viernes, 20 de septiembre de 2019

“El reto de la Universidad Loyola es crecer en estudiantes, títulos, calidad y servicio a la sociedad”

Acto inaugural del nuevo curso de la Universidad Loyola Andalucía Acto inaugural del nuevo curso de la Universidad Loyola Andalucía

La Universidad Loyola ha celebrado el acto de apertura del curso 2019/2020, el séptimo de la Universidad, que se ha desarrollado en el Parque de Innovación y Desarrollo Dehesa de Valme en Dos Hermanas, en el nuevo campus de la universidad.

Un acto al que han asistido junto a la comunidad universitaria, el alcalde de Dos Hermanas, Francisco Toscano; el delegado del Gobierno, J. Lucrecio Fernández; la viceconsejera de Economía, Conocimiento, Empresa y Universidad, Lorena García de Izarra; el subdelegado del Gobierno, Carlos Toscano, así como otras autoridades académicas, civiles y militares y representantes empresariales.

El acto académico ha consistido en la presentación del informe del secretario general Pedro Pablo Pérez; la lección magistral a cargo de Mercedes Torres, directora del Departamento de Métodos Cuantitativos de la Universidad Loyola; y finalizó con el discurso del Rector, Gabriel Pérez Alcalá, dando por inaugurado el curso académico.

El reto de crecer

En su intervención, el rector de la Universidad Loyola ha afirmado que el reto al que ahora se enfrenta la institución es el de "crecer para llegar a ser la universidad que soñamos ser". En este sentido, Pérez Alcalá ha indicado que "con el tamaño que vamos a alcanzar este año, unos 3.400 alumnos y unas 450 personas de personal de estructura, somos una institución potente, pero aún una universidad pequeña".

Así, ha explicado que, para lograrlo, Loyola aún ha de crecer hasta ser "más del triple de lo que hoy somos, hasta los 10.000-15.000 estudiantes, y este crecimiento es posible, pues empezamos con menos de 400 estudiantes y hoy somos ocho veces más grandes".

Por ello, ha indicado que, en los próximos años, la Universidad "crecerá en estudiantes, en titulaciones de grado en ámbitos nuevos y con nuevos enfoques, en titulaciones de máster para liderar la formación de los profesionales del futuro, así como en programas de doctorado, formación executive y de idiomas".

Y lo hará también en actividad investigadora, "el pasado curso llegamos a los 100 JCR, cuando hace sólo seis años no llegábamos a 10, y el volumen de proyectos pasó de los 18 y superó el 15% de nuestros ingresos totales, lo que nos convierte en una de las universidades españolas con mejores ratios de investigación en España y que augura un crecimiento que hemos de mantener en los próximos años".

Entre las líneas de acción, Gabriel Pérez también ha incidido en el crecimiento en servicio a la sociedad, en la formación de capital humano, en emprendimiento, en dinamización cultural y espiritual, y en transformación social de las zonas más desfavorecidas y en cooperación al desarrollo. En este sentido, ha señalado, que la Universidad ha de crecer asimismo "en fidelidad a la misión de la Compañía de Jesús, en espiritualidad, en servicio a los pobres y en sostenibilidad".

Para finalizar, el rector de la Universidad Loyola ha asegurado que la clave de este crecimiento es la calidad, "una universidad como la nuestra, privada y jesuita, solo puede crecer si lo hace a base de calidad, de excelencia".

Lección inaugural

Mercedes Torres, directora del Departamento de Métodos Cuantitativos de la Universidad Loyola, ha pronunciado la lección inaugural bajo el título "La contribución de la investigación cuantitativa a la generación de valor: Optimización de la distribución geográfica de la Ayuda Oficial al Desarrollo".

En su discurso, ha explicado cómo desde el departamento que dirige las líneas de investigación prioritarias están alineadas con algunos de los problemas mundiales más acuciantes, como el desarrollo, la desigualdad, la sostenibilidad medioambiental y las políticas sociales. Así, se ha centrado en la investigación cuantitativa en el ámbito de la cooperación al desarrollo y para ello ha presentado un modelo de optimización de la distribución geográfica de la ayuda oficial al desarrollo concedida por los países donantes.