viernes, 06 de diciembre de 2019

El poder del Open Banking: ¿por qué el futuro pertenece a las plataformas?

  • Escrito por Ricardo Guimarães da Costa, director España & Portugal de Deposit Solutions
Este experto incide en el impacto TIC en los depósitos bancarios Este experto incide en el impacto TIC en los depósitos bancarios

Cada vez más, un mayor número de bancos desea utilizar plataformas o convertirse ellos mismos en una, con el fin de mejorar su acceso al mercado en determinados segmentos, aumentar su alcance o utilizar economías de escala. En el negocio de los depósitos, la economía de plataforma ya está mejorando las transacciones entre los bancos y sus clientes, y esto está abriendo el mercado a nuevos actores.

El verdadero poder de la digitalización es evidente cuando las empresas repiensan toda la cadena de valor añadido desde cero y desarrollan nuevos modelos de negocio. Precisamente en el sector bancario hay un segmento que no ha sido especialmente innovador en las últimas décadas: el negocio de los depósitos.

Con el 40% del total del balance de los bancos europeos, los depósitos de los clientes son una importante fuente de financiación. Son especialmente estables y tienen un efecto ventajoso en la estructura del balance y en las cifras de los índices de liquidez, como el coeficiente de cobertura de liquidez a corto plazo (LCR por sus siglas en inglés) o el coeficiente de financiación estable neta (NSFR por sus siglas en inglés).

Al mismo tiempo, los depósitos de ahorro representan un tercio del total de los activos privados del total de clientes a nivel mundial. Y son un importante producto de anclaje a través del cual los bancos pueden adquirir nuevos clientes y fortalecer sus relaciones con los clientes existentes. De este modo, cumplen de forma simultánea dos funciones, ya que son un producto popular para el cliente y una importante fuente de financiación para los bancos.

En el pasado, las entidades de crédito sólo podían captar depósitos de clientes para su financiación si disponían de su propia infraestructura y de su propio acceso de clientes, por ejemplo, a través de una red de sucursales o de una amplia base de clientes en línea, y por lo tanto, podían actuar como su propio punto de venta. Por otra parte, los bancos sólo podrían ofrecer a sus clientes productos de ahorro si podían colocar el dinero del cliente en su propio balance sin que ello se tradujera en elevados costes o desequilibrios en la estructura de su balance.

Aquí es donde la economía de la plataforma ha cambiado las reglas del juego para todos los participantes, ya que permite la separación del proveedor del producto y del punto de venta financiero. En pocas palabras, esto permite a la banca elegir si quiere captar depósitos para financiar u ofrecer depósitos como producto, sin que uno esté condicionado por el otro.

Menores costes por intereses

Con la ayuda de una plataforma bancaria abierta, los bancos que desean captar depósitos tienen acceso a millones de ahorradores a través de los numerosos socios de puntos de venta conectados, además de no tener que ocuparse ellos mismos de las adquisiciones de clientes, la gestión de cuentas, el servicio de atención al cliente, etc. Para el banco, el acceso a fuentes de financiación adicional es fundamental, y la plataforma se lo ofrece en forma de una propuesta de "depósitos como servicio". Aumenta el tamaño del mercado al que pueden dirigirse los productos de depósito del banco, y al hacerlo, reduce sus costes por intereses y les ayuda a diversificar su combinación de financiación.

De este modo, algunos bancos europeos como Creditplus Bank AG -especializado en créditos al consumo perteneciente al grupo francés CréditAgricole- utiliza, por ejemplo, la banca abierta para sus operaciones de depósito. Como banco receptor de depósitos, recoge el dinero de los clientes de portales directos como Zinspilot, así como del Deutsche Bank, y al hacerlo disfrutan de una cobertura mucho mayor.

Además, la economía de plataforma también rompe las fronteras geográficas en el negocio de los depósitos. Por ejemplo, el banco francés Mymoneybank capta depósitos minoristas en Alemania sin haber establecido su propia infraestructura en el país. A través de la misma plataforma, el banco británico CloseBrothersLimited capta depósitos de Alemania en euros y lista productos adicionales en la plataforma de interés Savedo en Suiza como garantía contra el Brexit, con el fin de acceder a depósitos de clientes situados fuera de la Unión Europea.

