sábado, 16 de noviembre de 2019

"Veo una Skylife diseñando y produciendo equipos embarcados para aviones europeos desde Sevilla"

La presidenta y fundadora de Skylife La presidenta y fundadora de Skylife

Skylife es producto de un sueño, de un empeño y de la inteligencia de un equipo altamente cualificado y especilizado. Y no podía ser de otro modo estando a los mandos de María Ángeles Martín Prats, su fundadora. Ingeniera, directora de grupo de investigación en la universidad, incluida continuamente en los rankings de mujeres líderes, reconocida por su incesante labor en su tierra, es por encima de todo una trabajadora nata, una visionaria de la aviónica, una comunicadora entusiasta, y una empresaria sensata y con los pies en la tierra a pesar de dedicarse a la eléctronica embarcada en las aeronaves. En esta conversación nos cuenta el porqué de Skylife y, sobre todo, hacia donde vuela.

¿Qué lleva a una persona del mundo académico y universitario a crear una empresa?

Desde siempre he tenido inquietud por hacer cosas nuevas. De hecho, yo inicié la especialidad de aviónica, la parte de la ingeniería centrada en la electricidad embarcada, en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de la Universidad de Sevilla, y dirijo el grupo de la escuela que investiga sobre esta parcela. Cuando llegó la crisis, nos encontramos con que los ingenieros no conseguían salidas profesionales. Los estudiantes no tenían prácticamente más opción que marcharse fuera. Habiendo sido también subdirectora de Relaciones Internacionales durante muchos años en la universidad, esta situación me llegaba muy de cerca. Al final decido montar la empresa por dos motivos: por necesidad y por hacer algo diferente, por aportar a nuestro campo de la ingeniería. Por crear empleo altamente cualificado y dar nuevas oportunidades a nuestros ingenieros.

Decide aventurarse a pesar de asumir riesgos...

Así es, ya que poner en marcha una spinoff o una startup supone asumir riesgos importantes, entre ellos los de tu propio patrimonio. Cuando hay que poner tu casa y tu sueldo, como funcionaria, tu presente y futuro, tienes que estar muy convencida de que el proyecto saldrá adelante. Y para conseguirlo es fundamental creer en las personas. A día de hoy en Skylife continúan titulados y profesionales que se unieron a la andadura de la empresa desde el inicio. Es más, una parte significativa de estas personas ya formaban parte del grupo de investigación en la universidad. De modo que todo el conocimiento que fuimos generando diez años antes de crear la empresa, de nuestro contacto con grandes corporaciones como Boeing y Airbus, nos sirvió para lanzar Skylife.

Además, lo hacéis en un sector con gran recorrido y proyección, como el aeronáutico, pero en el ya había empresas bien posicionadas, con las que no sería fácil competir.

El aeronáutico es un sector estratégico para la economía andaluza y española, en el que la mayoría de empresas se dedica a ingeniería de materiales, componentes, utillajes, mecanizados y montajes. Sin embargo, no hay tantas centradas en la electrónica, en la aviónica, como nosotros. Skylife es una empresa muy especializada en electrónica de potencia embarcada, que es un segmento muy complejo y que necesita muchos años de formación. Se requiere de ingenieros con experiencia y recorrido, de ahí que los profesionales seniors tengan tanto peso en nuestra organización.

El crecimiento de Skylife ha ido en paralelo a su reconocimiento como mujer directiva. ¿Qué tipo de liderazgo ha tratado de imprimir en la empresa?

Estoy muy agradecida de los reconocimientos recibidos, pero también conlleva una carga de mayor responsabilidad. Lo importante para mí en la gestión de las organizaciones es transmitir valores y una forma distinta de hacer las cosas. La tecnología y su uso, nosotros somos una empresa de alta tecnología, tiene que ir acompañada de valores y de ética. Para mí es muy relevante el modelo de empresa que construyes, que a mi juicio tiene que basarse en el talento de verdad y en las personas. En Skylife queremos que sus profesionales crezcan al tiempo que lo hace la empresa.

