domingo, 27 de mayo de 2018

“Debemos cambiar ya la política económica”

El ejercicio 2013 ha sido de todo menos plano desde un punto de vista económico y empresarial. El profesor Manuel Alejandro Cardenete analiza en esta entrevista algunos de los principales aspectos del comportamiento de la economía en el año que acaba de concluir. Y aunque ve claros signos de cambio, también se muestra prudente.

Hay expertos que ya hablan de mejora de la economía española: balanza comercial, exportaciones, comportamiento de la prima de riesgo. Otros, sin embargo, no lo ven tan claro y observan aún más dificultades que otra cosa. A su juicio, ¿en qué momento del camino nos encontramos?

Nos encontramos en el instante final de la recesión económica. En el punto exacto en el que el ciclo económico comienza su tendencia creciente. Eso se refleja en las variables macroeconómicas que comentas y en otras algo más desconocidas para los neófitos de la economía. Pero esto no significa que la crisis haya quedado atrás. Queda aún mucho por recorrer.

La volatilidad de los mercados, la crisis política que atraviesa Italia, ¿podría hacer virar de nuevo la tendencia de la prima de riesgo? ¿Incrementar los ataques especulativos a la deuda soberana?

Absolutamente. Nos encontramos en un mundo globalizado y lo que le ocurre a Japón, por muy lejos que lo veamos, nos termina afectando. Ni que decir tiene lo que le pase a un socio de la Unión y aún más a un miembro de la UE que usa nuestra misma moneda, el euro. En esta crisis, hay gente que está perdiendo mucho dinero pero también hay gente que lo está ganando. Y ante situaciones de debilidad, como el caso que comentas, los especuladores se lanzan a "hacer su agosto".

En su opinión, con las reformas llevadas a cabo, ¿el sistema financiero español ha llegado a la raíz de sus males o aún cabe esperar alguna sorpresa?

No. Absolutamente no. Se han atajado numerosos problemas, pero seguimos ante un sistema no regulado, ni suficientemente vigilado, que pueda evitar mala praxis de nuevo en el futuro. Además, el adelgazamiento del sistema financiero, la deslocalización de entidades financieras en sus comunidades autónomas de origen, van a provocar, están provocando, una falta de financiación para las PYMES y para el crédito al consumo.

Independientemente del sistema financiero español, ¿considera que se está haciendo lo necesario para una verdadera armonización fiscal europea? ¿Cómo catalogaría el papel del Banco Central Europeo en esta crisis?

De nuevo, no. Estamos esperando aún la reacción del gobierno alemán después de la renovación de la canciller Merkel y ver qué ritmo va a querer imponer a la necesaria e ineludible armonización fiscal. No podemos dejar esta política económica en manos de los países miembros de la UE y después tener que acudir a salvarlos –salvarnos- con millonarios rescates. Aunque no tengo claro que todos los políticos y países estén por la labor.

A la vista de la evolución de la economía mundial y sobre todo europea, algunos países, entre ellos España, ya han puesto sobre el tapete una relajación en el cumplimiento de los objetivos de déficit marcados por la UE. ¿Esto supone un paso atrás en la lucha contra la recesión?

Supone un paso atrás. Comienza a tenerse la sensación generalizada de que las reformas necesarias ya se han hecho y que estamos con "los deberes hechos". Nada más lejos de la realidad. Pero el ciclo económico de origen político manda, y el próximo año tenemos elecciones europeas y se aproximan elecciones en la mayoría de los principales países de la UE –incluida España-. Esto alargará la crisis ineludiblemente.

Nos encontramos en el punto en el que el ciclo económico comienza su tendencia creciente. Eso se refleja en las principales variables macroeconómicas

En este escenario, ¿la dicotomía entre austeridad y crecimiento es insalvable o son compatibles ambos conceptos en economía?

No estoy en contra de parte de la política de austeridad que se ha implementado. Nos habíamos introducido en una senda de gasto público y de políticas keynesianas de difícil justificación y sin posibilidades de financiarlas. Este "poner pie en pared" era necesario pero ya debemos cambiar el rumbo de la política económica. Toca fomentar el crecimiento y no creo que los últimos Presupuestos Generales del Estado sean los adecuados pare este fin.

Bajo su punto de vista, ¿qué sectores deben ser los que tiren del carro de la economía española para modernizar el sistema económico?

España posee sectores claves que hay que potenciar y mirar hacia ellos: agricultura y su externalidad, el sector agroalimentario; extractivas; industria aeronáutica; servicios a empresas; turismo –buscando un turismo de alto valor añadido; y servicios sociales, entre otros. Pero sobre todo, trasladar y focalizar cualquier actividad –en la medida que sea posible- hacia el sector exterior.

Seguimos ante un sistema financiero no regulado, ni bien vigilado, que evite malas praxis futuras

A escala internacional, ¿se están poniendo los mecanismos oportunos para atajar esta crisis y otras futuras similares o, por el contrario, se están generando nuevas burbujas en países emergentes como en el caso de Brasil?

Estamos repitiendo errores del pasado. En Brasil ya estamos teniendo los primeros problemas de nueva burbuja especulativa en la construcción. Pero es que en China ya también están empezando a tener estos problemas. Tenemos que buscar un crecimiento sostenible y duradero. No se pueden volver a repetir los mismos patrones de búsqueda del crecimiento sin saber si habrá un después que lo mantenga. Y en esto, poco se está haciendo por parte de las instituciones supranacionales o reuniones multilaterales como el G20.

El Perfil

El Profesor Cardenete es Catedrático de Universidad de Economía Aplicada y Director del Departamento de Economía de la Universidad Loyola Andalucía. Es también Profesor de la Loyola Leadership School y Director de su MBA. Consiguió su Licenciatura en Economía y Empresa (1994) en la Universidad de Sevilla (España), el Doctorado en Economía (2000) en la Universidad de Huelva (España) y Diplomado en Alta Dirección (2011) en el Instituto Internacional San Telmo (Sevilla, España). El tema de su tesis fue “Los modelos de Equilibrio General Aplicados para Andalucía”. Es también Socio-Director de Análisis y Estudios en Bravo Consultores de Negocios y Presidente de la Comisión de Economía del Colegio de Economistas de Sevilla. Es Investigador Principal de CLIMAMODEL SEJ-511 (Modelos Multisectoriales para el Cambio Climático), Investigador Asociado a EUREAL (European Union Regional Economics Applications Laboratory) (Badajoz, España), de GReCS (Grupo de Investigación en Computación y Simulaciones) de la Universitat Autònoma de Barcelona (España) y de la Cátedra de Economía de la Energía y Medio Ambiente de la Universidad de Sevilla (España).