domingo, 19 de agosto de 2018

"Mejorar el suministro eléctrico es prioritario para el Puerto de Algeciras"

El presidente de la Asociación de Grandes Industrias del Campo de Gibraltar (AGI), Manuel Doblado, lo dice con absoluta claridad: "No es de recibo que uno de los grandes puertos de Europa y uno de los principales activos económicos de este país reciba el sumistro eléctrico por generadores, o que aún no disponga de una buena conexión ferroviaria".

Entrevistamos a Doblado con motivo del 25 Aniversario de la AGI, y desgrana para Mercados21 las principales líneas estratégicas de la asociación industrial.

La evolución y los datos de actividad de la Asociación de Grandes Industrias del Campo de Gibraltar (AGI) son positivos comparados con el comportamiento de la economía española y andaluza en los años más adversos de la crisis. ¿A qué razones responde esta dinámica?

En efecto, podemos calificar como muy positivas la evolución y la dinámica de nuestras empresas asociadas. Baste indicar que el valor de producción global en el último ejercicio consolidado, correspondiente a 2014, alcanza más de 11.700 millones de euros. Los datos del año 2015 los tendremos ahora, ya que un número importante de empresas de AGI cierran sus ejercicios fiscales en el mes de marzo del año siguiente. ¿Y cómo hemos logrado estas cifras? Adelantándonos, previendo, planificando y haciendo cambios con antelación. Durante los años de mayor complejidad económica. ¿Y por qué? Porque la asociación y sus empresas han cambiado su concepto y visión. Han sido capaces de adaptarse. Estamos centrados, enfocados en mejorar la rentabilidad. La idea de crecer por crecer, o de generar más producto porque sí, consideramos que no es el camino adecuado.

¿En qué ha consistido ese trabajo de anticipación, de adaptación a los cambios? ¿En qué se ha concretado?

Para llegar a la situación actual, los números que he indicado, hemos tenido que hacer los deberes antes. Se hicieron en los años 2007 y 2008, cuando ya se veía que la economía pasaría por problemas. Entonces apostamos por procesos productivos más eficientes y competitivos. Apostamos por la sostenibilidad, por una forma de abordar los proyectos adaptada a las nuevas exigencias. Lo que nos ha permitido llegar hasta aquí con suficiente colchón como para seguir innovando, invirtiendo y con capacidad para afrontar los nuevos retos y desafíos que puedan venir. Y que, con seguridad, vendrán.

Sin inversión, ya lo ha señalado, todo este proceso no hubiera sido posible.

Desde 2007 el conjunto de empresas ha invertido más de 2.300 millones de euros. Cifra que se enmarca en su firme apuesta por incrementar la productividad y competitividad, y por mejorar la seguridad laboral y el impacto ambiental. Por citar un ejemplo reciente: la inversión que Acerinox va a realizar en sus instalaciones por más de 140 millones de euros. Es decir, tenemos un claro compromiso con nuestro entorno. Compromiso que se refleja de manera especial y muy clara con el empleo. El global de las empresas de la AGI emplea de forma directa a más de 8.300 personas, cómputo que se duplica hasta llegar a más de 16.000 familias que viven gracias a la actividad de nuestras empresas, si contamos empleos indirectos e inducidos. Es decir, tenemos un efecto multiplicador en la zona muy relevante. Por concretar: un impacto que podríamos cuantificar en términos de Valor Añadido Bruto, y que en 2014 superó los 1.440 millones de euros.

Claro que en los últimos meses los mercados de metales y del petróleo muestran una inestabilidad preocupante. Ahí están las últimas actuaciones del Banco Central Europeo y de la Reserva Federal estadounidense. Teniendo en cuenta el tamaño y el impacto de estas materias en la actividad de las empresas de AGI, ¿cómo puede acabar afectando tanta volatilidad?

En una economía interrelacionada, nadie está libre de verse afectado por cambios globales. Es obvio que, de continuar la inestabilidad y la incertidumbre en estos mercados, puede acabar afectando a nuestro valor de producción y al EBITDA. Pero, no es menos cierto, que trabajamos para paliar los efectos de este tipo de situaciones, de generar nuevo valor.

¿En qué medida el carácter internacional de las empresas actúa de tractor o motor para afrontar el presente y futuro más inmediato con la solvencia con que podéis hacerlo?

El carácter internacional de nuestras empresas y del destino de la producción es uno de nuestros rasgos más distintivo e importante. Casi el 65% de nuestra producción va a mercados exteriores. Es decir, que la producción va de largo para fuera. Esto nos otorga una gran diversificación y capacidad de actuación. De afrontar y, prevenir en su caso, potenciales riesgos.

Manuel Doblado Interior web

La cercanía de competidores en el norte de África, en especial de Tánger, o incluso de Oriente Medio, ¿puede impactar en vuestro volumen de negocio?