Lo importante en las organizaciones es transmitir valores y una forma distinta de hacer las cosas

¿Ha encontrado mayor dificultad por ser mujer o igual a cualquier otro emprendedor o empresario?

Francamente ha sido más difícil, a pesar de proceder de la universidad y de tener la trayectoria que ya he comentado. Sobre todo porque aún sorprende ver a una mujer directiva en un sector de alta tecnología especializada como es la aviónica, un mundo tradicionalmente de hombres. Es hora ya de que no sorprenda, de que haya más mujeres que vayan escalando y creciendo, puesto que tenemos mucho que aportar. Hay estudios que evidencian que los grupos que están integrados por hombres y mujeres son más productivos que aquellos que están integrados solo por hombres o solo por mujeres.

¿Qué balance hace del último ejercicio de Skylife?

Hemos pasado unos años con una crisis muy dura para todos, y en Andalucía en particular, donde ha habido muy pocas ayudas públicas. Ha sido una época muy complicada, en la que la banca ha restringido el crédito. Más aún a las empresas muy innovadoras, en la que hay muchos intangibles. Los bancos no acaban de acompañar a las empresas realmente innovadoras. Para sobrevivir y crecer durante todos estos años lo que hemos hecho es trabajar e invertir mucha energía en desarrollar nuevas tecnologías y venderlas fuera. Nacimos siendo internacionales, con contratos en otros países y con diversificación de clientes y productos diferenciales. Todo ello desde Sevilla, aunque nos han ofrecido que traslademos nuestra sede a otros lugares como Estados Unidos o Canadá. Ahora nos encontramos en el punto de inflexión para rentabilizar todo lo que hemos avanzado estos años.

¿Qué objetivos os habéis marcado a medio plazo?

Ser referente en el diseño y fabricación de equipos electrónicos embarcados en el sector aeronáutico y abriéndonos también a otros sectores. Estamos industrializando las innovaciones en las que hemos ido trabajando. Esto para nosotros supone un salto muy importante, pues queremos producir equipos en serie, de modo que tengamos recurrentes que nos permitan seguir creciendo de forma estable. Tenemos un plan de negocio muy claro y orientado. Somos líderes en equipos de electrónica de potencia embarcada y en actuadores electromecánicos. Hemos ganado cuatro proyectos europeos muy importantes enfocados a que los aviones, al igual que el resto de transportes, sea cada vez más eléctrico. En esta línea estamos trabajando en la conversión eléctrica para adecuar la distribución de la energía dentro del avión. Acondicionamos la potencia que generan los motores para llevarla de manera eficiente a las cargas.

Concrétenos algunos de los proyectos más relevantes.

Actualmente tenemos en ejecución 22 proyectos, que podemos agrupar en dos grandes líneas. Una es la de sistemas electrónicos embarcados y, la otra gran línea, que nos ha permitido crecer, es la de simuladores y software para operaciones y mantenimiento. Ésta es una línea muy importante para nosotros, ya que comenzamos cuando casi nadie sabía de realidad aumentada, desarrollando para Airbus software de entrenamiento para técnicos y pilotos. Gracias a esto hemos desarrollado herramientas que se pueden adaptar a otros sectores. De hecho, recientemente hemos ganado dos licitaciones con Navantia, donde vamos a aplicar lo que hemos desarrollado para el aeronáutico al naval.

Produccion Skylife

Esto significa que estáis abriendo campo hacia otros sectores.

En efecto, nuestras soluciones pueden aplicarse a otras actividades. Por ejemplo, en transporte y logística, que también son sectores en los que se está produciendo una electrificación creciente. Igualmente, en defensa, donde ya estamos desarrollando proyectos, y en espacio. Y también me gustaría resaltar el ámbito de la sanidad donde estamos trabajando ya con algunos hospitales en la definición de líneas e iniciativas.

