martes, 22 de mayo de 2018

Natalia Gómez del Pozuelo, escritora: “Twitter es una gran ruleta de titulares en la que cada uno sigue los temas que le interesan”

Una “crisis de los 40 en condiciones” llevó a Natalia Gómez del Pozuelo a dar un cambio de rumbo a su vida –“has llegado más o menos al ecuador y te planteas si quieres seguir viviendo como hasta el momento”– y decidió dedicarse a la escritura tras 15 años de una intensa carrera profesional que había incluido la dirección de la Central de Compras de Carrefour –entonces Continente–, la dirección de Marketing de Alcatel en Colombia, la dirección de distribución de esta compañía en España y la dirección general de una empresa de software con Marketing, Comunicación, Grandes Proyectos y Relaciones Estratégicas entre sus responsabilidades. Acaba de publicar Twitter para torpes (Oberon), su quinta obra, que está ilustrada por Forges.

M. Martínez García   I    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.   I   15/01/2013

“Un día mi hermana María [CEO de Womenalia] me cuenta, tras un proceso de selección con un headhunter, que le han hecho una pregunta interesante: ‘Si te dieran carta blanca, ¿en qué te gustaría trabajar?’. Le comento que cuál ha sido su respuesta y me contesta que lo tiene clarísimo: ‘Directora de Marketing del Real Madrid’. Y me pongo a pensar qué haría yo, que entonces estaba en una empresa mediana, con 200 trabajadores. ¿Hacia dónde iba, a dirigir una compañía más grande?... Entonces, me vi a mí misma escribiendo, no trabajando. Al mes, me llegó una publicidad de un taller literario, lo percibí como una señal, me apunté y poco a poco, a lo largo de un año, comencé a escribir a diario, al principio ficción, y me di cuenta de que me daba una gran satisfacción”, detalla una Natalia desbordante de sonrisas y amabilidad.

Natalia Gómez del Pozuelo asegura que “hay que fomentar el pensamiento creativo y la asociación de ideas”.

Su afición por la Literatura le viene de siempre...

Sí, de pequeña les decía a mis padres que quería vivir de la lectura y ellos me respondían que de leer no se vive. ¡Cómo que no!, saltaba yo. Habrá personas que se dediquen a leer libros para ver si se publican… Pero como parecía una actividad tan complicada estudié Ingeniería en primer lugar, que no me gustó, y después Empresariales. Lo que en realidad me apasionaba parecía que no tenía salidas y es un error no apostar por ello porque uno es capaz de hallar salidas con ganas, esfuerzo y empuje en lo que sea.

A los 40, comienza a escribir en serio.

Sí, me doy cuenta de que me llena mucho mientras que los retos profesionales me parecen ya aburridos. Quería disfrutar de la vida y el trabajo es una porción tan importante de ella que si no lo saboreamos a tope nos estamos perdiendo algo grande. Esa reflexión me llevó a dejar mi cargo tras un acuerdo con la compañía y a empezar a dar clases, porque de la escritura es complicado vivir y más cuando empiezas. Mis 15 años en el mundo de la empresa me sirvieron para ofrecer mis conocimientos en el MBA de Icade en Comunicación y Marketing y en el MBA de Nebrija, donde imparto Dirección de Proyectos. Es una faceta con la que continúo hoy en día que supone compartir tu experiencia, te proporciona ingresos y te deja tiempo para la escritura.

Ha publicado ya varios libros relacionados con la gestión empresarial.

Tú te puedes marcar un camino pero a menudo hay desvíos para seguir adelante. Me encargaron el libro Rodéate de gente mejor que tú, después escribí Buen padre, mejor jefe y a continuación salió mi primera novela, reposada tras más de un año en un cajón. He publicado dos obras más muy relacionadas con las redes sociales [Por dónde empiezo 2.0 y Twitter para torpes] porque todavía no he podido quitarme la ‘gorra’ de experta en Marketing y Comunicación. Tenía curiosidad intelectual por analizar la venta de los libros, empecé a entrar en Redes Sociales y me he vuelto especialista en el tema y en la comercialización de libros online. Tengo otra novela escrita que estoy revisando pero con la ficción, que me resulta mucho más difícil, me lo tomo con calma.

¿Cuál es su forma de escribir: es disciplinada, caótica, le llegan momentos de inspiración…?

Soy disciplinada en cuanto al tiempo que dedico al trabajo, que en parte es la preparación de clases y conferencias y en parte la escritura. A todo ello dedico unas ocho horas diarias y para mí la inspiración no es más que ponerse a trabajar. Me siento y quizá la primera media hora no estoy inspirada pero hay un momento en el que se produce una conexión entre mi estómago y mi brazo y todo fluye solo. Cuando escribo a mano, eso sí. Dejo lo que he escrito reposar unos días y lo leo. Quizá ya ni me acuerdo de lo que puse negro sobre blanco, pero me sorprendo de su potencia. Sí he experimentado un tipo de inspiración que ha supuesto por ejemplo encajar las piezas de la novela con la que estaba en un momento de no hacer nada, con la mente en blanco, que es fundamental. Leyendo, charlando, viendo la tele, no llega. Pero con la escritura no me ocurre eso, sino que me apoyo en la idea que maduro con el trabajo

¿Tiene algún lugar especial para crear?

