miércoles, 26 de septiembre de 2018

"Queremos superar los 100 millones de financiación y los 120.000 inversores"

Álvaro Luna, socio fundador de Housers.es Álvaro Luna, socio fundador de Housers.es

El crowdfunding no es una moda pasajera, es una realidad de inversión y financiación que en España ha crecido de forma exponencial. Un vehículo que Housers ha llevado al terreno inmobiliario. Y, a juzgar por los resultados, la evolución de esta plataforma es de franco crecimiento. Para conocer más de esta fórmula de inversión y ahorro con activos inmobiliarios, hablamos con Álvaro Luna, socio fundador de la firma.

Primero el hecho, la noticia: hace escasas fechas Housers adquiría su primera vivienda en Mallorca a través de crowdfunding. 318 inversores individuales financian 189.000 euros en tan solo cuatro días para la adquisición de una vivienda en Palma. El objetivo es lograr una rentabilidad por su alquiler del 4,18% y del 20,43% por el alquiler más la plusvalía de la venta. Beneficio que se repartirá entre los inversores que han participado en la financiación.

Segundo, entramos en faena: la entrevista llega como miel sobre hojuelas, en plena actividad y cuando acaba de producirse la adquisición de un nuevo inmueble.

Housers es la mayor comunidad de crowfunding inmobiliario de España y cuenta ya con 80 inmuebles. ¿Qué objetivos se ha marcado para este ejercicio?

El objetivo es seguir creciendo y diversificando. Desde la creación de Housers en 2015, hemos alcanzado ya este significativo número de inmuebles. Pero no nos vamos a quedar aquí. Sino que adquiriremos más inmuebles y de distinta tipología, de modo que diversificaremos la oferta. Hay que tener en cuenta que ya disponemos de viviendas que han madurado en el proceso de alquiler y que pueden entrar en el circuito de venta. De hecho, hemos completado la primera venta en Madrid. Además, en la medida que logremos nuevos inversores, se ampliará el número de a quienes les pueda compensar vender en menores plazos de tiempo.

Señala la diversificación como vía de crecimiento. ¿En qué va a consistir?

Hasta ahora contamos en nuestra plataforma sobre todo con viviendas que no han requerido de inversiones superiores al millón de euros. Y desde Housers sí queremos entrar en nuevos tipos de productos: locales para servicios, industriales o empresariales. Es decir, inmuebles que requieren de una inversión mayor, con importes superiores a 1,2 millones. Con ello ofrecemos a los clientes la posibilidad de diversificar.

En la actualidad, la mayoría de inmuebles son viviendas en régimen de alquiler. ¿Ésta seguirá siendo la principal fórmula de crecimiento para Housers?

Como ya le he indicado, nuestro objetivo es crecer y el alquiler es una opción muy buena para los inversores. Más aún, cuando la rentabilidad llega a superar el 4% como ocurre con la adquisición de la primera vivienda en Mallorca. De los 32 inmuebles alquilados el año pasado, la rentabilidad media se ha situado en el 3,19%. Algo impensable en otros mercados.

Y en relación con las ventas, ¿en qué horquilla prevéis moveros?

Nuestro objetivo es alcanzar los 10 inmuebles vendidos para este año, de los que ya poseemos en cartera, como es lógico.

La comunidad de inversores de Housers supera los 35.000 (a la fecha de cierre de esta entrevista, ya que la web de la firma no deja de registrar incrementos, día sí, día también). ¿Cuál será su incremento a corto o medio plazo?

Hay que tener en cuenta que ya superamos los 18 millones de euros de financiación colectiva y, en efecto, reunimos a una comunidad de pequeños inversores de más de 35.000 usuarios. Nuestra apuesta es aumentar la financiación hasta los 100 millones de euros y los 120.000 clientes/inversores.

¿Qué buscan estos pequeños inversores en una plataforma como Housers?

En primer lugar, hay que dejar muy claro que cada proyecto en Housers es independiente, con su precio y revalorización temporal concreta. Este es un punto a considerar importante, ya que otorga a los inversores una gran tranquilidad y transparencia desde que comenzamos la relación. Además, Hoursers proporciona un excelente producto de ahorro a los inversores, con rentabilidades netas medias muy superiores a otros productos, que oscilan entre el 3 y casi el 5%, y que pueden hacer líquida, mes a mes. Y con la estrategia de diversificación también abrimos un escenario de gran atractivo para la inversión. Un valor diferencial de Housers es que permite a todo el mundo participar desde 50 euros de forma fácil y ágil en la compra de inmuebles, para recibir rentabilidades a través de su posterior alquiler y venta.

oficina Housers

¿Cómo selecciona Hoursers los inmuebles? ¿Bajo qué criterios?

Para nosotros la seguridad es fundamental. Es el principio básico que guía todas nuestras actuaciones. Partiendo de aquí, nos marcamos, ante todo, que las operaciones sean rentables y seguras. Buscamos en nichos que sean atractivos, en los que la balanza riesgo/rentabilidad esté muy bien medido. El precio de compra potencial del inmueble y su ubicación son los dos factores diferenciales para nosotros.

La mayoría de los locales y viviendas se encuentran en Madrid y Barcelona, aunque también habéis ampliado a Valencia, Marbella y ahora a Mallorca. ¿Cuáles son los planes de expansión a otras ciudades y zonas?

Precisamente por lo que he comentado, nos hemos fijado básicamente en estos mercados. Porque entendemos que eran los que proporcionaban a los inversores seguridad y rentabilidad. En cualquier caso, estamos valorando otras zonas. Buena muestra de ello es la adquisición que hemos realizado en Mallorca, como indica. Cuando de verdad haya una oportunidad, entonces entraremos en el lugar que sea preciso.

Los datos parecen dibujar un panorama en el sector inmobiliario al menos de una cierta estabilidad tras los duros años de la crisis. En su opinión, ¿en qué situación real se encuentra?

Considero que el sector está todavía en un momento de importantes ajustes. En una situación que no es fácil, y que se traduce en que grandes bolsas de suelos de las ciudades estén acaparando la atención del mercado. Operaciones que son atractivas para las grandes firmas del sector, y que provoca que se estén peleando por ellas. Sigo insistiendo en que nuestra experiencia nos ha enseñado que lo importante de verdad es la ubicación y el precio por metro cuadrado, más allá del precio potencial de alquiler posterior.

La inversión participativa, el crowdfunding, ha experimentado un auge muy importante en España. Desde el punto de vista normativo y legislativo, ¿responde la norma a las necesidades actuales de este tipo de operaciones?

Debemos considerar que no tenemos la experiencia de Reino Unido o Estados Unidos en estas fórmulas de inversión colectiva. Y que en España nos encontramos en los comienzos, en los principios. Si somos conscientes de este punto de partida, creo que las cosas se están haciendo razonablemente bien. Lo que viene refrendado por el hecho de que cada vez hay un mayor interés por parte de los inversores en este tipo de fórmula. No hay más que ver el crecimiento en el sector financiero de las fintech. Considero que vamos por el buen camino, y que el potencial de desarrollo y crecimiento del sector es enorme.