miércoles, 23 de mayo de 2018

José Luis Casado: "Estamos ante un constante proceso de innovación interna"

Entrevista al director en Andalucía de ESIC Business & Marketing School, José Luis Casado, para el número de enero de MERCADOS21.

José Luis Casado, director Andalucía de ESIC.

Actualmente, la empleabilidad, la competitividad y la formación se erigen como pilares básicos en el complejo panorama laboral. En este punto, las escuelas de negocio juegan un papel importante en la calidad formativa de profesionales y empresas. ESIC, como una de las cuatro grandes escuelas españolas, aporta  gran heterogeneidad en todos sus programas.

¿Cuál es la situación de las Escuelas de Negocio en estos momentos?

Las Escuelas de Negocios, como sector dedicado al desarrollo y perfeccionamiento de profesionales para el entorno empresarial, estamos atravesando un momento muy especial. Por un lado, parece haberse instalado en el mercado el tópico de que en épocas de crisis las entidades dedicadas a la formación sufren poco, e incluso, les puede ir mejor. Esto, que en cierta medida es así en crisis normalizadas, no es real en una crisis de las dimensiones que atravesamos. La longitud de la crisis está suponiendo innumerables problemas para los profesionales y las empresas y eso, lógicamente, nos afecta.Por otro lado, los cambios derivados de la crisis y los nuevos desafíos para el futuro, nos han llevado a realizar una profunda reflexión sobre nuestro papel en el mercado y en la formación de los futuros profesionales que tendrán que afrontar nuevos desafíos. En este sentido, estamos ante un constante proceso de innovación interna.

Ahora, ¿es difícil conseguir alumnos o por el contrario, es cada vez mayor el número de profesionales y estudiantes que desean ampliar y mejorar su formación para ser más competitivos en el mercado actual?

La empleabilidad del profesional y la competitividad de las empresas son conceptos ligados a la formación. En este sentido, la formación es uno de los pilares básicos para el desarrollo y, en épocas de crisis, con mayor motivo. En este sentido, es cierto que son muchos los profesionales y las empresas que desean ampliar sus experiencias formativas en los momentos actuales, pero también no es menos cierto, que las consecuencias de la crisis se hacen notar. El crédito no fluye, los presupuestos se estrechan, la volatilidad es alta y, en consecuencia, los profesionales y las empresas encuentran dificultades para abordar procesos formativos, tanto por dificultades económicas, como dificultades de disponibilidad. Conseguir alumnos no es fácil en momentos como el actual.

¿Cómo consiguen incrementar alumnos o fomentar la fidelización de ellos a la Escuela?

Sólo tenemos una manera de hacerlo formando buenos profesionales. La calidad de la enseñanza y la fiabilidad cara a los reclutadores es esencial. En ello intervienen muchos factores: programas que respondan a las necesidades del mercado, claustro de profesores formados por profesionales de empresa, innovación sistemática, internacionalización, etc. En la medida en que nuestros alumnos salgan al mercado y aporten valor a las empresas, estaremos ofreciendo respuestas solventes al mercado y el perfil ESIC seguirá siendo demandado.

Sede de ESIC en Sevilla.

La financiación y costes podrían ser las dificultades más cercanas de los alumnos para matricularse en las escuelas de  negocios, ¿existe en ESIC algún tipo de financiación o formas de pago determinadas para favorecer la inserción de todo tipo de alumnado?

Conscientes de las dificultades actuales, ESIC está poniendo a disposición de los aspirantes a cursar nuestros programas un servicio individualizado para tratar de superar entre todos estas dificultades. Estamos asumiendo modelos de fraccionamiento de pago muy beneficiosos para el alumno. Superar este escollo es importante en momentos complicados.

Aunque el Plan Bolonia ha introducido cambios en la formación universitaria española, ¿ha afectado o influido en algún aspecto a las escuelas de negocio?

ESIC en una Escuela de Negocios privada que ofrece Master Profesionales. En este sentido, no estamos afectados por el Plan de Bolonia. Este es un asunto universitario que poco tiene que ver con la formación de profesionales para el entorno empresarial y la trayectoria de las Escuelas de Negocios. Otra cosa es que la aparición de Master Oficiales en las Universidades ha provocado una confusión importante entre los consumidores. Lo resumiré en una frase Si te duelen las muelas, lo lógico es que vayas al dentista y no al oculista, por muy médico que éste sea.

Teniendo en cuenta toda la polémica suscitada en torno a la implantación del Plan Bolonia en España, ¿qué opinión le merece este nuevo sistema? ¿Cuáles son las principales ventajas que aporta?

El Plan Bolonia ha venido a implementar criterios que las Escuelas de Negocios llevamos trabajando décadas. Creo que es algo positivo, pero también creo que es algo muy complicado de asumir y desarrollar desde la inmensa maquinaria universitaria. Yo espero que las Universidades tomen conciencia de que su misión cara a la sociedad ha mutado y que ya no es sólo la generación de conocimiento, que es fundamental, sino la de preparar a los jóvenes para el mercado laboral, sea cual sea la profesión que hayan elegido. Este asunto es un tema muy complejo: ¿por qué no hay Universidades españolas entre las 100 más prestigiosas del mundo? ¿por qué entre las 100 mejores Escuelas de Negocios del mundo sí hay más de 5 Escuelas de Negocios españolas? Parece una paradoja, pero se explica desde la visión y misión que tuvieron desde su aparición en el mercado.

Alumnos recibiendo formación en ESIC Andalucía.

Algunos manifestantes alegaron que el Plan Bolonia promovía la privatización de la educación, ¿es cierto?

No, de ningún modo. Creo que eso era una forma de justificar otros asuntos.

Finalmente, ¿falta en nuestro país concienciación sobre la importancia de la escuelas de negocio para incrementar la competitividad individual y empresarial?

No lo creo. Creo que el valor de las principales escuelas de negocios de España está más que contrastado en el mercado, tanto a nivel nacional como a nivel internacional. Creo que los resultados hablan por sí solos. Distinto es el grado de concienciación que tienen las autoridades al respecto de estos asuntos. En algunas comunidades autónomas si que hay una gran concienciación, en otras menos.

Fabiola Lobo