Para la no ficción un espacio de mi casa bastante desordenado, pero la ficción me gusta escribirla en los bares. Hay dos o tres a los que voy con frecuencia. Y escribo a mano, también los artículos, aunque luego los pase al ordenador y dé mil vueltas a los textos en él. No soy nada anti nuevas tecnologías, todo lo contrario, creo que son una parte importantísima de nuestra vida, pero cuando he tratado de escribir un primer borrador en la pantalla, he corregido casi al mismo tiempo, mientras que en el papel si hay algo que no me cuadra o creo que no funciona, lo subrayo y sigo. Ese tempo entre mano, cabeza y estómago es fundamental para que fluyan las ideas, sin volver atrás como en el ordenador, porque eso mata el ritmo.

Se plantea la autopublicación para su próxima novela. Aváncenos algo…

He comenzado a sacar pequeños ebooks sobre habilidades como hablar en público con éxito, el storytelling, la salida de la crisis… de unas 70 páginas al precio de un desayuno. Su misión es acompañar al lector durante hora y media y los resultados han sido magníficos porque cada vez hay más lectores intensos de textos cortos. Alguno ha sido líder de ventas en Amazon. La novela que preparo propone una alternativa al sistema de premio-castigo. La protagonizan dos hombres encerrados de forma voluntaria que dialogan. Es una propuesta bastante arriesgada que pretende ser una reflexión sobre la sociedad. Uno ha matado a su mejor amigo porque ha abusado de su hija, es decir, tiene acción y bastantes planos de lectura, pero en realidad no va de eso. No tiene fecha de publicación porque quiero saborearla con tranquilidad.

Comentaba recientemente uno de los participantes en el TEDxValladolid, evento que conoce y en ocasiones referencia en su blog, que cuando a alguien se le pregunta en qué trabaja la respuesta es fácil para casi todo el mundo, pero que si en cambio se la pregunta es por qué trabaja donde lo hace, muchos no lo tienen tan claro… ¿Debemos trabajar desde el por qué? ¿Cuál es el suyo?

Pienso que el de todos. Trabajo para transformar el mundo. Y para ser feliz, también. Son las dos motivaciones básicas de las personas. ¿Transformar el mundo en qué sentido? En el de poner un granito de arena para que el resto sea también más feliz. Desde hacer la vida más agradable a los que tenemos al lado hasta tratar de mover a la gente hacia su propio bienestar, porque a menudo las personas están bloqueadas, en un bucle del que no saben salir a pesar de que son profundamente infelices. Mi motivación es que se cuestionen y busquen su felicidad.

Ha comentado en alguna ocasión que lo que más le ha aportado, por encima de las personas o la consecución de retos profesionales, han sido los viajes…

Sí, porque me han llevado a algo que para mí es la base de la buena gestión, el buen amor y la buena vida, que es el no apego, ni a las cosas materiales, ni a las personas ni a las ideas. Crees que tu entorno es casi lo único que existe y cuando viajas te das cuenta de que es sólo uno de los cientos de miles posibles que hay en el mundo. Y cuando vives en muchos sitios entre diferentes culturas, ciudadanos, formas de concebir la vida, por ejemplo en países en vías de desarrollo, ves que hay una corriente vital muy potente y te empiezas a cuestionar cosas. Todo eso ayuda al no apego.

Como docente, ¿tiene confianza en las nuevas generaciones? Se les achaca falta de liderazgo y de compromiso...

Es algo que siempre se dice de los jóvenes y no es cierto. Sí que lo es que existe un déficit educativo y me da mucha lástima que las reformas de cada color que se van produciendo acaben poniendo más Matemáticas y más Lengua. Que unos chavales que tienen toda la información, que no el conocimiento, en la palma de la mano, se tengan que aprender los ríos de memoria, que se les van a olvidar al día siguiente, es lamentable. Si quieren ejercitarla, que se aprendan poesías, canciones… Hay que fomentar el pensamiento creativo, la asociación de ideas, la crítica hacia la información que recibimos, el trabajo en equipo… Los jóvenes se enfrentan a diferentes retos pero la clave está en cómo los enfrentan. Y no es un problema suyo, sino el de una malísima educación.

¿Debería haber un pacto educativo?

Sin lugar a dudas, es lo más necesario a día de hoy. Todo depende de cómo enfoquemos la Educación. Somos un gran país, como cualquier otro, con habitantes con dificultades y también cualidades. Existen sistemas educativos cuyo buen funcionamiento está demostrado, como el finlandés. ¿Es tan difícil copiar? Hagámoslo. Me he educado en el sistema americano, el francés y el español. El francés te enseña a pensar, el español a aprender de memoria y el americano a poner en práctica el conocimiento. Es sorprendente que legislatura tras legislatura los parlamentarios no se sienten a abordar un pacto educativo.

