y las expectativas positivas que genera el Gobierno le han dado una nueva tónica a la economía.

Así pues, los HUB son focos desarrollados por países para convertirse en líderes de un sector económico. Lo vemos más claramente en países pequeños como Israel, Corea del Sur y Singapur que, debido a su limitación de recursos, se especializan para liderar. España es el segundo socio comercial de Perú en Europa, principal inversor extranjero en el país, y motor del cierre del Tratado de Libre Comercio (TLC) con la Unión Europea. Entre los principales productos exportados por España se encuentran: la tecnología industrial, la industria química y la industria auxiliar mecánica y de la construcción, mientras que entre los principales sectores importados destacan: materias primas, semi‐manufacturas y productos intermedios, productos hortofrutícolas y producción energética.

Los sectores servicios, energético e infraestructura de Perú son los más atractivos para los inversores españoles que buscan mercados rentables en América Latina. Un caso a seguir es el del Reino Unido, cuando su gobierno determinó cuáles serían las tecnologías en las que deseaban ser líderes con el objetivo de cambiar el mundo y las industrias, optando por la biología sintética, la robótica, los materiales avanzados y el "Internet of Things (IoT)".

Sectores como servicios, energías e infraestructuras de Perú son los más atractivos para los inversores españoles que buscan mercados rentables en América Latina

Perú es muy atractivo para la inversión española gracias a su rápido crecimiento económico de los últimos años, su estabilidad macroeconómica y su clima favorable a la inversión extranjera, en comparación a otros países de la región. Como en otros países del área, el déficit de infraestructuras es uno de los principales hándicaps para consolidar la etapa expansiva de la economía y sentar las bases de un crecimiento sostenido y, como en otras naciones del entorno, Perú ha optado por la participación público-privada como uno de los mejores caminos para impulsar la red de obra pública que el país precisa. De hecho, la mayoría de los proyectos que ya están diseñados se llevarán a cabo en régimen de concesión y serán cofinanciados.

Convertida hoy en una de las economías más dinámicas del área, con un crecimiento medio del 7% en la última década que se ancla en la inversión y el consumo de su creciente mercado interno, Perú presenta un buen cuadro macro. Y a éxitos como el récord de exportaciones de 2011 (45.793 millones de dólares) suma un tranquilizadoramente bajo nivel de deuda (10% del PIB) y un superávit fiscal. Como lugar idóneo para hacer negocios ha ido ganando puestos en el ranking Doing Business del Banco Mundial, que lo sitúa como el segundo mejor país en clima inversor en Latinoamérica, por detrás de Chile.

Vista ciudad de Lima

¿Cuáles son las razones de este interés?

En primer lugar, la economía presenta un crecimiento sostenido que ha logrado un avance promedio superior al 6,5% en los últimos diez años. Son también claves la política de amplia cobertura a la inversión privada y extranjera y el dinámico proceso de globalización en el que está incurso el país y que, a través de diferentes TLC, permite a Perú convertirse en plataforma exportadora para llegar a mercados con más 4.000 millones de consumidores. No hay que olvidar tampoco las múltiples oportunidades inversoras en el país, tanto por sus recursos naturales como por el actual proceso de desarrollo de infraestructuras. Todo ello va permitir a Perú elevar su competitividad y convertirse en HUB regional para la conexión con Asia-Pacifico y con toda Sudamérica.

Además, Perú se ha dotado en los últimos tiempos de leyes y normas para favorecer la inversión extranjera y el establecimiento de empresas en un marco mutuamente beneficioso, con confianza, con estabilidad y con seguridad jurídica. Hay una política definida de seguridad jurídica para la inversión. En Perú queremos y necesitamos la inversión para seguir creciendo, pero no cualquier tipo de inversión. No queremos la inversión especulativa, sino la que viene para permanecer, respeta estándares y fomenta el desarrollo.

Normas que favorecen la inversión

Son muchas las normas que incentivan y fortalecen la inversión privada en el Perú, resaltando La Ley General de Presupuesto, que fortalece y faculta con inversión a intervenir y formular proyectos.
En Perú la legislación es estable y es previsible y se viene manteniendo desde los años 90. La consolidación de los TLC, incluido el pacto comercial rubricado con la UE y la implementación de plataformas como la Alianza del Pacífico refuerza la existencia de unas regulaciones que alientan y favorecen la inversión.

Sectores atractivos para el inversor español

Existen incentivos para todas las empresas extranjeras, como los convenios de estabilidad jurídica, el trato no discriminatorio (igualdad inversor extranjero y nacional), la posibilidad de no limitación de inversión, el acceso sin restricción a la mayoría de sectores económicos, libre transferencia de capitales, libre competencia, garantías a la propiedad privada, libertad para adquirir acciones a nacionales, libertad de acceso al crédito interno y externo y para repatriar regalías, acceso a mecanismos internacionales de solución de controversias...

Sí, hay muchas empresas españolas que están tratando de establecerse en Perú, donde Provinversión Perú (http://www.proinversion.gob.pe/) cumple un rol protagónico para poder ayudarlas tanto en el pre-establecimiento como en el post-establecimiento. Hay de todo, desde empresas muy grandes a pymes y de los rubros más diversos. Porque las posibilidades que ofrece hoy Perú son también muy diversas y abarcan un amplio espectro. Eso sí, los sectores concretos que más atraen al inversor español en estos momentos son los de infraestructuras y comercio, incuestionablemente. Desde Gaona Abogados Global y Gaona Abogados S.A.C. en Perú se viene apoyando al empresario español con deseos de invertir en Perú para consolidar su proyecto y formalizar su idea.

Perú ha avanzado mucho especialmente en lo que concierne al marco legal actual, con leyes de estabilidad jurídica y de promoción de la inversión, con un marco de crecimiento de la inversión privada interesante para las empresas ya establecidas, la consagración de normas que avalan el rol subsidiario del Estado, que no puede intervenir donde está implantado el sector privado, un marco que impulsa la iniciativa privada y la libertad de contratación. En Perú se puede comprar una firma por la mañana y venderla en la tarde sin más limitación que pagar los impuestos correspondientes.
Después de esta breve reseña creo que ya está más que claro, Perú es el destino de las inversiones y será en la brevedad el HUB comercial y empresarial de la región en un corto plazo.