lunes, 22 de octubre de 2018

4 claves para seleccionar al profesional del futuro

  • Escrito por Fernando Guijarro y Ana Leopoldo, de Morgan Philips Hudson Talent Consulting
Los expertos abogan porque los profesionales sean capaces de aprender día a día Los expertos abogan porque los profesionales sean capaces de aprender día a día

¿Estás seleccionando a los profesionales adecuados para que tu negocio evolucione en el nuevo contexto profesional? Hoy en día no es suficiente con reunir una serie de habilidades especializadas y estáticas para desarrollar una carrera profesional. Las empresas de hoy necesitan incorporar a sus equipos, profesionales versátiles, que puedan trabajar en proyectos de diversa índole al mismo tiempo.

Y, además, que tengan una alta capacidad de aprendizaje y colaboración y que sean capaces de adaptar sus pautas de trabajo a un entorno que cambia y evoluciona a gran velocidad.

Pero, ¿están teniendo en cuenta las organizaciones este nuevo "kit de habilidades" a la hora de contratar?

Desde nuestra experiencia, podemos afirmar que muchos de los directores de recursos humanos o especialistas en selección aún se fijan únicamente en las habilidades técnicas y la experiencia, pasando por alto o dejando en un segundo plano el componente competencial. Y cuando se evalúa este aspecto, suele hacerse de manera subjetiva por lo que no aporta la información suficiente para predecir el éxito del profesional en el desempeño del puesto de trabajo.

Continuar con esta práctica pone en riesgo a las compañías y reduce notablemente las posibilidades de encontrar a las personas adecuadas para hacer frente a los nuevos desafíos del mundo empresarial.

Tener éxito a la hora de identificar a los profesionales que demanda el mercado actual pasa por adoptar un enfoque diferente. Aquí exponemos cuatro claves que te ayudarán en ese reto:

1. Piensa en el contenido del puesto de un modo más abierto

En lugar de definir el puesto de trabajo de forma estática, piensa en cómo evolucionará en el futuro. Siéntate con el negocio y haz una proyección de la posición que se necesita cubrir y las nuevas responsabilidades que puede llegar a adoptar el rol en un futuro.

2. Abre más tu mente a la hora de definir los requisitos del puesto

Al describir la posición considera ser más flexible en la elección de los requisitos técnicos. ¿Cuáles de esas aptitudes, fortalezas y experiencias son imprescindibles y cuáles serían deseables? ¿Cuál es el "kit de competencias" necesario y cómo puede llegar a evolucionar según se vaya consolidando la posición? Inicialmente puede parecer que estás asumiendo un gran riesgo al flexibilizar los requisitos del puesto, pero puede suponer una gran recompensa para tu equipo si incorporas a alguien con ese conjunto de habilidades que aporten valor y complementen el pool de talento del que dispones.

3. Aporta objetividad a tus evaluaciones

Además de validar la experiencia profesional y las habilidades técnicas, incluye en tus procesos de selección pruebas de simulación que te permitan valorar competencias como colaboración, adaptabilidad o versatilidad de un modo objetivo y científico. Herramientas como el Assessment Center, tanto en su versión presencial como online, o el Pulse Mindset son unas buenas opciones para medir estas habilidades.

4. Piensa en global

A la hora de seleccionar, piensa no sólo en lo que necesita la persona para tener éxito en la posición sino qué necesita además para interactuar con su equipo de trabajo y con otros equipos de la organización a nivel transversal, con un nuevo modelo de liderazgo. Esto nos da una habilidad más para incluir en nuestro "kit de competencias": la cross-funcionalidad, muy valorada y necesaria en el nuevo contexto profesional al que se enfrentan las empresas.

En definitiva, pensar en los puestos de trabajo como puestos dinámicos y globales, que evolucionan y necesitan personas con capacidad de aprender día a día e interactuar con diversos niveles organizativos y áreas funcionales; así como introducir en los procesos de selección herramientas que permitan evaluar aspectos competenciales de forma objetiva, son requisitos clave para incorporar profesionales que marquen la diferencia y lleven a sus compañías a ser exitosas.