miércoles, 14 de noviembre de 2018

Drones para supervisar espacios cerrados, confinados o de difícil acceso

En la imagen, técnicos y profesionales del equipo de Elimco Aerospace En la imagen, técnicos y profesionales del equipo de Elimco Aerospace

Los drones son los nuevos ojos, los nuevos espías, los nuevos supervisores para un sinfín de tareas. La compañía andaluza especializada en soluciones tecnológicas de alto valor añadido para sectores como el aeroespacial, defensa, ferroviario y naval, Elimco Aerospace lidera IDRON. Un proyecto pionero en Europa para la utilización de drones en la inspección de espacios confinados, interiores, muchos de ellos de difícil acceso y con riesgo para operarios y trabajadores.

La compañía, perteneciente al grupo tecnológico Ingemont, está desarrollando esta iniciativa junto a la Empresa Metropolitana de Abastecimiento y Saneamiento de Aguas de Sevilla (EMASESA), la Universidad de Sevilla y el Centro Avanzado de Tecnologías Aeroespaciales (CATEC). Este proyecto, financiado por la convocatoria RETOS Colaboración del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, "situará a España como referente y líder en Europa en la aplicación de tecnologías para la inspección de este tipo de espacios", aseguran desde la firma andaluza.

El proyecto IDRON cuenta con una inversión de casi un millón de euros, de la cual prácticamente la mitad la aporta Elimco, y una duración de dos años. Gracias a esta tecnología se pueden minimizar los riesgos laborales y aumentar la eficiencia en los procesos de inspección, al emplear los drones para supervisar espacios cerrados, como pueden ser las canalizaciones de agua en lugares de difícil acceso o sitios cerrados con potencial peligro para las personas, o que al menos requieren de medidas de seguridad y prevención elevadas y exigentes.

De hecho, en la actualidad las inspecciones requieren de personal cualificado, y altos períodos de paradas técnicas en planta, por lo que se convierten en un proceso largo, de elevado coste, tedioso y arriesgado. En este sentido, el proyecto supondrá un avance tecnológico y aportará una serie de ventajas competitivas que permitirán cambiar de forma drástica la forma en la que se realizan este tipo de inspecciones por medios convencionales.

Drones con libertad de movimientos

IDRON es un proyecto de relevancia y calado para las empresas y entidades participantes, y en la iniciativa trabaja un equipo transversal y multidisciplinar compuesto por 50 técnicos y profesionales. Y uno de sus principales fines es incrementar la competitividad y diferenciación, no solo de las organizaciones que lo están desarrollando, sino sobre todo de las empresas que al final hagan uso de esta tecnología para su actividad.

Este proyecto presenta una serie de factores diferenciadores respecto a otros proyectos que hacen uso de drones, ya que se desarrollará para cualquier tipo de espacio confinado y funciona con un sistema autónomo de navegación por el cual se programa un recorrido con total libertad de movimientos, eliminando el error humano. Además, incluye un sistema de seguridad que le permitirá operar de forma fiable en este tipo de espacios de difícil acceso. Las pruebas reales con dispositivos plenamente prototipados están previstas para el ecuador del programa, es decir, para mediados o finales de 2019.

Para Elimco el proyecto IDRON cuenta con un "enorme potencial de desarrollo y escalabilidad". El uso de drones autónomos es aplicable a todo tipo de sectores y en este tipo de entornos es muy útil, dado que esta tecnología resuelve tareas que reúnen las 3Ds (dirty, dangerous and dull, en su expresión inglesa), proclives a ser automatizadas.