¿Cuál es su primer contacto con las Redes Sociales?

Me introduce en ellas mi hermana mayor, Elena, de los pelos. A punto de publicar Buen padre, mejor jefe, me hace grupos en Linkedin y Facebook y me abre un Twitter. Me pareció algo serio y me tuve que poner al día. Ahora, cuando me han pedido que escriba Twitter para torpes me ha parecido una gran oportunidad porque mucha gente se está quedando atrás por miedo cuando es muy fácil.

"La revolución de internet es más importante que la industrial porque ha cambiado la forma en la que compartimos información y eso repercute en todos los procesos empresariales”

¿Qué es para Natalia Gómez del Pozuelo Twitter: curiosidad, desahogo, oportunidad profesional…? Decía Andy Stalman en una entrevista que es el psicólogo de este siglo, junto a Facebook.

Puede que sí. Mi uso es profesional pero por eso, al escribir el libro, pedí ayuda a los tuiteros que me seguían. La obra habla de para qué se usa: para encontrar ideas, para enamorarse, para conocer gente… Y para mucha gente será su psicólogo, como terapia. En mi opinión es un gran canalizador de información y es ésa su gran ventaja. Allí están las grandes novedades, porque las publica la gente, y lo bueno en general se esparce como la pólvora. Es como una gran ruleta de titulares en la que cada uno sigue los temas que le interesan y puede abordar pequeñas conversaciones y trabar relación con gente interesante.

El nombre de la red social no es importante, la gran revolución es la de internet, más importante que la Revolución Industrial. Ha cambiado la forma en la que compartimos información. En la época de nuestros abuelos las noticias se conocían en el mercado, en el baile o leyendo el periódico en el bar; con nuestros padres llegaron la televisión, la radio y el periódico a casa, es decir, existía un acceso a la comunicación que producían los profesionales. Hoy en día cualquiera genera información y la publica. Eso está cambiando todos los procesos empresariales. Y queda la siguiente revolución, que es el internet de las cosas, cuando nos avisen por ejemplo de la ruta a seguir en función de si hay atascos o de si teníamos pendiente pasar por un determinado lugar porque estaba en nuestra agenda. Uno no se puede quedar fuera de cómo se comparten las ideas y el conocimiento. Para mí esta nueva forma de comunicarnos es como si fuéramos neuronas. La potencia de un cerebro no es el número de sus neuronas sino la sinapsis que hacen. Yo ya no creo un libro sola sino en conjunto con otra serie de mentes con las que estamos conectadas.

¿Cómo se lleva estar seleccionada para formar parte de las 100 mujeres más influyentes de España?

La verdad es que me da igual. Es un tema de Marketing y estupendo en la medida en que me permita dar a conocer mi trabajo, nada más. Creo que cada persona ha de ser influyente en su entorno; el mío es el de la escritura, de modo que si influyo en él, para bien, genial. Los puestos de responsabilidad en las empresas, con bastantes personas a tu cargo, te pueden convertir en alguien influyente, sí, pero siempre que esa influencia sea positiva. He tenido jefes cuya influencia ha sido nefasta. Lo importante es cómo influyes más que cuánto.

Ha señalado también que la gran clave para tener éxito, y no se trata de cifrarlo en lo económico o en alcanzar determinado estatus, sino en ser feliz, es, por encima de cualquier otra, la adaptabilidad, una cualidad muy humana.

En efecto. Por eso estamos aquí como especie predominante. La adaptabilidad y, en segundo lugar, la perseverancia. Son dos cualidades ultra necesarias para conseguir lo que uno se proponga.

¿Qué título está leyendo en estos momentos?

Estoy con Roth en ficción pero cada vez me gusta más el ensayo, que devoro. Una obra que aconsejo a cualquiera cuya actividad sea creativa es Free play, de Nachmanovitch, sobre cómo sacar partido de todas tus capacidades. Y me gusta mucho Rilke, sus Cartas a un joven poeta son maravillosas.

 

“Las empresas no pueden renunciar a una herramienta que les permite escuchar a sus clientes

“La empresa tiene que estar en Twitter. Es una gran herramienta para dialogar con tus clientes y, si no lo haces, tienes los días contados. Si te ponen en bandeja la forma de escucharlos, no puedes renunciar, porque además tu competencia lo está haciendo. Máxime cuando ahora mismo es mucho más importante la fidelización que la captación de nuevos consumidores. En lo personal, Marcos de Quinto, el director general de Coca-Cola España, tiene un excelente perfil en redes sociales y maneja Twitter estupendamente. Eso, a mi juicio, da una buena imagen de su empresa y le permite saber qué hace con Twitter su gente de Comunicación, Gestión, Marketing, sus distribuidores… porque está al día. Es cierto que consume tiempo pero un gran directivo actual no puede quedarse al margen de las nuevas tecnologías porque tiene que liderar a gente que está inmersa en ellas. Como los padres de familia. Si yo conozco las redes sociales, podré ayudar mucho mejor a mis hijos y establecer con ellos una forma de uso en función de mis conocimientos”.