viernes, 25 de septiembre de 2020

Medidas de la industria española de alimentación y bebidas frente al COVID-19

  • Escrito por Juan Viejo Blanjard, director gerente de ClusterFOOD+i
La industria agro emplea en España a más de medio millón de trabajadores La industria agro emplea en España a más de medio millón de trabajadores

La industria española de alimentación y bebidas se sitúa como el primer sector industrial en España. No solo emplea a más de medio millón de trabajadores a través de más 30.000 empresas, sino que es un agente estratégico a nivel económico y social. Además de estos números, la crisis del COVID-19 ha puesto de manifiesto la importancia del sector y su capacidad para hacer frente a situaciones como la actual.

En ClusterFOOD+i, asociación de empresas agroalimentarias innovadoras del Valle del Ebro, hemos visto cómo nuestros socios han tenido que adaptarse rápidamente a la actual situación, y lo han hecho con absoluta eficacia e inmediatez. Todos ellos han sido ejemplares en este aspecto, implementando numerosas medidas para asegurar el suministro ante el incremento de la demanda en gran consumo y reforzar las medidas de seguridad.

Las empresas agroalimentarias del Valle del Ebro que forman parte de ClusterFOOD+i se han encontrado con un reto que prácticamente ha aparecido de un día para otro y que han sido capaces de superar gracias a una rápida y efectiva gestión. De este modo, las medidas que se han puesto en marcha han sido diversas para cubrir todas las áreas en las que ha sido necesario realizar cambios. En primer lugar, se han suprimido reuniones, viajes o eventos internos y se ha priorizado el trabajo desde casa en todos los niveles en los que ha sido posible.

Asimismo, se han impartido formaciones preventivas entre los empleados y se ha gestionado y hecho un seguimiento continuo de todo el personal, incluyendo a aquellos que son asintomáticos o que se encuentran de baja. También se han incrementado las precauciones de higiene personal, reforzando, más si cabe, los equipos de protección individual que ya desde antes de la crisis del COVID-19 se vienen usando de forma habitual en nuestro sector para garantizar la seguridad alimentaria en cualquier momento del año.

Los nuevos hábitos de los consumidores durante el confinamiento también se han visto reflejados en sus carros de la compra

Respecto a la producción, esta se ha reorganizado con nuevos turnos de trabajo para hacer frente a la demanda, asegurar el abastecimiento y reducir el número de personas en contacto. También se ha controlado y gestionado de manera eficaz la entrada y salida de empleados de los puestos de trabajo con controles de acceso y escalonando los horarios para evitar las aglomeraciones. Las limpiezas y desinfecciones están siendo más exhaustivas que nunca en las empresas, se han rediseñado áreas de trabajo y distancias entre trabajadores y se han creado nuevas normas para la gestión de espacios comunes. Por otra parte, se han creado controles y accesos diferenciados para proveedores externos.

Una vez expuestas las medidas adoptadas, es importante hablar de los segmentos que han experimentado un mayor crecimiento durante el confinamiento. En las primeras semanas de cuarentena, destacó el aumento de consumos de los productos de primera necesidad. Sin embargo, la tendencia ha ido evolucionando conforme lo han hecho también las prórrogas del estado de alarma y, en las últimas semanas, han sido los snacks, frutos secos (+15%), tabletas de chocolate (+33%) y la cerveza (+58%) los que han tenido un crecimiento más destacado.

Los nuevos hábitos adquiridos por los consumidores durante los dos últimos meses también se han visto reflejados en sus carros de la compra. El ejemplo más claro es el de la harina cuyo consumo se ha disparado alcanzando un 196% en las últimas semanas, de acuerdo con datos hechos públicos por el ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

A nivel general, y según los datos de la consultora Kantar, especializada en análisis de consumo, el ticket medio de compra ha aumentado alrededor de un 42% con respecto al gasto precrisis en algunas regiones del país. En el otro lado de la moneda se encuentra el sector Horeca, en el que se ha producido prácticamente una paralización de las ventas. Sin embargo, esperamos que las fases que los distintos territorios españoles vayan pasando, con la correspondiente apertura de negocios de restauración, vaya revertiendo esa situación. Así, el horizonte de recuperación dependerá, en gran medida, de los plazos de salida de la actual crisis.

Desde ClusterFOOD+i facilitamos a nuestros socios todo el apoyo necesario para que desarrollen proyectos de I+D+i que les permitan ser más competitivos

La innovación también será un factor clave para que las empresas continúen adaptándose a los nuevos hábitos que vayan surgiendo tanto a corto como a medio plazo. En este sentido, desde ClusterFOOD+i facilitamos a nuestros socios todo el apoyo necesario para que desarrollen proyecto de I+D+i que les permitan ser todavía más competitivos. Así, trabajamos los enfoques de innovación desde dos perspectivas. Por un lado, marketpull, con dinámicas de innovación que tienen un horizonte de mercado cercano. Por otro lado, está technologypush, que engloba proyectos de innovación con un mayor salto innovador y que posibilitan la generación de mayor valor añadido a la empresa en un medio plazo.

Acabamos de anunciar recientemente la integración de ClusterFOOD+i en EIT Food, la red de innovación alimentaria más fuerte de Europa. Actualmente, cuenta con más de 60 entidades asociadas procedentes de 13 países, entre las que se incluyen industrias clave y empresas líderes del sector como Danone, Nestlé, PepsiCo, Angulas Aguinaga o Grupo AN, entre otras.También agrupa desde startups hasta centros de investigación, pasando por universidades de todo el continente. El objetivo común de todas ellas: poner a Europa en el centro de una revolución mundial en la innovación alimentaria y la producción de alimentos.

Entre los proyectos en los que trabaja EIT Food destacan iniciativas enfocadas en el público general, pero también en los profesionales. En el primer caso, las iniciativas tienen como protagonista la educación para una alimentación más sana, sin dejar de lado importantes programas en los que se trabajan conceptos como el zerowaste, las listas de la compra inteligentes o iniciativas para que los servicios de delivery sean más sostenibles y adaptados a las necesidades del público. En cuanto a los profesionales de la alimentación la comunidad pone a disposición formación para dar respuesta a problemas actuales como el suministro durante la crisis del COVID-19, así como soporte sobre tendencias y nuevas formas de consumo.

Entre las ventajas asociadas a la participación de ClusterFOOD+i dentro de esta plataforma estará el acceso prioritario a una red formada por entidades de primer nivel. Dentro de nuestra misión de incrementar la competitividad sostenida y sostenible de las empresas del sector alimentario del Valle del Ebro, creemos que formar parte de esta comunidad es un paso enormemente significativo para nosotros. Afrontamos esta incorporación con mucha fuerza y con una gran ilusión por formar parte de este gran equipo de trabajo europeo que tiene entre sus objetivos mejorar la industria, pero sin perder de vista al actor más importante de este proceso: el consumidor.