martes, 22 de mayo de 2018

Prevemos la creación de unos 30.000 empleos en Andalucía alrededor del sector ambiental para el horizonte de 2020

Entrevista a María Jesús Serrano Jiménez

Consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio

La coyuntura mundial está determinando importantes cambios sociales e incluso en las estructuras económicas y empresariales. A su juicio, ¿qué aportaciones puede hacer el segmento medioambiental para que el modelo de desarrollo sea efectivamente sostenible?

 Desde la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía se ha iniciado la formulación de la "Estrategia para la generación en empleo medioambiental en Andalucía 2020", que englobará todas las políticas que desarrollará la Junta para apoyar las actividades productivas de la economía verde y consolidar de esta manera el liderazgo andaluz en este sector. Esta nueva estrategia se estructura en doce áreas temáticas: calidad del aire, recursos hídricos, gestión de residuos, energías renovables, agricultura y ganadería ecológica, espacios naturales y forestales, turismo sostenible, educación ambiental, investigación y ecoinnovación, ingeniería ambiental, construcción sostenible y transporte. En la definición de dicha estrategia participarán además de la administración autonómica, los agentes sociales y la ciudadanía en general, y se someterá a la consideración del Consejo Andaluz de Medio Ambiente. En este sentido, se prevé la creación de alrededor de 20.000 puestos de trabajo directo y 30.000 indirectos vinculados a dichas políticas ambientales.

En este sentido, ¿cuáles son las líneas maestras, los proyectos que está llevando a cabo la Agencia de Medio Ambiente y Agua de Andalucía?

La Agencia de Medio Ambiente y Agua, como ente instrumental de la Junta de Andalucía, se plantea la puesta en valor de sus recursos materiales y humanos con el objetivo de contribuir a la dinamización del sector ambiental y a la creación de riqueza y empleo. No se trata de que la Agencia sea una mera ejecutora de los encargos que recibe de la Junta, sino que estamos trabajando para convertirla en un instrumento de desarrollo de políticas de generación de actividad económica y empleo, contando para ello con todas las partes interesadas del sector ambiental de nuestra comunidad autónoma. Para ello, intentamos llevar a cabo una gestión integral del medio ambiente, contribuyendo a generar valor añadido en los municipios, potenciando las empresas locales y forestales andaluzas, y singularmente las de economía social, atrayendo inversiones, siendo de esta manera una organización referente del sector ambiental andaluz.

Uno de los grandes problemas sociales derivados de la situación económica es la alta tasa de desempleo. ¿Qué contribución o peso tiene el sector ambiental en el empleo en la comunidad? ¿Qué nuevos nichos pueden tirar de la creación de empleo?

Andalucía es la comunidad autónoma con mayor número de empresas dedicadas al sector ambiental, con un total de 9.800 compañías ligadas a este sector, lo cual supone el 16,7% del total español. Todo ello representa, según los últimos datos publicados a nivel estatal por el Gobierno, un impacto cercano a los 90.000 empleos y una facturación superior a los 2.200 millones de euros. Como dato complementario, puedo decir que la aprobación del Plan Andaluz de Medio Ambiente en 2012 supuso la proyección de más de 38.000 empleos, centrados en la gestión de los recursos naturales y la calidad ambiental como motores del desarrollo. En cuanto a los nuevos espacios de creación de empleo, desde la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio estamos llevando a cabo actuaciones para promover la creación de puestos de trabajos en el sector forestal y rural en el marco del Plan de Mejora Forestal de la Junta. En este sentido, se aboga por promover un nuevo modelo de gestión forestal que ponga a disposición de los agentes sociales el patrimonio natural, combinando la planificación pública con la iniciativa privada.
Igualmente, con respecto a los espacios naturales se apuesta por impulsar medidas de dinamización para una rentabilización de nuestro patrimonio natural en dichos espacios, con el claro objetivo de general valor y empleo. Otros sectores donde Andalucía tendrá un papel relevante son las energías renovables, potenciando su uso como motor de desarrollo económico y creación de empleo, especialmente en el caso de la generación eléctrica con biomasa, ya que de un lado tiene un alto impacto en el fomento del empleo forestal en el territorio y, de otro, contribuye a la reducción de combustibles fósiles y, con ello, al descenso de emisiones de gases de efecto invernadero.
Señalar también la generación de empleo derivado de las políticas de mejora de infraestructuras hidráulicas, que como consecuencia del canon de mejora, que tiene carácter finalista, solidario, progresivo y de ámbito regional, contribuye a la consecución de los objetivos de depuración con independencia del lugar de ejecución. En Andalucía los sectores ambientales considerados emergentes también se relacionan con la sostenibilidad urbana asociada al modelo de ciudad inteligente (Smart city), las bioteconologías y bioindustrias, la gestión de infraestructuras ambientales y servicios ecosistémicos, la alimentación sostenible, la agricultura y ganadería ecológicas, o la salud y calidad de vida, entre otros.

