domingo, 22 de julio de 2018

Una oferta y mil candidaturas ¿Qué demandan las empresas?

Fuente. elcurriculum.com Fuente. elcurriculum.com

El mercado laboral está sumido continuamente en una vertiginosa transformación que trae consigo la puesta en escena de nuevas profesiones, competencias, conocimiento y por lo tanto, nuevas exigencias y necesidades por parte de las empresas.

Quien piense que con un título universitario tiene un puesto de trabajo y una evolución ascendente en la empresa para toda la vida, está equivocado. Hoy día cualquier profesional que quiera conservar o mejorar su puesto en la empresa debe proponerse una formación o al menos una actualización continuada. No quiere decir esto, que cualquier profesional deba formarse en todas las materias, pero sí informarse cada día de todo aquello que puede necesitar su puesto de trabajo.

Los perfiles profesionales más demandados en el 2014
Según el Observatorio de Empleo de Agio Global, los perfiles profesionales más demandados en 2014 serán aquellos relacionados con el mundo de la informática -analistas programadores o administradores de sistemas con experiencia en virtualización entre otros- , la ingeniería, los perfiles de diseño textil o de key account manager. Todo ello no contrarresta en ningún momento la importancia de dominar los idiomas, especialmente el inglés, imprescindible en cada vez más puestos de trabajo.

Debido a la dificultad a la hora de encontrar un empleo hoy en día, cada oferta publicada recibe cientos de candidaturas, por lo que ante tanta competencia, las empresas enfocan su atención en ciertas competencias básicas que resultan ser las más valoradas en los candidatos a un puesto de trabajo. Algunas de las principales a la hora de analizar a la persona entrevistada son las ganas de trabajar que se percibe, la capacidad de adaptación a la filosofía de la empresa, la empatía o la capacidad de aprendizaje. Esta última es en la mayoría de los casos, incluso más valorada que los conocimientos previos.

Es imprescindible acudir a la entrevista de trabajo conociendo hasta el último detalle los puntos fuertes y débiles de cada uno. Sólo así, el candidato será capaz de explotar lo mejor de sí mismo de tal manera que el entrevistador reste importancia a los pequeños detalles que no jueguen a su favor.

Tras conseguir el empleo, la evaluación continúa
Con contar con una mesa y una silla en la oficina nadie tiene asegurado el éxito. Muchas son los profesionales que afirman sentirse poco valorados, mal pagados o en un ambiente que no es el adecuado.

El currículo y la formación no lo es todo y las empresas cada vez son más conscientes de ello. Con los años se ha demostrado que las grandes compañías y aquellas que mayor éxito han cosechado, han tenido muy en cuenta la calidad, la actitud y la responsabilidad de sus trabajadores.

Los expertos en RRHH son cada día conscientes de cómo la buena actitud ante el trabajo, el compromiso con los clientes, los horarios, y los plazos fijados o el crear un ambiente positivo y cálido pueden ser puntos muy positivos a la hora de evolucionar en una empresa.
Sin duda no es fácil, pero tampoco imposible ¡Suerte!