domingo, 25 de junio de 2017

Abelardo de la Vega: "El mercado agrícola español es dinámico, innovador y rentable"

El director del Centro Tecnológico de Sevilla de DuPont Pioneer El director del Centro Tecnológico de Sevilla de DuPont Pioneer

La innovación tecnológica, en su sentido más puro, se lleva la palma del reconocimiento general y copa los grandes titulares de los medios de comunicación. Y no es para menos. Gurús como Steve Jobs, Bill Gates o Mark Zuckerberg han conseguido lo que todos ustedes ya saben. Pero hay muchos otros Zuckerberg y Jobs en muchas otras áreas y sectores económicos, que investigan y hacen grandes aportaciones al avance de la economía y la sociedad. Este es el caso de Abelardo de la Vega, director del Centro Tecnológico que el gigante del sector agrícola DuPont Pioneer tiene en Sevilla.

Como experto internacional, nos habla de la importancia de la mejora y eficiencia en el sector agrícola de cara al incremento de la población y al crecimiento de la demanda de recursos. Y pone cordura científica a esa 'psicosis' que determinados colectivos levantan ante todo lo que huele a modificación genética.

DuPont Pioneer es una compañía referente en el ámbito de las plantas genéticamente avanzadas y de semillas de calidad. ¿Qué objetivos estratégicos se ha marcado a escala internacional?

En el momento actual el sector agrícola vive un momento de cambio marcado por los procesos de fusión entre distintas compañías que habrán de dar lugar a nuevos actores en el mercado, con mayor dimensión y más eficientes. El proceso de confluencia iniciado entre DuPont y Dow Chemical alumbrará una nueva compañía, líder tanto en el ámbito de la producción de semillas, como en el de los productos fitosanitarios, las dos columnas sobre las que se asienta el negocio agrícola. Desde ese punto de vista, entiendo que la estrategia que seguirá la nueva compañía seguirá siendo la de ofrecer a los profesionales de los mercados clave, productos clave para su rentabilidad.

Dentro del concierto global, ¿qué posición ocupa España? ¿Qué cuota de mercado representa?

España es un mercado relativamente pequeño en el contexto internacional. Hay que pensar que con una superficie de entorno a las 450.000 hectáreas dedicadas al cultivo de maíz y en torno a 800.000 hectáreas anuales destinadas a girasol, está muy lejos de los grandes productores europeos del este, como Rusia y Ucrania, así como de Estados Unidos, China o Brasil. Sin embargo, España es un mercado dinámico, innovador y rentable, por lo que sigue siendo interesante para nuestra compañía.

La compañía inauguró el Centro Tecnológico de Investigación en La Rinconada (Sevilla). Con una inversión de 9 millones de euros, ¿cuál va a ser si misión esencial?

Nuestro nuevo centro de investigación, inaugurado el septiembre pasado en Sevilla, se orienta de modo prioritario al girasol, en cuyo ámbito podemos decir que no tiene parangón en el mundo, ya que cuenta con una superficie de invernaderos de 10.000 metros cuadrados y 700 metros cuadrados de laboratorios. El trabajo del centro se dirige a la generación de nuevas variedades más productivas y mejor adaptadas, para lo que integra las tecnologías más avanzadas: desarrollo acelerado de líneas endocriadas, conversión acelerada de líneas a varios caracteres (en ambos casos utilizando rescate de embriones) y caracterización precisa de resistencia a jopo (Orobanche cumana) y varias enfermedades fúngicas.

Invernadero

¿Qué resultados cabe destacar en estos meses desde su puesta en marcha?

El Centro Tecnológico de Sevilla ha aumentado la capacidad de desarrollo de líneas de girasol con asistencia de marcadores moleculares de forma considerable, utilizando la tecnología de rescate de embriones. A través del uso del rescate de embriones 10-12 días después de la polinización, el cultivo en invernaderos y la extensión artificial del fotoperiodo, podemos realizar cuatro generaciones de endocría o introgresión de caracteres de importancia agronómica al año frente a un máximo de dos en cultivos conducidos de manera tradicional. Otro de los objetivos del centro es trabajar sobre otras importantes plantas parasitarias y enfermedades del girasol, en concreto, inoculación artificial para el jopo, la verticilosis, la roya y el cancro del tallo del girasol causado por Phomopsis. Aunque también mantenemos una línea de trabajo en maíz, orientada al estudio del estrés hídrico en este cultivo, prioritario para la compañía a escala mundial.

¿De qué modo se conjugará el trabajo de esta nueva instalación con la actividad que la compañía desarrolla en otras áreas a nivel mundial?

Este centro no es lógicamente un centro aislado sino que está conectado y coordinado con la red de centros de investigación que la compañía mantiene operativos en todo el mundo, a los que habrá que sumar en un futuro cercano los que aporte Dow. Es muy importante dejar claro que, aunque radicado en España, este centro trabaja para todo el mundo.

