martes, 22 de mayo de 2018

La visión del economista sobre los grandes temas de actualidad

Mercados21 tuvo la oportunidad profundizar con Manuel Alejandro Cardenete en los principales asuntos económicos de la actualidad andaluza y española en su condición de experto y catedrático de Economía. En el transcurso de la conversación no esquivó ninguno de los temas planteados y se adentró en algunas de las cuestiones primordiales para el futuro económico de la sociedad española.

Como economista, ¿en qué escenario nos moveremos en el corto o medio plazo?

El 3 de noviembre presentamos el próximo informe Loyola Economic Outlook. Casi con toda seguridad, vamos a mantener las previsiones que hicimos en primavera. Es decir un 3,1% de crecimiento del PIB para España y un 2,8% para Andalucía. Esto traducido en tasas de desempleo para España será un 21% y para la comunidad autónoma entre un 31 y un 32%. Lo que significa que nos vamos a mover en un entorno todavía adverso en términos de empleo y claramente insuficiente. De cara al año 2016, todo indica que serán previsiones inferiores a las de este año. ¿Eso es malo? Es evidente que crecer algo menos que este año no es bueno, pero si lo miramos de forma desestacionalizada, crecer alrededor del 2,5% es muy positivo. Nuestro problema es que tenemos un mercado laboral que es demasiado ineslástico al crecimiento del PIB. Y eso es muy grave.

Si algo parece haber demostrado esta crisis, es que ya no se cumple esa especie de aserto de que para crear empleo España tenía que crecer por encima del 3%.

Sí, se está creando empleo, pero a un ritmo muy lento. Es necesario continuar con la flexibilización del mercado laboral, de las cuotas de la Seguridad Social. Es muy difícil para una empresa, por no decir insostenible, soportar costes unitarios del 32 al 35%. Hay que tener en consideración que, por ejemplo, en Dinamarca el coste unitario de Seguridad Social es de un 4%. Con esta diferencia es muy difícil competir. Habría que plantearse seriamente una reforma integral, aunque soy consciente de que eso es abrir la caja de Pandora. Si el 40% del presupuesto en este país se lo come la Seguridad Social, creo que deberíamos ponderar de forma sosegada qué Estado del Bienestar es posible.

¿Hay forma de revertir la situación que plantea con el crecimiento vegetativo actual y el estancamiento demográfico?

Siendo realista y sincero, lo cierto es que no hay margen. Hay un estrangulamiento en el crecimiento vegetativo en el tramo de edad más productivo, sumado a una tasa de empleabilidad muy baja, lo que hace que el mantenimiento del resto de la población sea insostenible. De hecho en los últimos tres años se han cogido de la hucha de la Seguridad Social 43.000 millones de euros para el pago de pensiones, por lo que quedan 35.000 millones. Así es muy complicado seguir. Dentro de las reformas que están encima de la mesa se encuentra la de las pensiones. Con el escenario actual, las pensiones futuras van a estar en mínimos.

Mediada la crisis fueron muchas las voces que empezaron a entonar "el mea culpa" y los buenos propósitos de enmienda. Mirando hacia atrás, ¿se ha perdido una oportunidad de rectificación o al menos de prevención de futuros desmanes?

Se están produciendo revalorizaciones en bolsa inexplicables, se está volviendo a especular con la vivienda. Al final las personas, el ser humano vuelve a caer. La economía funciona por ciclos, y tras un ciclo al alza, se produce otro a la baja. El nuevo ciclo expansivo que ahora experimentamos también acabará. Y es verdad que habrá cosas que volverán a repetirse, es inherente a la condición humana.

¿Considera, como argumentan algunos gurús, que el capitalismo tal y como lo conocemos está periclitado y nos encaminamos a una economía más colaborativa?

Personalmente no veo nada que indique un cambio radical de sistema o paradigma, con sinceridad. Para detectar si esto es así, siempre hay que hacerlo con perspectiva. Considero que hay que ser demasiado visionario, con demasiadas ínfulas de gurú, y no me considero ninguna de las dos cosas, como para intentar determinar algo así siendo personaje activo de tu tiempo. Internet ha traído consigo grandes cambios y transformaciones desde la óptica de las relaciones personales, incluso comerciales, de producción y fabricación, pero aún es pronto para hablar de un cambio de modelo económico en términos de radicalidad o globalidad. No detecto en la realidad las proclamas que hablan del fin del capitalismo o la entrada en una nueva era absolutamente distinta en lo económico. Hay que ser conscientes de que ciclos recesivos muy duros también los ha habido en el pasado, y ahora estamos atravesando uno de ellos.