lunes, 18 de enero de 2021

"En el próximo trienio aceleraremos la inversión un 25% e incrementaremos más de 2.000 MW de potencia renovable en el territorio"

El delegado de Endesa para Andalucía y Extremadura El delegado de Endesa para Andalucía y Extremadura

Con el cierre de un año tan atípico como 2020 y el comienzo de un 2021 sumido aún en la incertidumbre, hablamos con Rafael Sánchez Durán, director general de Endesa para Andalucía y Extremadura. Las energéticas se postulan como utilities de alto valor añadido, como grupos tractores para la recuperación económica. Más que mirar hacia atrás y hacer balance, el delegado de la compañía explica las líneas fundamentales de futuro. De la inversión en proyectos renovables, del desarrollo de las infraestructuras de recarga del vehículo eléctrico, del autoconsumo y de lo que está por llegar gracias a la digitalización de las redes.

Pese a la incidencia del Covid y la compleja situación, los resultados de la compañía pueden considerarse de muy buenos a nivel nacional. ¿Cuál ha sido el comportamiento de la compañía en la territorial en el último ejercicio?

La pandemia ha provocado caídas históricas, brutales del PIB, como bien están señalando los principales organismos económicos. De hecho, el Banco de España sitúa el retroceso final del 2020 entre el 11 y el 12%. Frente a este descenso de la economía, la caída del consumo eléctrico a nivel nacional se sitúa en el 5,6% y en torno al 2% en la territorial. En nuestra zona de actividad la demanda se ha comportado mejor por el consumo producido durante el periodo estival. Así que la compañía ha cumplido con sus objetivos y ha resistido bien en un contexto tan complejo como el provocado por el virus.

¿A qué se debe el desacople entre caída de PIB y demanda eléctrica? ¿Quiere decir esto que, aunque se alargue la crisis, el sector resistirá bien?

El diferencial entre caída económica y consumo se debe a un concepto que en el sector denominamos elasticidad de la demanda. Conforme incrementamos la eficiencia energética con los avances producidos en las últimas décadas en materia de sostenibilidad, más equilibrada es la relación entre crecimiento económico y necesidades energéticas. Hace 20 años el crecimiento de la economía requería de un gasto energético mayor. Hay que tener en cuenta que la industria tiende a ser más intensiva en consumo energético, nuestro tejido productivo está compuesto principalmente por el sector servicios que aglutina el 75% de la demanda. Para el año que viene prevemos una recuperación de la economía de alrededor del 7% y del 4% de la demanda energética. Todo apunta a que en 2022 ambos indicadores se hayan equilibrado, cerrando el gap existente entre ellos. Por lo tanto, el sector no solo tiene capacidad de resistencia, sino también de impulso y crecimiento, más aún con la importante apuesta que estamos haciendo por las energías renovables.

Hablando de fuentes limpias, la compañía tiene en marcha cinco proyectos de plantas fotovoltaicas en las provincias de Sevilla, Málaga y Huelva. La apuesta por las renovables es clara por parte de Endesa. ¿Cómo se van a ir ejecutando las inversiones en los próximos años?

De acuerdo con nuestro nuevo Plan Estratégico presentado recientemente vamos a acelerar de forma considerable la inversión en proyectos renovables. La compañía va a aumentar un 25% el volumen de sus inversiones para los tres años del periodo 2021-2023, en comparación al plan anterior, hasta alcanzar los 7.900 millones de euros. De esta cifra, 3.300 millones estarán destinados a incrementar el parque generador de energía renovable, es decir un 40% del total, lo que representa un 20% más que lo previsto en la planificación precedente. Otro 40% se va a invertir en mejoras de las redes y un 20% en eficiencia energética. De la inversión global a nivel nacional, 2.000 millones corresponden a nuestra zona, con un incremento de prácticamente un tercio. Alrededor de 1.300 millones se van a invertir para incrementar en más de 2.000 MW de energías renovables en proyectos repartidos por todo nuestro territorio. Con proyectos de gran relevancia como los que vamos a llevar a cabo en la provincia de Almería, entre ellos la reconversión de nuestra planta en Carboneras, que va a suponer todo un hito. En Endesa estamos convencidos y comprometidos con el potencial de nuestro sector en el impulso de la recuperación económica y en la generación de empleo. Buena muestra de ello es la presentación al Fondo de Resiliencia de un centenar de proyectos a nivel nacional, con un porcentaje importante de Andalucía y Extremadura, por un montante de 19.000 millones de euros.

De la inversión global a nivel nacional, 2.000 millones corresponden a nuestra zona, y de ellos 1.300 los vamos a invertir en aumentar nuestra producción renovable

En relación con la expansión de las renovables, Red Eléctrica de España ha señalado que el número de proyectos, tanto en ejecución como solicitados, a nivel nacional ya supera con creces las previsiones del PNIEC con 19.000 MW. Y advierte de que la ejecución de nuevas líneas y tendidos no es precisamente rápida. En su opinión, ¿podríamos encontrarnos en un hipotético escenario en el que la producción renovable sobrepase la capacidad de vertido de la propia red, del propio sistema?

A finales de 2020 hemos puesto en producción 500 MW, contando con los obtenidos en la anterior subasta en Extremadura, nuestro plan Industrial 2021-2023 tiene identificadas sus líneas de actuación, emplazamientos y propuestas, más allá de este podría verse incrementado con los proyectos presentados al Fondo de Recuperación. De hecho, recientemente han entrado en funcionamiento las plantas fotovoltaicas de las localidades sevillanas de Carmona y La Rinconada y Tebas en Málaga con 186 MW de capacidad instalada. A mi juicio, todas las inversiones destinas a mejorar la red nacional y su mallado son bienvenidas. Las interconexiones internacionales son muy importantes, pero avanzar en el mallado interno también lo es. Más aún con las previsiones de crecimiento de producción renovable.

