domingo, 27 de mayo de 2018

Diego Sánchez: “Trabajo en la empresa alemana donde he realizado las prácticas. Ha merecido la pena estudiar FP”

Entrevista a Diego Sánchez Borrego, alumno del CIFP Medina del Campo 

M.M.G.   I    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.   I   8/10/2012

Alumno del ciclo formativo de grado superior Mantenimiento de Equipo Industrial del Centro Integrado de Formación Profesional Medina del Campo (Valladolid), Diego Sánchez Borrego ha realizado sus prácticas en Alemania y allí ha encontrado la oportunidad profesional que buscaba. En pleno éxodo de jóvenes españoles hacia destinos en los que poder disfrutar de un presente y un futuro laboral con garantías y con la enésima reforma educativa encima de la mesa, una nueva vuelta de tuerca que pretende, de momento sólo sobre el papel, acercar la FP a la empresa, Diego comparte su experiencia con MERCADOS21.

Diego Sánchez Borrego.

¿Por qué decidió estudiar FP?

Se trata de unos estudios de gran calidad, donde te especializas en una profesión, algo que es posible conseguir en un corto periodo de tiempo, y existen muchas salidas profesionales. Por lo general es una formación más técnica y práctica que la universitaria. La duración es inferior y se consigue una buena preparación. Además, la oferta de ciclos formativos es muy amplia.

¿Qué es lo que más valora de su formación?

Sin duda, las capacidades adquiridas. El centro cuenta con grandes profesionales, buenas instalaciones y buen material didáctico.

¿Responde a lo que pide la empresa a un buen profesional?

Un buen profesional se hace con el tiempo, pero una vez finalizado el ciclo formativo uno ha adquirido los pilares, los conocimientos y las habilidades necesarias para desarrollar un trabajo con garantías.

¿Cuál ha sido su experiencia durante el periodo de prácticas? ¿Qué aspectos han sido más positivos y en cuáles ha encontrado más dificultades?

Estoy muy contento. La integración en la empresa y en el grupo de trabajo ha sido excelente y desde el primer momento participé activamente en las tareas de mantenimiento. Esto no hubiera sido posible sin tener conocimientos de inglés, algo que me ha ayudado mucho tanto dentro como fuera de la compañía. Como dificultad, una con la que ya contaba, el idioma nativo, pero el primer paso era establecerme en Alemania y así comenzar a estudiarlo.

¿Cómo valora la posibilidad de realizar esas prácticas fuera de España?

Es una oportunidad interesante en todos los sentidos. Principalmente, por la experiencia que se vive y el desarrollo personal y profesional que todo ello aporta, pero también porque existe la opción de hacer turismo, de conocer otra cultura diferente, de iniciar nuevas amistades... Son muchas cosas, aunque no todas buenas, por supuesto. Es difícil arrancar una nueva etapa en un país diferente, pero hay que quedarse con lo positivo y seguir luchando día a día.

¿Tenía claro que, si la ocasión se presentaba, se quedaría a trabajar en el extranjero?

Si. Era mi intención y lo he conseguido. Trabajo en la empresa donde he realizado las prácticas y estoy encantado. Ha merecido la pena estudiar FP. Mi principal motivación era buscar una oportunidad laboral con mejores condiciones que en España, pero, a la vez, mejorar el currículum y aprovechar la posibilidad de incluir en él, al menos, las prácticas en otro país.

¿Qué aporta un periodo formativo fuera respecto a lo aprendido en clase?

Conocer cómo funciona una empresa y un grupo de trabajo, poner en práctica lo estudiado, afianzar conocimientos y ver cosas nuevas.

¿Cómo cree que podría mejorar la formación del alumnado en los centros para lograr una óptima inserción laboral?

Dando más importancia a asignaturas como Ret, que te prepara para la comunicación en la empresa, individual o colectivamente y a cualquier nivel; o  Fol, donde recibes información interesante a la hora de elegir un trabajo, relativa a contratos, riesgos laborales, derechos… Otra opción sería poder cursar una asignatura de lengua extranjera. Hablar más de un idioma puede ser muy valorado por las empresas, sobre todo con la cada vez más presente internacionalización.

¿Considera buena la tutorización de sus prácticas?

Para mí lo ha sido. Con el centro hubo comunicación constante para saber de mi situación y realizar un seguimiento. También hicimos una videoconferencia gracias a la que pude ver a mi tutora y a mis compañeros, saber qué tal estaban y cómo les iba a ellos. Además, en la empresa pasé gran parte del tiempo con un compañero que me enseñó el funcionamiento y mantenimiento general de la compañía así como de la zona de producción.