Es evidente que Tánger es un competidor directo. Sin embargo, no supone, ni hay que verlo, como un drama. Es nuestro día a día, y puede ocurrir en cualquier mercado y lugar del mundo. Lo que hacemos es capacitarnos para estar preparados y para competir en las mejores condiciones. Prefiero ver siempre el vaso medio lleno. La clave del éxito se encuentra en andar espabilados y dar nuevos pasos más rápido y mejor que los demás.

¿Y la situación de debilidad que presentan los llamados países emergentes? Pongamos por caso Brasil.

Lo que pase en los países emergentes no sólo nos afectará a nosotros. Afectará a todos. Lo importante es estar alertas, analizando con seriedad lo que ocurra en cada momento. Pero no sólo en Brasil, sino también en países como India o China. Todos debemos asumir ya, más pronto que tarde, que es necesario actuar de forma distinta a como lo hemos venido haciendo hasta hace muy poco.

Ha hablado del impacto en el empleo de las empresas de AGI. ¿De qué tipo de empleo se trata? ¿Cuáles son los perfiles de los trabajadores?

Son empleos en su gran mayoría estables e indefinidos. Y, sobre todo, son puestos de trabajo de alta calidad y con una gran cualificación, muy por encima de la media del mercado laboral español y andaluz. El 50% de los trabajadores posee titulación de Formación Profesional y el 25% universitaria. Estamos hablando de un 75% de trabajadores con una formación de nivel. Además estamos llevando a cabo planes de renovación de empleo no traumáticos, con el objetivo de incorporar a jóvenes al trabajo. En este sentido, un 42% de las nuevas incorporaciones corresponden a recién titulados.

¿Cómo se nutren esos planes de renovación de las plantillas?

No dejamos de interactuar y movernos con nuestro entorno. De ahí que alcancemos acuerdos y cátedras con la universidad. Reuniones en la zona para hablar de empleo y formación, y de potenciales vías de mejora. Con atención especial a los centros de Formación Profesional, colaborando en el desarrollo de buenas prácticas, formando tanto a las personas del entorno más cercano y de las empresas auxiliares y contratistas. El objetivo es trabajar en una formación que responda a las demandas reales de las empresas.

Del total de la inversión en mejora y eficiencia productiva, ¿qué porcentaje o cantidad corresponde al cuidado ambiental, a un desarrollo sostenible?

Para AGI esta es una cuestión crucial. No se trata de un asunto de marketing o de vender bien, ni mucho menos. Es algo muy serio en nuestro trabajo, en nuestro día a día. Pongo un ejemplo: el 9% de toda la inversión realizada el año pasado se destinó a protección ambiental. ¿Para qué actuaciones concretas? Para la renovación de la red de abastecimiento de agua, para instalación de telecontadores que mejoren la gestión energética, para la reducción del volumen de vertidos y de aguas. Para nosotros es una prioridad, y no es un tema con el que se juega. Todo lo contrario. Tenga en cuenta que cada año nuestras empresas reciben alrededor de 250 inspecciones de la administración. Tenemos un firme y decidido compromiso con un modelo productivo y de desarrollo sostenible.

AGI cumple su 25 aniversario. Están manteniendo encuentros con distintas administraciones y estamentos públicos. ¿Qué le piden a la administración pública? ¿Qué líneas de colaboración deben ser las prioritarias?

Somos un activo de inversión de primer orden. Poniendo en valor este hecho, estamos siempre abiertos a colaborar con las administraciones, como ya lo venimos haciendo. Y todas las administraciones son importantes: desde el gobierno central, al autonómico, provincial y local. Estamos proponiendo trabajar juntos para mostrar y hacer más visible la contribución de AGI al desarrollo del Campo de Gibraltar, de Andalucía y del país. Pues somos un gran referente de la actividad económica y empresarial, de generación de riqueza de España. Estamos empeñados en que la sociedad conozca esta realidad. Del impacto que la actividad de nuestras empresas representa.

¿Pero qué actuaciones deben acometerse para que las empresas y la propia Bahía de Algeciras siguan creciendo?

El Puerto de Algeciras es uno de los grandes de Europa y el principal puerto español en tráfico de producción industrial. Pero debemos ir a más. Y para ello hay dos infraestructuras que son esenciales: mejorar el suministro eléctrico al puerto y la conexión ferroviaria con Bobadilla, conectando así la Bahía con el resto de la región y el país. En la actualidad, sólo el 0,1% de los TEUS se transporta por tren. Es decir, que todo se hace por camión. Con lo que ello supone de impacto ambiental y económico. Tampoco es de recibo que el primer puerto industrial de España reciba el suministro eléctrico por medio de generadores. No es un servicio ni una imagen adecuada para una infraestructura de estas dimensiones. Las inversiones se ven condicionadas por esta situación.

¿El color político condiciona el retraso en las posibles soluciones?

Como ya he comentado, desde la AGI colaboramos y vamos a seguir haciéndolo con todas las administraciones, sean del color político que sean. No es cosa de color político. Nosotros trabajamos en todo momento para dar pasos hacia adelante. Es cuestión de alcanzar acuerdos y prioridades.