¿Sabremos aprovechar en España esta coyuntura para crear un sector industrial real en torno a las renovables, más allá de la prestación de servicios o uso de la energía?

En Endesa trabajamos para que todo el despliegue de inversión que vamos a realizar se ejecute en un porcentaje muy alto, alrededor del 80%, y siempre que sea posible, con nuestro propio tejido empresarial. Cada uno de nuestros proyectos tiene un efecto multiplicador en el empleo y, por lo tanto, en la actividad económica del territorio. De ahí la importancia de agilizar en la medida de lo posible nuestras iniciativas por parte de las administraciones. Los partners son un eslabón muy destacado de nuestra cadena de valor.

¿Es el autoconsumo ese otro pilar que nivelaría la demanda al sistema? ¿Cómo ve el futuro de la generación distribuida en España a medio plazo?

En nuestro territorio tenemos un extraordinario potencial de crecimiento del autoconsumo, de la generación distribuida. En Endesa estamos por completo convencidos de ello. Ahora bien, abogamos por un crecimiento responsable en el que las instalaciones cumplan con todas las medidas de seguridad, con total responsabilidad, para que el sistema opere de forma segura y eficiente. Hay que considerar que no todas las unidades familiares cuentan con las condiciones óptimas para aprovechar las posibilidades de la fotovoltaica debido a su orientación, por lo que la solución lógica sería el autoconsumo compartido. Donde auguramos un gran crecimiento, gracias a la digitalización y modernización de las redes, es en el segmento empresarial y, especialmente, en el industrial.

Auguramos un gran crecimiento del autoconsumo en el segmento empresarial gracias a la digitalización y modernización de las redes

Precisamente, eCitySevilla es uno de los grandes proyectos de Endesa, en colaboración con la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Sevilla, en materia de autoabastecimiento energético. Una iniciativa pionera a nivel internacional que adelantará al PCT Cartuja en cuanto a eficiencia energética y sostenibilidad. ¿Cuál está siendo la respuesta del sector empresarial instalado en el PCT?

Este ha sido un año absolutamente atípico y, a pesar de ello, los cuatro grupos que integran las distintas áreas del proyecto están haciendo un trabajo muy intenso. El avance del proyecto va muy bien, todos los grupos y las entidades involucradas estamos tirando del carro. Vamos todos a una. Somos conscientes de que se trata de una iniciativa con distintas capas que deben integrarse perfectamente entre ellas, y que cada paso lleva su tiempo. Estamos realizando trabajos relacionados con la plataforma digital, con la instalación de puntos de recarga eléctrica en el ámbito de la movilidad, mejoras de eficiencia energética y autoconsumo. Teniendo en cuenta toda su complejidad, el balance global del estado actual del proyecto solo puede ser calificado de muy positivo.

La electrificación de la actividad económica tiene en el transporte uno de sus principales desafíos. Aunque en la sociedad se observa una concienciación cada vez mayor por el cuidado medioambiental, algo que parece haberse incrementado con la irrupción del propio virus, la realidad es que el ritmo de ventas del coche eléctrico está aún lejos de ratios significativas. ¿Qué medidas hay que activar para lograr un peso mayor del vehículo eléctrico en el parque automovilístico nacional?

Una de esas medidas es el desarrollo de infraestructuras de recarga. Dentro de nuestro plan nacional ya hemos puesto en servicio 2.000 puntos de recarga de los 8.500 previstos para 2023, de ellos 400 se han instalado en Andalucía y podremos disfrutarlos ya, con la vuelta a la actividad, en estos primeros meses de 2021. Endesa va a invertir 65 millones de euros en una década en este tipo de instalaciones. ¿Es una situación óptima, podríamos ir más rápido? Posiblemente, pero cada una de las instalaciones conllevan su tramitación y su proceso, e iremos adaptándonos a las necesidades de cada momento. Pero, junto al despliegue de infraestructuras, hay otros dos aspectos relevantes. De una parte, los avances que se vayan dando en la tecnología de las baterías de los vehículos y en el tipo de los cargadores; a este respecto, colaboramos con partners; y de otra, la incentivación fiscal por parte de las distintas administraciones para la adquisición de vehículos eléctricos. No me cabe duda de que en unos años el vehículo eléctrico tendrá un peso muy relevante en el mix del parque automovilístico.

Ya ha citado la reconversión de la planta de Carboneras, un proyecto de economía circular y sostenibilidad...

El caso de la planta Litoral de Carboneras es paradigmático, la central es un referente en funcionamiento entre las térmicas de Europa. Aunque en los últimos años ha recibido una inversión de más de 250 millones de euros, se plantea el cese de actividades relacionadas con el carbón por nuestro compromiso con el cambio climático. Para nosotros es uno de los grandes proyectos de economía circular, con la exclusividad de ser la única eléctrica que tiene un plan alternativo y de futuro para el entorno de nuestra central. El plan de Carboneras está concebido en dos grandes hitos o fases. De una parte, el desmontaje de la central, que va a suponer la inversión de 100 millones de euros a lo largo del primer año, y su posterior reconversión para producción renovable, con una previsión de 1.750 MW, una inversión de 1.200 millones y la generación de alrededor de 400 empleos. Y de otra parte, el concurso internacional que hemos llamado Futur-e, que tiene por objetivo desarrollar un proyecto económico e industrial sostenible, que responda a criterios de economía circular, que aproveche todo el potencial del entorno. En este proyecto colaboramos de forma muy estrecha con la Universidad de Almería y las administraciones. Una colaboración que persigue generar un ecosistema de desarrollo pionero con capacidad para generar alrededor de 3.000 empleos.