miércoles, 26 de septiembre de 2018

El 25% de los alumnos de 1º de ESO en Andalucía comienzan el curso con libros digitales

Uno de cada cuatro estudiantes de Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) utilizan ya el libro digital.

En torno a un 25% de los alumnos andaluces que se han incorporado al primer curso de la ESO, aproximandamente unos 27.000 estudiantes, van a utilizar el libro digital en lugar del tradicional libro de texto. Se trata de una de las novedades del curso 2011-2012 que comenzó el pasado 15 de septiembre para un total de 896.904 estudiantes de ESO, Bachillerato, Ciclos Formativos, Programas de Cualificación Profesional Inicial, Educación Permanente de Adultos, Enseñanzas Artísticas e Idiomas.

El curso pasado, el libro digital se utilizó de forma experimental en 82 centros educativos andaluces, que se seguirán desarrollando este año en un total de 93. Sin embargo, 158 IES de la comunidad han decidido dar el salto a lo digital en lo que a libros de texto se refiere y han aprovechado la oportunidad que la Consejería de Educación les brindó el pasado mes de julio con la aprobación del nuevo decreto que regula el depósito, registro y supervisión de libros de texto.

Esta normativa, que sustituye a la vigente desde el año 2000, ha permitido a los IES acogerse al formato digital desde el primer curso de la ESO, aprovechando que los alumnos de sexto de Primaria pasan a primer curso de Secundaria con el portátil personal que han utilizado previamente en la Escuela Tic 2.0.

Actualmente, existen tres modalidades de libro digital, todas ellas con el contenido limitado a la licencia otorgada a la editorial por la Junta de Andalucía para evitar posibles 'licencias a terceros' a través de contenidos extra o enlaces web.

En el sistema online, el centro selecciona el libro de texto en soporte digital que será alojado en los servidores internos para su consulta y uso directo desde los ordenadores del aula. Por su parte, en el modelo offline, los libros de texto digitales son distribuidos en soporte físico de modo que no es imprescindible la conexión inalámbrica a Internet.

Además, los centros podrán realizar sus propios materiales didácticos en formato electrónico, gracias al 'software libre' que garantiza la compatibilidad de los libros con los equipos digitales de las aulas andaluzas.

Descenso de estudiantes en ESO y subida de alumnado adulto

De todas las etapas educativas, este nuevo curso ha registrado un mayor descenso de alumnos de Secundaria Obligatoria (4.371 estudiantes menos), continuando así la tendencia negativa de años anteriores.

Por contra, ha destacado la subida del alumnado en Educación Permanente de Personas Adultas, con 8.028 estudiantes más que el curso anterior; y de Ciclos Formativos, con 5.088 más. También ha crecido el número de alumnos en las Enseñanzas de Régimen Especial (Música, Danza, Arte Dramático e Idiomas), Bachillerato, Programas de Cualificación Profesional Inicial y Educación Especial.

Para luchar contra el fracaso escolar y el abandono educativo, la consejería de Educación ha asegurado que va a seguir ampliando la oferta educativa de "segunda oportunidad" dirigidas a recuperar al alumnado que dejó los estudios. Ejemplo de ello es la convocatoria de 'Becas Andalucía Segunda Oportunidad' para jóvenes desempleados con cargas familiares que quieran retomar su formación. Ésta constará de 3.000 ayudas de 400 euros mensuales con un presupuesto de 12 millones de euros para este curso.

Redacción