lunes, 23 de noviembre de 2020

Andalucía lidera el proyecto europeo GEN4OLIVE para acelerar el aprovechamiento de los recursos genéticos del olivo

Sólo un 5% de las variedades de olivos está presente en la mayor parte de la superficie cultivada Sólo un 5% de las variedades de olivos está presente en la mayor parte de la superficie cultivada

La innovación en el sector olivarero es esencial para la economía andaluza. De ahí la importancia de la puesta en marcha del proyecto europeo GEN4OLIVE, coordinado por la Universidad de Córdoba, y una Acción de Innovación financiada por el Programa Marco Europeo Horizonte 2020.

Las universidades de Jaén y Granada, Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA) y las empresas Galpagro, Cámbrico Biotech y Santa Cruz Ingeniería son las otras entidades andaluzas que participan en este proyecto, que pretende aprovechar los recursos genéticos del olivo, acercándolos tanto a obtentores de nuevas variedades como a olivareros, para la mejora del cultivo y la seguridad alimentaria.

El sector olivarero es uno de los más importantes de la cuenca mediterránea y de la agricultura europea en general, con grandes impactos sociales y económicos. La aparición de enfermedades, como la Xylella, y el cambio climático están amenazando al sector, mientras los recursos genéticos, que podrían tener la clave para resolver estos problemas, no son suficientemente explotados a día de hoy.

Actualmente, hay más de 1.200 variedades de olivo por todo el mundo, pero sólo un 5% de las mismas están presentes en la mayor parte de la superficie cultivada. Los recursos genéticos del olivo se preservan en Bancos de Germoplasma, pero, como destacan los participantes en el proyecto, "aún es necesario un esfuerzo común para caracterizar claramente todos los aspectos relevantes de este material genético e integrar toda la información de forma que sea fácil de explotar".

El proyecto GEN4OLIVE reúne a un amplio consorcio multidisciplinar y transdisciplinar, con 16 socios de 7 países diferentes, incluyendo los Bancos Internacionales de Germoplasma de los 5 principales países en el ámbito oleico, quienes proporcionarán el material que será estudiado y explotado. Además, el Consejo Oleícola Internacional (COI) apoya al proyecto GEN4OLIVE, formando parte de su Consejo Asesor.

El proyecto busca alcanzar sus objetivos por medio del desarrollo de actividades conjuntas previas de mejora, con el fin de caracterizar en profundidad más de 500 variedades de olivo y 1.000 genotipos de variedades (olivo) silvestres y milenarias, con el foco en cuatro temáticas fundamentales: resiliencia al cambio climático, resistencia a plagas y enfermedades, control y seguimiento de las variedades con alta producción y calidad de producto, adaptación a los sistemas modernos de plantación.

Para ello se va a trabajar en una interfaz inteligente y fácil de usar para que los recursos genéticos sean más accesibles al usuario final. Además se van a crear dos aplicaciones móviles basadas en inteligencia artificial para identificar variedades de olivo y detectar fácilmente potenciales enfermedades. Y, por último, se va a impulsar la participación activa de obtentores y olivareros, a través de dos convocatorias para pymes de apoyo a actividades previas de mejora y planes de mejora.