jueves, 24 de mayo de 2018

"En cinco años la innovación disruptiva aportará el 10% de las ventas de Calidad Pascual"

franciscohevia2Calidad Pascual es referente entre las grandes empresas familiares españolas. Presente en 63 países, se ha propuesto ser tractora del sector agroalimentario a través de la innovación disruptiva y colaborativa. Su director de Responsabilidad Corporativa y Comunicación, Francisco Hevia, avanza a Mercados21 cuáles son los principales proyectos y objetivos de cara a su Plan Estratégico 2020.

Los dos últimos años han sido los de la recuperación del consumo y la demanda interna en España, aunque aún de forma débil. ¿Qué previsiones maneja la compañía de cara a este ejercicio?

El año 2015 ha sido un buen año para Calidad Pascual en la medida en que ha representado el final de un ciclo en nuestra compañía al cerrar nuestro Plan Estratégico Horizonte 2015. Hemos salido fortalecidos, ahora somos una empresa más sólida y mejor preparada que antes de la crisis. Además, hemos consolidado nuestro liderazgo en aquellas marcas en las que somos líderes y reducido el 'gap' con el primero en aquellas que no lo somos. Tenemos muchas esperanzas puestas en 2016 como el año en que empieza una nueva etapa caracterizada por la transformación de los procesos clave y la forma de trabajar de Calidad Pascual. Todas las previsiones señalan una mejora en el empleo y en la situación macroeconómica y creemos que la industria agroalimentaria puede ser uno de los catalizadores de esta mejora.

Como señala, 2015 ha supuesto el cierre de una etapa. Ahora comienza una nueva fase con vistas al horizonte 2020. ¿Cuáles son las grandes líneas y objetivos que van a guiar a la empresa para el próximo lustro?

Terminaremos de perfilar nuestro Plan Estratégico Horizonte 2020 este mismo año y nuestra idea es que se mueva sobre tres conceptos críticos: el crecimiento, la competitividad y liderazgo de nuestras marcas y productos; la transformación digital de la compañía; y la potenciación de la gestión ética, responsable y excelente. Para lograr cada uno de estos pilares de nuestro Plan Estratégico, queremos transformar nuestra cadena de valor haciéndola aún más sostenible y competitiva, al tiempo que reafirmamos nuestra apuesta por la innovación abierta y colaborativa. Todo ello teniendo muy presente que nuestra máxima prioridad son las personas y ser capaces de mantener la calidad en la gestión y en la excelencia en todos nuestros productos y procesos.

¿Qué porcentaje sigue representando España en las principales magnitudes de la compañía?

España es nuestro principal mercado, con el 95 % de la facturación.

El Sudeste Asiático es nuestro gran foco de crecimiento internacional, como ya estamos haciendo en Filipinas

La internacionalización es una de las principales bazas para las empresas del sector. Calidad Pascual está presente en 63 países, pero a pesar de ello, su impacto en el volumen de negocio a nivel corporativo aún es muy pequeño. ¿Qué prioridades se ha marcado la empresa al respecto?

En la actualidad, además de exportar a estos 63 países, estamos instalados en Filipinas, de la mano de nuestro socio Asia Brewery, con nuestra línea de yogures Creamy Delight, cuyas perspectivas son bastante buenas. Nuestra idea respecto a la expansión internacional es la de encontrar un modelo de negocio de éxito que sea replicable en distintos países, a través de aliados líderes en cada lugar. En este sentido, el establecer acuerdos de colaboración y alianzas con otras empresas puede ser una vía interesante, como estamos haciendo en Filipinas. Nuestro principal foco es el Sudeste Asiático.

Quizá uno de los grandes rasgos diferenciales de la empresa sea su importante presencia en África. ¿Cuál es la aportación de este continente a la actividad del grupo? ¿Qué evolución puede tener en los próximos años?

Estamos desarrollando nuestra línea de yogures en países del África Subsahariana como Angola, Cabo Verde o Guinea, cosechando unos resultados excelentes y nuestra idea es seguir creciendo en este entorno en los próximos años. El yogur es un producto que se comporta muy bien en estos mercados, ya que se trata de un producto que viaja muy bien, muy apreciado por su alto valor nutricional y que no necesita mantenerse en frío.

El crecimiento de Calidad Pascual a medio plazo ¿estará basado en el desarrollo de sus marcas emblemas o estudia la posibilidad de adquisiciones que puedan darse en el mercado?

Tenemos muy presentes a todas y cada una de nuestras marcas. En este sentido, nuestra idea es la de seguir reforzando las marcas en las que somos líderes y fortalecer la posición en el mercado del resto. Además, también estamos abiertos, a través de las alianzas, a aprovechar nuevas oportunidades que nos permitan seguir creciendo.

La compañía está apostando por la innovación y, en especial, la innovación disruptiva en su sector. Algo quizá no tan visible en su sector como ocurre en otros, tal vez más proclives a difundir y divulgar sus avances. ¿Hacia dónde se dirige la innovación de Pascual?

La calidad, unida a la innovación, siguen siendo dos de los pilares básicos de nuestro ADN. Para potenciar nuestra apuesta por la innovación, hemos creado recientemente la unidad de Innovación Disruptiva, que está continuamente buscando nuevas ideas que nos permitan ofrecer nuevos productos, buscar soluciones novedosas o impulsar nuevos modelos y procesos que nos garanticen una mayor eficacia, capacidad para crear modelos de negocio o innovar en los ya existentes. La idea es que, en un periodo de cinco años, la innovación disruptiva y colaborativa nos aporte el 10% de nuestras ventas totales porque creemos que a través de la innovación se pueden resolver las necesidades presentes y futuras de nuestra sociedad.