¿Las empresas tractoras del sector aeronáutico son vuestros principales clientes?

Aunque estamos diversificando, siguen teniendo un peso muy destacado. Por supuesto Airbus, pues nacemos de la mano de esta corporación. Trabajamos mucho en los modelos de transporte militar, principalmente el C295 y el A400M. También trabajamos con Boeing en Madrid. En nuestro empeño por abrir más cartera tenemos cada vez más contactos con Bombardier.

En esta misma línea, ¿cómo ve el futuro del sector aeronáutico andaluz?

Soy positiva y optimista al respecto. Al igual que nosotros llevamos años invirtiendo mucho, también lo ha hecho la gran empresa tractora en Andalucía como es Airbus. Se ha hecho una gran inversión en el A400M, en el que nosotros estamos involucrados en muchas de las tecnologías, y considero que es una aeronave de recorrido. Además, también hay otra serie de aviones más pequeños que deben encajar bien en la propulsión híbrida, que es hacia la que va el sector.

Queremos ser referente en el diseño y fabricación de equipos electrónicos en el sector aeronáutico

Ha hecho referencia al modelo de empresa, ¿por qué tipo de organización estáis apostando?

Estamos implantando un modelo matricial en el que los departamentos son transversales, y donde los responsables de los proyectos adquieren más responsabilidad. No solamente tienen como función que salgan adelante los proyectos, sino que negocien y estén en contacto con los clientes. Lo que se denomina sociedades autogestionadas, con un gran control de los procedimientos. Un modelo que está basado en la comunicación y en la confianza. De ahí que las personas sean claves para nuestra organización. Esto permite un crecimiento que de otro modo sería más difícil. Hay que tener en cuenta que los profesionales seniors no solo gestionan, sino que también contribuyen técnicamente en tecnología e innovación. Éste es uno de nuestros grandes valores: optimizar las mejores capacidades de las personas de manera transversal.

Insiste en la importancia de las personas, ¿cómo es el equipo deSkylife?

Contamos con un equipo excelente y extraordinario compuesto por 43 empleados con un enorme talento. Son todos profesionales altamente cualificados y, lo más importante, muy buenas personas. Muchos de ellos son doctores, con muchos años de conocimiento y experiencia. Están enamorados del proyecto, muy involucrados y son de verdad el alma de la empresa.

¿Qué os ha llevado a instalar la sede en el PCT Cartuja?

Cuando conseguimos tener contratos importantes, vimos la necesidad de crecer, de tener un nuevo espacio en el que poder producir y diversificarnos. Es entonces cuando damos el salto de Aerópolis al Parque Científico y Tecnológico Cartuja, que es el espacio de innovación por excelencia en Sevilla. En nuestras nuevas instalaciones podemos diseñar y producir.

A la vista de las restricciones provocadas por los años de crisis, ¿cuáles han sido las vías de financiación?

Hemos llegado hasta aquí gracias a proyectos privados internacionales. Con la venta de equipos y servicios a proyectos de fuera. Es más, de los primeros proyectos europeos a los que nos presentamos, no ganamos ninguno. Aprendimos pronto que era fundamental conocer a gente, moverte, montar buenos consorcios, para lograr financiación europea. A partir de aquí ganamos seis proyectos del H2020. Hay que salir fuera, colaborar y tener una cooperación real, algo que en Andalucía aún no es ni mucho menos fácil. A este respecto, a título personal, he formado parte del Comité Científico de Clean Sky de la Comisión Europea para diseñar la Estrategia 2030 en el sector aeronáutico. En el mes de mayo decidí dejar el comité, aunque aún sigo vinculada como experta independiente, ya que mi familia y Skylife son lo realmente prioritario para mí.

¿Cuál es su visualización ideal de Skylife?

Diseñando y produciendo las redes eléctricas y los equipos electrónicos embarcados de las aeronaves desde Sevilla para Europa.