jueves, 26 de noviembre de 2020

"Estamos muy centrados en ayudar a nuestras empresas a emprender y a consolidar su camino hacia la digitalización"

El director territorial de Vodafone España en Andalucía y Extremadura, Rafael Alcaide El director territorial de Vodafone España en Andalucía y Extremadura, Rafael Alcaide

Las telecomunicaciones han sido esenciales para el mantenimiento de la actividad de infraestructuras críticas y del resto de sectores económicos en un año tan imprevisible como este 2020. Soporte de la digitalización y el teletrabajo, hablamos con Rafael Alcaide, director territorial de Vodafone España en Andalucía y Extremadura, sobre el presente y el futuro de este sector estratégico para el desarrollo empresarial. Asegura que, en Vodafone, quieren ser el "partner de referencia" en el crecimiento de las empresas, en el impulso al emprendimiento y la digitalización.

Según el Informe Integrado 2019-2020, presentado recientemente, Vodafone ha contribuido con más de 5.700 millones de euros a la economía española en el último ejercicio. ¿Dónde se sitúa la aportación de Andalucía en el global nacional?

Vodafone juega un papel relevante en el desarrollo sostenible del país, contribuyendo al crecimiento económico, al progreso social y a la protección del medioambiente y, por supuesto, esto se extrapola a Andalucía donde a lo largo del ejercicio de 2019 hemos invertido 710 millones de euros. Además, hemos ayudado a la creación de 6.774 empleos y hemos evitado la emisión de 102.560 Tn de CO2. Esto va más allá de la contribución económica y, por ello, apostamos por el desarrollo sostenible en su totalidad.

La pandemia del Covid19 está afectando de forma drástica a sectores muy importantes de la economía española como la hostelería, el comercio y el turismo. En lo más duro de la crisis sanitaria y durante la declaración del primer Estado de Alarma, el sector de las telecomunicaciones ha jugado un papel esencial para el funcionamiento de actividades críticas. ¿Cuál está siendo el comportamiento de la compañía en un año tan distinto e inesperado como éste?

La crisis provocada por el Covid19 ha puesto de relieve las profundas vulnerabilidades y desigualdades a las que estamos expuestos como sociedad y además, ha golpeado de forma especialmente dura tanto a nuestra economía como a nuestro tejido empresarial. Por ello, en Vodafone estamos siendo más proactivos que nunca ya que en estos momentos no podemos limitarnos a ser meros espectadores sino actores que contribuyen en la medida de lo posible a reactivar y reforzar nuestra actividad empresarial. Para lograr esto, estamos llevando a cabo diversas iniciativas desde que llegó la pandemia con el fin de garantizar la conectividad, ofrecer un servicio de calidad y, en definitiva, apoyar a nuestras empresas.

Al igual que para el mantenimiento de actividades esenciales, las operadoras estáis siendo clave para desarrollar el trabajo a distancia. Pero ¿cómo lo habéis abordado dentro de la propia empresa?

Sin duda alguna, el teletrabajo ha sido uno de los conceptos que más fuerza han cobrado desde que se iniciara el confinamiento y, a día de hoy, empresas de diferente índole lo han instaurado en su filosofía de manera más habitual. Esto ha permitido acelerar cinco años el proceso de digitalización en muchas empresas. Durante el confinamiento nosotros también tuvimos que adaptarnos a esta nueva situación mientras seguíamos atendiendo todas nuestras operaciones con la práctica totalidad de nuestra plantilla trabajando desde sus hogares. De hecho, esta modalidad de trabajo se extendió a las personas que realizan la atención telefónica en plataformas y call centers distribuidos en 26 localizaciones distintas de toda España. Se desarrolló un plan de acción sin precedentes para que los proveedores que se encargan de las tareas de atención al cliente, información comercial, soporte técnico, atención en redes sociales y chat para sus clientes particulares y empresas, pudieran trabajar desde casa en múltiples ubicaciones. Además, recientemente hemos presentado Vodafone Infinity Workplace, una solución flexible para que las personas que opten por nuevas formas de trabajo puedan disponer de todas las herramientas necesarias para que desempeñen sus actividades al igual que lo harían si trabajaran de la manera tradicional.

Es importante dotar a las personas de habilidades digitales para que así contribuyan a la digitalización de las pymes

Ya todos los expertos aseguran que el teletrabajo no tiene vuelta atrás, pero también auguran que no va a ser tan fácil pasar de un 5% de trabajadores teletrabajando a alrededor de un 35 o 40%. A su juicio, ¿qué aspectos van a ser claves en una buena gestión del teletrabajo?