La Junta de Andalucía ha sido una de las administraciones que ha abanderado más claramente la lucha contra el cambio climático. ¿En qué estado o situación se encuentra la estrategia de la administración regional al respecto? ¿Qué logros o resultados podrían reseñarse?

Andalucía ha alcanzado los objetivos fijados en el Plan de Acción por el Clima: Programa de Mitigación, en el que se comprometía a reducir un 19% las emisiones en el año 2012, respecto de 2004. En estos últimos días el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía ha aprobado el anteproyecto de Ley de Cambio Climático, visualizando de esta manera que Andalucía sigue siendo referente en la lucha contra esta amenaza, y que eleva al máximo rango jurídico todas las acciones que se vienen desarrollando por parte de la Junta desde el año 2002. Esta futura ley se centrará particularmente en las emisiones difusas, que hasta ahora no estaban suficientemente reguladas, al no estar sujetas al Régimen Europeo del Comercio de Derechos de Emisión. Para ellas, que suponen el 55% del total, se fija no rebasar en 2020 el nivel registrado en 2005. Para el cumplimiento de los objetivos planteados se prevé la creación de un sistema de compensación de emisiones, incrementar los sumideros naturales y otra acciones novedosas. La primera de todas estas medidas se concreta en la creación del Sistema Andaluz de Compensación de Emisiones, instrumento pionero en España, que facilitará la participación en la lucha contra el cambio climático, tanto para los que tengan el régimen obligatorio como para los voluntarios. Administraciones y empresariado estamos convocados a lograr retos comunes.

Algunos informes ya alertan de que se está retrocediendo en este terreno. Que la lucha contra el cambio climático está en retroceso. Para ello ponen de manifiesto el C02 lanzado a la atmósfera, que está volviendo a niveles de hace prácticamente dos décadas. En su opinión, ¿se está produciendo una relajación, un dejar hacer? ¿Está sirviendo la crisis de excusa o coartada para ello?

Recientemente se ha celebrado la Cumbre del Clima de la ONU en Nueva York, en la que se ha puesto de manifiesto que la preocupación internacional por el cambio climático sigue activa. Aunque aún hay países que no han manifestado su intención de participar en compromisos internacionales (China, India), la Unión Europea mantiene su liderazgo en esta materia, plasmada en los compromisos fijados para 2020 y 2030. Estos compromisos de la UE vinculan directamente a España y sus CCAA a la mitigación del cambio climático, aunque aún están por definir los objetivos nacionales. A nivel regional, el compromiso del actual gobierno andaluz presidido por Susana Díaz, de aprobar una Ley de Cambio Climático, es indicativo de que el cambio climático es una prioridad. Con el nuevo texto legislativo queremos desvincular esa idea de que la lucha contra el cambio climático representa un perjuicio económico. Combatir el deterioro ambiental lejos de ser una carga para nuestras empresas, se presenta como una oportunidad, como un valor añadido, que dará a los servicios y productos nacidos en Andalucía mayor atractivo en el mercado.

Uno de los sectores que sí se encuentran en crecimiento es el turístico. En los últimos años el incremento de visitantes que buscan más que el sol y playa es continuado. Turistas y visitantes que buscan excelencia y calidad, entre ellos, quienes quieren conocer la privilegiada naturaleza de Andalucía. ¿Cuál está siendo el comportamiento de visitas a los espacios naturales y protegidos de la comunidad autónoma?

Efectivamente, el turismo tiene un peso decisivo en la economía andaluza. Uno de los pilares básicos que soportan que Andalucía siga siendo el destino por excelencia tanto nacional como internacional es su potencial ambiental, no solo por la variedad y por la diversidad, sino también porque no tiene una estacionalidad tan marcada como el turismo de sol y playa.
En este sentido, la Red de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía, que engloba los ecosistemas más representativos de Andalucía y que abarca 242 espacios con una superficie total de 2,75 millones de hectáreas, supone el alma mater del turismo de naturaleza, y confirma la tendencia alcista de este tipo de turismo. Los datos más recientes indican cifras de visitantes que superan con creces el millón de personas, siendo las zonas más significativas Doñana, Cabo de Gata, Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas, Sierra Nevada y el Torcal de Antequera.
En esta línea, la Junta de Andalucía ha dotado a los Espacios Naturales de una importante infraestructura que facilita su visita y que ha servido de base para el desarrollo empresarial y la creación de empleo en zonas rurales. Por lo tanto, no sólo debemos centrarnos en el incremento de visitantes, sino también en las necesidades que empresas y agentes locales pueden cubrir en estos espacios. Todo ello supone un importante motor de desarrollo socioeconómico.
Como hecho significativo, este año se ha puesto en marcha un portal integrado de reservas de los diferentes centros de visitantes de los Espacios Naturales de Andalucía, que está dando muy buenos resultados. Es www.reservatuvisita.es

Una vez pasado prácticamente el periodo estival, ¿qué balance puede hacernos del Plan Infoca de este año hasta el momento?