Nutrición, alimentación y salud parece estar en su foco de actividad. A su juicio, ¿cómo va a ser el perfil del consumidor de aquí a pocos años? ¿Qué impacto puede tener este eje en la propia fisonomía del sector a corto plazo?

Los consumidores cada vez se están volviendo más exigentes. Cada vez tienen más productos donde elegir y distintas formas de acceder a ellos. Además, este elevado nivel de exigencia no se limita a sus preferencias personales sino que se amplía a sus necesidades nutricionales o de salud. La llegada de los nuevos medios digitales ha propiciado que el consumidor sea más activo en su relación con las marcas. Ahora conoce mejor sus necesidades y sabe cómo transmitirlas. Así, los medios digitales se convierten en la mejor herramienta para descubrir sus nuevas necesidades. Nuestra tarea ahora es la de buscar productos que sean capaces de satisfacer sus necesidades y nuestro trabajo es averiguarlas y tratar de colmarlas.

A este respecto, ¿Calidad Pascual estudia nuevas colaboraciones como las que ya mantiene con Unilever, Idilia Foods o Esteve?

En el momento actual en el que los hábitos y las necesidades de los consumidores están en constante cambio, es necesario ir más allá y pasar a hablar de colaboración en lugar de competencia. En el nuevo contexto en el que ahora nos encontramos existe un amplio abanico de posibilidades en forma de acuerdos y alianzas que pueden redundar en beneficio de la compañía. Se trata de una estrategia que puede multiplicar los beneficios de los implicados. En este sentido, se pueden subrayar los buenos resultados de nuestra alianza con Idilia Foods para la gestión conjunta del negocio de batidos con las marcas Pascual, ColaCao y Okey, que tiene además unas fantásticas perspectivas para el futuro inmediato, como acabamos de comprobar con el lanzamiento de ColaCao Shake.

Hay una clara oportunidad en la innovación agroalimentaria, pero el sector debe ser menos cauto para ir rompiendo barreras

Como apunta los avances tecnológicos están transformando la relación entre las empresas, sus clientes y los mercados. ¿Está sacando todo el partido a estos avances el sector agroalimentario español? ¿Está en condiciones de competir con las grandes corporaciones a nivel mundial?

Hay una clara oportunidad en el sector de la innovación agroalimentaria, pero la mentalidad cauta del mismo es una barrera natural que debemos ir rompiendo. Necesitamos un salto cualitativo, ya que hay iniciativas que lo que requieren es el apoyo adecuado y ser creídas y escuchadas por las empresas. En este punto tengo que hacer mención al programa Pascual Startup, los galardones impulsados por Calidad Pascual enfocados a premiar los proyectos más disruptivos en distintos ámbitos del sector agroalimentario. Respecto a la posibilidad de competir con las grandes corporaciones, aunque somos una compañía con una capacidad tremenda de desarrollo y crecimiento, quizá no seamos todavía capaces de competir en términos de tamaño. Pero sí en cuanto al compromiso que tenemos con todos nuestros grupos de interés y, por supuesto, en cuanto a nuestra apuesta por la innovación. Estoy convencido de que nuestra política de Responsabilidad Corporativa está a la altura de la de las grandes multinacionales del sector agroalimentario.

¿Se está trabajando, por ejemplo, en la aplicación de la tecnología a la investigación de nuevas texturas o sabores?

A través de la innovación encontramos una de las mejores formas de satisfacer las necesidades de los consumidores, que demandan, constantemente, nuevos productos, texturas y sabores.
Nuestro departamento de I+D+i trabaja intensamente por cubrir estas necesidades, ofreciendo un valor añadido a los productos que ya tenemos en el mercado. Precisamente, tenemos un reciente ejemplo de esto, nuestra nueva Desnatada 0%, elegida por los consumidores, en test ciego, como la mejor por su sabor mejorado. Por otro lado, en nuestra línea específica de productos para personas con diabetes, DiaBalance, innovamos para atender las necesidades de este colectivo ofreciéndoles una amplia variedad de productos de alimentación. Además, la marca cuenta con su propia plataforma de venta online. En cualquier caso, en Calidad Pascual la innovación no se queda únicamente en nuestra área de Innovación Disruptiva sino que se busca también en el resto de áreas y departamentos.

Ha mencionado la iniciativa Startup Calidad Pascual, ¿qué espera la compañía de ella?

Se trata de un proyecto pionero en el sector agroalimentario con el que se pretende fomentar la innovación abierta y colaborativa entre los emprendedores. A través de este concurso ofrecemos apoyo al emprendedor porque creemos que la innovación y el emprendimiento representan dos elementos esenciales para la sociedad en general y nuestro sector en particular. Queremos hacer todo lo posible para fomentar el espíritu emprendedor en nuestro país. En Calidad Pascual pretendemos ser partícipes en aquellas ideas que ayuden a cambiar el sector agroalimentario en el futuro y ayudar a liderar ese cambio. Habrá premiados en tres categorías: innovación en productos y procesos relacionados con la nutrición y la salud, el retail y el medio ambiente. La entrega de premios será el 17 de junio en un evento en el que daremos a conocer el ganador de cada categoría.