La digitalización y las nuevas tecnologías son aspectos esenciales para que este proceso se lleve a cabo con éxito. Además de esto, tenemos claro de que para avanzar hay que seguir invirtiendo en el desarrollo de las mejores infraestructuras y redes de comunicaciones. Por otro lado, la digitalización es clave para la flexibilidad y el trabajo en movilidad. Si queremos girar hacia un futuro más digital debemos hacer que esto sea viable para todos los puestos que lo permiten y así resolveremos el debate de oficina sí o no. El trabajo no es un lugar, son tareas que se realizan y muchas de ellas se pueden resolver con conectividad y las herramientas de colaboración adecuadas. De este modo, las empresas podrán facilitar la vida de sus trabajadores, lo que tendrá un impacto directo en la calidad de vida de las personas y, por tanto, se verá reflejado en su trabajo diario. De hecho, la productividad de cada empleado mejora hasta un 30% utilizando las herramientas adecuadas a la hora de desempeñar un trabajo, ya sea desde casa, durante un viaje de trabajo, o bien desde la oficina. Además, la empresa reduce costes operativos, al incluir el coste de los dispositivos y del soporte en la factura mensual, y se produce una importante mejora de seguridad en la gestión de la información, con acceso a aplicaciones desde cualquier dispositivo y ubicación.

En un contexto como éste, la aceleración de la digitalización se ha visto impulsada de forma evidente. España, gracias a las inversiones de las operadoras y los planes públicos, cuenta con una de las mejores redes de infraestructuras de telecomunicaciones del mundo. ¿Cuál es la situación de las empresas españolas en todo este proceso, teniendo en cuenta que la espina dorsal está compuesta por pymes? ¿Estamos sabiendo sacar ventaja competitiva y económica a las infraestructuras con la que ya contamos?

Estamos en el buen camino, pero aún nos queda mucho por recorrer y muestra de ello es que el Gobierno ha multiplicado por seis la inversión en telecomunicaciones y digitalización en los presupuestos de 2021. Sin embargo, la pandemia ha dejado de manifiesto que aún nos queda mucho por hacer y que no solo sirven las infraestructuras, sino que debemos trabajar otros aspectos como por ejemplo la brecha digital que existe en la educación. Aproximadamente el 10% de los 8,2 millones de estudiantes que han seguido desde sus casas el curso durante el confinamiento no tenían acceso a la tecnología adecuada y por ello, estamos llevando a cabo diversas iniciativas para facilitar el acceso de los alumnos españoles a herramientas digitales y promover su alfabetización digital. Esto me lleva a que una parte vital en el proceso de digitalización y que beneficiará a nuestro tejido empresarial reside en el capital humano. Es importante dotar a las personas de habilidades digitales para que así contribuyan a la aceleración de la digitalización de las pymes. Éstas representan más del 98% de nuestro tejido empresarial y debemos volcarnos con ellas y ayudarles a ser más digitales. Según un informe del Observatorio Vodafone de la Empresa de 2019, el proceso de digitalización de profesionales y pequeñas empresas avanzaba de forma más lenta que en las empresas de mayor tamaño, con un 32% de empresas en el nivel básico. Esto significa que aún queda mucho camino por delante.

Rafael Alcaide interior

Y en este capítulo, ¿cómo estáis contribuyendo desde Vodafone a esa transformación digital de las empresas?

En Vodafone España hemos desarrollado un plan de formación virtual dirigido a empresas -tanto profesionales, pequeños negocios y pymes como Administraciones Públicas y Grandes Empresas. Mediante la web www.puestodetrabajodigital.es, las empresas accedían semanalmente a una o dos sesiones de formación para conocer soluciones y herramientas digitales con las que poder desarrollar la transformación digital de un negocio. Además, les daban claves para implantar con éxito el teletrabajo, la prestación de servicios a personas en remoto, trabajo colaborativo entre expertos o la utilización de tecnología IoT para obtener una mayor eficiencia en los procesos a través del control a distancia de diferentes equipos y dispositivos.

¿Y cómo se incardina el proyecto V-Hub en estas iniciativas?