DuPont Pioneer se encuentra en la actualidad en 90 países. ¿Hay nuevas áreas o países en los que tenga previsto expandirse o crecer?

DuPont Pioneer, como cualquier empresa con presencia internacional, busca siempre estar presente en mercados en lo que pueda aportar valor a los productores mediante productos y servicios avanzados y disponga de las condiciones adecuadas para hacerlo, en forma de un marco económico y legal estable que dé seguridad a las inversiones.

La puesta en marcha del Centro Tecnológico de Sevilla ha supuesto la creación de 150 puestos de trabajo de muy alto nivel

Los recursos humanos es un aspecto de relevancia para la corporación. ¿Qué ha supuesto la creación del Centro Tecnológico de Investigación desde el punto de vista del empleo?

Si contar con un equipo humano cualificado y eficiente es fundamental en cualquier actividad económica, en la investigación de vanguardia es crítico. Podemos decir que es lo que determina en buena medida las posibilidades de éxito. La apertura del nuevo centro ha supuesto la creación de unos 150 puestos de trabajo entre directos e indirectos, de los cuales una buena parte son de muy alto nivel. En el centro contamos con 10 doctores y más de 80 titulados universitarios dedicados a tareas de investigación y labores de apoyo. Para nosotros, este es un aspecto central y, de hecho, uno de los motivos para radicar este centro en Sevilla, fue la posibilidad de contar en el propio entorno con personal altamente cualificado para las tareas que nos proponíamos llevar adelante.

Laboratorio

 

El incremento de la población mundial supone un gran reto. Ante este escenario, ¿será posible cubrir la demanda de alimentos sin trabajar las materias primas genéticamente?

Este es un debate, largo y complejo, donde a menudo afloran opiniones poco rigurosas. Las proyecciones de los organismos internacionales competentes nos dicen que para el año 2050 deberemos incrementar la producción mundial de alimentos en un 70%. Si consideramos que sólo queda sin poner en producción un 5% de la tierra cultivable en el planeta, la pregunta que me plantea se responde por sí misma. Creo que en la segunda parte de su pregunta se está refiriendo a los transgénicos. Aquí me gustaría introducir una aclaración importante. Cuando hablamos de mejora vegetal, debemos entender que es un campo amplio donde concurren distintas técnicas de mejora genética, entre las cuales está la transgénesis. Así pues, esta no es la única herramienta disponible para hacer frente al reto de alimentar a una población mundial creciente. Es una herramienta importante y eficaz cuya expansión nos permitiría avanzar más deprisa en el campo de la mejora vegetal, pero no la única. De hecho, en este centro de Sevilla no está la transgénesis entre nuestras herramientas de trabajo. En resumen, es todo el conjunto de técnicas de mejora el que acompañado de una gestión más eficiente y sostenible de los recursos y del apoyo de otras tecnologías claves, como son las de fertilización y riego, puede ayudarnos a resolver el problema de alimentar a una población mundial creciente.

Los productos agrícolas genéticamente modificados actuales son los más investigados y probados de la historia.

¿Son seguros este tipo de alimentos?

En España se cumplen este año 20 años de cultivo de maíz transgénico. En todo este tiempo no se ha registrado el menor problema para la fauna y la flora circundantes ni, por supuesto, para la salud de las personas. Los consumidores deben saber que, para que una semilla genéticamente modificada llegue al mercado, ésta debe haber superado un proceso de aprobación mucho más exhaustivo y estricto que el de las variedades convencionales. Los productos genéticamente modificados actuales son los productos agrícolas más investigados y probados de la historia. Además, la legislación europea es muy rigurosa en cuanto a su etiquetado, ya que obliga a identificar como genéticamente modificado cualquier producto que cuente con más de un 0,9% de contenido transgénico. En esta cuestión se debe huir del sensacionalismo y atenerse al rigor de las recomendaciones de la ciencia. Y estas respaldan de modo abrumador la seguridad de este tipo de productos.

La sostenibilidad del sistema es una de las grandes claves de la sociedad actual. Ahí está la cuestión del cambio climático que tanto puede afectar a la agricultura. ¿Qué está haciendo Dupont Pioneer en este sentido?

El cambio climático está obligando a reformular muchos aspectos de nuestras vidas y la agricultura es uno de los más sensibles. Antes me he referido a la necesidad de implementar nuevas tecnologías para ser más eficientes en lo que se refiere a la producción de alimentos. En los próximos años deberemos practicar una agricultura en la que con los menores recursos posibles, logremos producciones más elevadas. Desde el lado de la mejora vegetal, esto se traduce en el desarrollo de plantas más eficientes en su consumo de agua, con mejor comportamiento en condiciones ambientales adversas, más resistentes a plagas y enfermedades, con mayor potencial de producción y con un contenido superior en nutrientes.