domingo, 19 de agosto de 2018

Nuevas oportunidades en el legado y huella digital

  • Escrito por Luis Benavente Bande, director general de Aternia

El uso de la tecnología y la presencia del usuario en Internet son factores en auge en la sociedad. Cada vez más personas utilizan la red, ya sea para buscar información, encontrar empleo o interactuar en las redes sociales.

Si nos fijamos en la evolución de la tecnología en los últimos años y en la facilidad del uso de la misma, vemos que cada vez somos más las personas que tenemos acceso a ella y a los distintos dispositivos tecnológicos, lo que supone un cambio de tendencia.

Tal es el aumento del uso de las redes sociales y de la navegación por portales digitales, que las compañías de servicios han tenido que adaptarse al cambio para poder cubrir las necesidades de los usuarios incorporando nuevas prestaciones para dar soporte a estos avances tecnológicos.

Siendo la imagen en Internet una de las mayores preocupaciones de los usuarios particulares y de las empresas, es inevitable no pensar en servicios de gestión del recuerdo digital para que la información virtual generada por las personas a lo largo de su vida no se pierda en la red. ¿Cuánta información hay sobre nosotros en la red? ¿Qué ocurre con nuestra información digital cuando fallecemos? ¿Cómo podemos gestionarla, borrarla o almacenarla?

En el año 2014 en España, el 76,2% de la población de 16 a 74 años utilizaron Internet (un 77,9% de hombres y un 74,5% de mujeres). El uso de las tecnologías de información y comunicación (TIC) ha crecido de forma rápida en los últimos años. El grupo que más uso hace de Internet es el de los jóvenes de 16 a 24 años (un 99,2% para hombres y un 97,5% para las mujeres), seguido de cerca del de menores de 10 a 15 años, con un 92,3% en los niños y un 91,6% en las niñas.

La amplia oferta de servicios relacionados con la seguridad digital y la gestión del recuerdo en Internet son fruto de un cambio en la tendencia, ya que la sociedad busca servicios digitales que le permitan proteger y conservar tanto su información personal como profesional.

Servicios como el de protección de identidad del usuario o la gestión y borrado de la huella del cliente en Internet son prestaciones en auge muy demandadas por los internautas.
La gestión de la huella digital es cada vez más requerida por los usuarios, ya que muchos quieren conocer toda la información publicada en la red sobre ellos, para después poder decidir qué hacer con ella, si conservarla o solicitar el borrado de la misma.

Este servicio también está siendo muy solicitado por los familiares de personas fallecidas; solicitan un informe detallado con la información que aparece publicada en la red sobre la persona fallecida y los diferentes perfiles dados de alta con su nombre en redes sociales o directorios digitales y después deciden si conservarlos o eliminar el rastro.

El sector del recuerdo digital está poco explorado por los especialistas digitales y tiene muchas posibilidades de desarrollo, la tendencia va dirigida hacia los servicios donde los recuerdos y las experiencias de los internautas queden recopilados y a disposición de los más queridos.

Para las compañías de servicios ofrecer prestaciones relacionadas con la seguridad y el legado digital del internauta se ha convertido en una necesidad demandada por el mercado. Esta evolución implica un cambio general de actitud que supondrá que las empresas tengan que desarrollar una rápida capacidad de adaptación para así dar soporte y soluciones a los clientes actuales y poder a su vez abrir nuevas puertas a mercados emergentes.