Otra de las iniciativas que hemos llevado a cabo ha sido lanzar 'V-Hub', un servicio orientado a las pymes que ofrece guías detalladas sobre aspectos clave a la hora de operar en un mundo más digitalizado, que abarcan temas como la creación de sitios web, el marketing digital, el teletrabajo o la ciberseguridad. En paralelo a esto, no podíamos pasar por alto el auge que el e-commerce ha tenido con la llegada de la pandemia. Por ello, lanzamos un programa de formación en esta plataforma de forma conjunta con la escuela de negocios ISDI (Instituto Superior para el Desarrollo de Internet), dirigido en exclusiva a clientes de la operadora que son autónomos, profesionales o Pymes que quieran reorientar su negocio para tener presencia en el ámbito digital. El curso fue creado para dar respuesta a un mercado que demandaba soluciones rápidas a la situación generada por la COVID-19 y permitía a los clientes de la operadora acceder a esta formación necesaria para poder crear su propio e-commerce y no depender así solo de la actividad presencial.

Estamos orgullosos del proyecto Piloto 5G Andalucía que incluye 33 casos de uso que llevarán los beneficios de esta tecnología a sectores estratégicos

Por centrarnos más en el ámbito territorial, ¿cuáles son los principales objetivos que os habéis marcado para este ejercicio en Andalucía?

Continuamos trabajando en las líneas que hemos comentado anteriormente, muy centrados en ayudar a nuestras empresas a emprender y consolidar su camino hacia la digitalización y en ser su partner de referencia. Además, en Andalucía tenemos el orgullo de estar desarrollando durante este ejercicio uno de los proyectos tecnológicos más ambiciosos que se han puesto en marcha en los últimos años. Se trata del proyecto 'Piloto 5G en Andalucía' que incluye 33 casos de uso que aplicarán los beneficios de esta tecnología en los sectores de energía, industria, ciudades inteligentes, turismo, agricultura, sanidad y dependencia, seguridad, emergencias y defensa, sociedad y economía digital.

¿Y las principales inversiones que estáis acometiendo?

Nuestras inversiones van siempre muy ligadas a actualizar nuestra red, especialmente en estos meses en los que cada vez más personas necesitan las redes de comunicaciones para mantenerse en contacto con el resto del mundo, trabajar, etc. Esta crisis nos ha enseñado que las infraestructuras de red son un activo estratégico, no solamente para el mantenimiento del tejido social y económico de un país y asegurando un servicio esencial como la comunicación, sino para garantizar su capacidad de transformación y desarrollo económico a futuro.

Como ha indicado, el despliegue y desarrollo de la tecnología 5G es uno de los objetivos prioritarios. ¿Cómo están funcionando esos proyectos pilotos puestos en marcha en la región? ¿Cuál puede ser su evolución a corto plazo?

Efectivamente, en 2019 fuimos la primera operadora en lanzar servicios 5G comerciales en 15 ciudades con cobertura para más del 50% de la población, y ya contamos con más de 130 casos de uso 5G. En Andalucía seguimos inmersos en el Piloto 5G impulsado por el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, a través de Red.es, y que está siendo desarrollado por Vodafone y Huawei. Y como le he comentado estamos orgullosos de esos 33 casos de uso. Recientemente hemos anunciado la tecnología 5G para ayudar a modernizar y optimizar los sistemas de gestión, protección y seguridad del Puerto de Algeciras gracias a la utilización de Realidad Aumentada, transmisión de video streaming en tiempo real y asistencia avanzada, lo que ayuda a una mayor rapidez en la respuesta por parte de los operarios del puerto.

La competitividad dentro de vuestro sector es extraordinaria, por no decir extrema. Esto está transformando en gran medida a las propias compañías con la integración de nuevos servicios. En el caso de Vodafone, con servicios convergentes, en los que los contenidos juegan ya un papel muy relevante. ¿Hacia dónde va el sector? ¿Cómo ve el futuro a medio plazo de sus actores protagonistas?

La ciberseguridad, la nube, los datos y la inteligencia aplicada a esos datos son las tecnologías fundamentales que se están priorizando de aquí a un futuro más próximo. Pero es el 5G y la inversión que se necesita para poder acelerar su despliegue es uno de los mayores retos al que nos enfrentamos. Para que el 5G tenga una cobertura similar a la que tiene actualmente el 4G en 3 años, haría falta una inversión de 5.000 millones de euros, y 1.500 millones adicionales para que las redes ultrarrápidas de 5G y fibra lleguen a todos los rincones del país (zonas rurales), según estimaciones de nuestro presidente Antonio Coimbra. Tenemos que adoptar un enfoque totalmente integral que permita actualizar y extender las redes, con escenarios de compartición que optimicen la viabilidad de las inversiones de los operadores y, por ende, repercuta en beneficios para la sociedad. Hay que promover la competencia sostenible, porque a nadie le cabe duda de que la inversión en infraestructuras es fundamental para garantizar la mejor experiencia de conectividad en la nueva sociedad digital.