martes, 25 de septiembre de 2018

¿Cuánto le cuestan los ciberataques a la economía?

  • Escrito por Luis Ojeda Sánchez, director de desarrollo de negocio de Always On

luisojeda2España se sitúa en la cuarta posición de ventas "on line" a nivel mundial, por detrás de Reino Unido, Alemania y Francia. En 2015, los comerciantes apostaron con más fuerza por la tecnología para impulsar su venta "on line", adaptando sus presupuestos a sus servicios en la red y sus webs a los dispositivos móviles para facilitar así a los consumidores las compras desde cualquier lugar.

En consecuencia, el descenso de las compras en los establecimientos tradicionales y el aumento de las realizadas a través de la red es proporcional. Pero no sólo eso, sino que las cifras anuales de venta también lo han vivido. En 2015 las compras por Internet aumentaron un 8,9% respecto a 2014, lo que ayuda a prever un coste de 12,81 billones de euros durante este año, lo que se traduce en un gasto aproximado de 1.300 euros en compras a través de la red por cada español.

Sin embargo, con el rápido crecimiento de las ventas a través de la red, los riesgos de sufrir un ciberataque también se incrementan, tanto a particulares como a comercios verticales, que verán en riesgo sus datos y sus ventas futuras. Solo en 2015 España registró una pérdida de unos 14.000 millones de euros debido a los ataques online, por lo que la reflexión futura e inmediata es si aumentará la seguridad de las plataformas de venta o serán los usuarios los que tengan que apostar por sistemas de seguridad que velen por la protección de sus propios datos.

Para reforzar este planteamiento, debemos tener en cuenta otro dato más. Durante el último año, el 48% de los usuarios ha sufrido alguna vez un intento de fraude en la red y el 26,9% de los robos se realizaron a través de plataformas de venta online. Los estafadores suelen moverse en cifras bajas, ya que la sustracción no violenta de bienes por valor inferior a 400 euros no se considera delito, sino falta, por lo que el 65,5% de los fraudes online supusieron menos de 100 euros.

Y tras esta información, nos preguntamos ¿qué pasa con las compañías? Cuando hablamos de los ciberataques en el sector empresarial, las cifras también crecen estrepitosamente, la competencia se endurece y los datos se convierten en los tesoros más preciados para el éxito empresarial. Un indicativo muy real de este hecho se encuentra en las pérdidas. Éstas varían en función del tamaño de la empresa, ya que en el caso de las grandes compañías se estima que pueden suponer 1,7 millones de euros, reduciéndose la cifra hasta los 67.138 euros en pymes.

Por sectores, las entidades financieras y la industria turística son las que más sufren casos de robos digitales, ya que sus bases de datos están en constante ampliación de información. En términos generales, el 19% de las empresas a nivel global han sufrido robo de datos corporativos, provocando una media de pérdidas financieras de 718.410 euros.

Y ahora tras analizar datos, cifras y poner en alerta tanto a particulares como empleados, ¿cuál es el método más utilizado para alterar la seguridad digital de todos ellos? Uno de los más utilizados por los ciberdelicuentes son las redes sociales, boicoteando la publicidad o difamando la información de la empresa a través de la red. Según el informe anual de Norton, el cibercrimen generó unas pérdidas de 117.440 millones de dólares a nivel mundial en 2015.

¿Qué podemos hacer ante ellos? Hasta ahora, las empresas utilizaban antivirus como protección digital, lo cual se queda corto frente a los ciberdelincuentes, ya que los malware que utilizan pueden comprometer la información más personal, accediendo a carpetas confidenciales e incluso haciendo uso de la cámara y el audio del dispositivo.

En definitiva, las empresas deberán llevar a cabo estrategias de seguridad concretas, estrictas y eficaces, donde no solo se aumenten la inversión en sistemas de protección digital, sino que se adopten nuevas estrategias para aplicarlas en una cultura de seguridad digital.