Sobre el Plan INFOCA hay que destacar el dispositivo en sí mismo. La Consejería cuenta con 4.500 profesionales especializados dedicados al Plan de prevención y extinción de la Comunidad Autónoma, distribuidos geográficamente por los distintos municipios con el fin de proteger nuestro patrimonio forestal andaluz. A falta de que finalice el periodo de alto riesgo de incendios (15 de octubre), este año el personal de tierra ha duplicado el número de horas en tareas de extinción respecto del año pasado. Se trata de un dispositivo de emergencias que está operativo durante todo el año, realizando una gran labor preventiva, interviniendo en los numerosos incendios forestales que se producen también fuera del periodo estival y colaborando en otras emergencias ambientales como inundaciones, nevadas o vertidos de hidrocarburos.

La principal variable de cara a un desarrollo económico y social equilibrado es el uso eficaz y razonable de los recursos. De manera muy especial del agua. ¿A qué retos se enfrenta la Agencia con el fin de hacer un uso óptimo de este escaso y preciado recurso?

La Agencia es el medio propio del que dispone la Consejería para el diseño, construcción, conservación y mantenimiento de infraestructuras hidráulicas en la comunidad autónoma de Andalucía en los ámbitos geográficos y administrativos de su competencia. Nuestro principal reto es cumplir los objetivos de la Directiva Marco del Agua, materializando en el territorio la vocación de garantizar la protección de las aguas y promover un uso sostenible que permita disponer del recurso natural a largo plazo.
En la actualidad la principal actividad de la Agencia en materia hidráulica se centra en el diseño y construcción de Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales que deben solucionar la depuración en los municipios andaluces que aún no cuentan con esta infraestructura. Desde el punto de vista de la sostenibilidad del recurso, la Agencia diseña y construye, conserva y moderniza infraestructuras de abastecimiento lo que repercute en la optimización de los sistemas de aducción, transporte, almacenamiento y distribución de agua, en cuanto a que se minimizan las pérdidas y se mejoran los costes de explotación.

La innovación y la formación son dos pilares de relevancia en todo lo relacionado con el equilibrio ambiental. ¿Qué programas tiene previsto el organismo en estos campos?

En efecto, la innovación y la formación juegan un papel fundamental en toda organización que tiene vocación de servicio y de futuro. La Consejería de Medio Ambiente, con más de 20 años de experiencia, considera tanto la innovación como la formación procesos estratégicos, tanto para la ejecución de sus actividades como para contribuir al desarrollo ambiental de la comunidad.
Las actividades de innovación cubren un amplio espectro del conocimiento de la organización, destacando aquellas áreas relacionadas con la mejora de productos y servicios prestados en la gestión de emergencias, tales como sistema de posicionamiento de medios terrestres; la valorización energética de especies forestales arbustivas; la mejora de procesos y usos de productos forestales, como la piña; el desarrollo de equipo de gancheo homologado y otras muchas líneas de actividad.
En el caso del Plan INFOCA y las nuevas tecnologías, mantenemos una apuesta firme por distintas aplicaciones y desarrollos con personal propio que han supuesto un enorme avance para las operaciones de extinción de incendios. A modo de ejemplo, podemos destacar el desarrollo propio de una aplicación de localización de personal y recursos a través de terminales Blackberry.
Y de otro lado, desde la Agencia también participamos en proyectos europeos de innovación, como por ejemplo, el Life +ETAD, que tiene como objetivo el diseño de una planta para la descontaminación de aguas ácidas procedentes de lixiviados de minería, mediante tratamientos pasivos. Otro de los proyectos destacados es Expediente I+D+T, que consiste en la puesta a punto de una metodología para la determinación de contaminantes emergentes y especies metálicas en efluentes de depuradoras de Andalucía.
En lo que se refiere a formación, desde el año 2010 la Agencia ha iniciado una serie de alianzas con varias Universidades andaluzas para potenciar programas formativos. Estos últimos impartidos se han realizado de forma compartida con aportación de expertos de ambas entidades enriqueciendo la transferencia de conocimiento, en temas diversos que van desde la Gestión de la Biodiversidad y la Geodiversidad, hasta la Gestión de Vertidos de Hidrocarburos o los Sistemas de Información Geográfica. En total, 220 técnicos de la Agencia han pasado por estos programas formativos de Experto Universitario, que han contribuido a reforzar la cultura de medición, para asegurar la calidad y el resultado práctico de la actividad formativa y la mejora permanente.
De forma complementaria, en el marco del Plan Andaluz de Formación Ambiental desarrollado por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio desarrolla una serie de cursos con el objetivo de mejorar las capacidades de los profesionales del medio ambiente e impulsar la innovación en campos como la educación ambiental, la sostenibilidad urbana, el cambio climático, la gestión de espacios naturales y la conservación de su biodiversidad. Este catálogo de cursos se ha convertido en un referente entre los profesionales y su demanda crece de forma constante.