La economía de plataforma también rompe las fronteras geográficas en el negocio de depósitos y da entrada a nuevos actores

Este ejemplo muestra claramente la eficiencia de la plataforma dentro de la cadena de valor añadido. Los bancos que aceptan depósitos se ponen en contacto con numerosos socios de puntos de venta de una sola vez. Recaudan el dinero de los clientes a través de varios socios y de diferentes países, aunque son capaces de ejecutar todos los procesos de forma estandarizada y uniforme utilizando la misma infraestructura. Por otra parte, los socios de punto de venta tienen acceso a una amplia gama de productos de numerosos bancos de diferentes países a través de una única fuente.

Un mercado propio para la banca

El uso de una plataforma de Open Banking permite a los bancos establecerse como un punto de venta financiero central para sus clientes, ofreciendo también los productos de depósito de terceros bancos. Esto se realiza a través de la relación de cliente existente sin que el cliente tenga que abrir una cuenta adicional en el tercer banco. Un ejemplo destacado de ello es el Deutsche Bank, que ha establecido su propio mercado de interés ZinsMarkt con la ayuda de la plataforma Deposit Solutions, que ofrece productos de terceros a sus clientes. El banco lo ha utilizado con éxito para reforzar la lealtad de los clientes y adquirir nuevos clientes.

Los bancos privados, como Merck Finck, también satisfacen la demanda de sus clientes de rendimiento de intereses sobre las partidas de efectivo ofreciendo los productos de depósito de terceros bancos, en este caso controlados por el asesor de clientes. También conceden una importancia central a la atención integral de todas las necesidades de los clientes desde una sola fuente.

Nuevos actores en el negocio de Depósitos

Sin embargo, como nuevo estándar de operaciones, la plataforma no sólo permite a los bancos maximizar los beneficios de los depósitos como producto o fuente de financiación de los clientes, sino que también permite a los nuevos agentes del mercado participar en el negocio de los depósitos, es decir, a aquellos cuyo acceso estaba restringido estructuralmente.

Como tal, el sector bancario cooperativo ha estado utilizando el Open Banking en el negocio de los depósitos con éxito desde hace algún tiempo. Como especialista en créditos inmobiliarios, el MünchenerHypothekenbank no estaba en condiciones de comercializar productos de depósito a clientes privados ni de financiarse a sí mismo de esta manera.

Por el contrario, las cooperativas de crédito tenían un gran inventario de depósitos y con frecuencia no podían competir con los tipos de interés de otros bancos, por lo que corrían el riesgo de perder gradualmente a sus clientes. Con el MünchnerHyp como banco de depósito y las cooperativas de crédito como puntos de venta financieros dentro de un sistema cerrado, es una situación en la que todos ganan. Las cooperativas de crédito pueden ofrecer a sus clientes los atractivos productos de depósito de MünchnerHyp, mientras que MünchnerHyp añade el dinero a su balance y alivia la carga de las cooperativas de crédito.

Entidades no bancarias

Las entidades no bancarias también ganan acceso al mercado de depósitos. Los servicios de información de cuentas, los portales de comparación y las empresas de comercio electrónico están desarrollando nuevos modelos de negocio. Además de nuevas ofertas centradas en el cliente con el fin de establecerse como un punto de contacto central para todas las necesidades financieras importantes de sus clientes. A través de la conexión con la plataforma de Open Banking -aunque en realidad no sean un banco en sí mismos- pueden por primera vez también ofrecer a sus clientes productos de depósito.

El desarrollo del Open Banking como estándar de la industria para el negocio global de depósitos apenas ha comenzado. El mercado mundial de depósitos tiene un valor asombroso de 50 billones de dólares. Sin embargo, con casi 100 bancos en 18 países utilizando la plataforma Deposit Solutions, junto a los ejemplos citados anteriormente, el Open Banking en el negocio de los depósitos ya no es una aplicación de nicho.

Esto queda subrayado por el fuerte crecimiento y la expansión internacional de la plataforma. Además de Europa, en el futuro también estará disponible para su uso por parte de los bancos en el mercado estadounidense. Dadas las grandes ventajas para todos los participantes del mercado y el hecho de que el Open Banking también abre el mercado de depósitos a nuevos proveedores la era de la banca de plataformas en esta importante categoría de productos está por fin sobre nosotros.