viernes, 21 de septiembre de 2018

"Una de nuestras mayores fortalezas frente a la crisis ha sido la internacionalización, que nos ha permitido ser número uno mundial en el sector del arroz"

Antonio Hernández asegura que, gracias a la gestión desarrollada, Ebro Foods se sitúa en una situación absolutamente privilegiada, aun en situación de crisis

El presidente de Ebro Foods, Antonio Hernández Callejas, ha sido el nuevo invitado al ciclo de encuentros del foro 'Diálogos Loyola', en un acto que se ha celebrado en el campus de Sevilla de LOYOLA Leadership School. En esta nueva cita de 'Diálogos Loyola', Hernández Callejas ha disertado sobre la forma en que la compañía que preside ha afrontado la crisis económica, y, en este sentido, ha afirmado que el desarrollo de su modelo de negocio mediante la diversificación tanto en áreas de actividad como en mercados geográficos a través de la incorporación de nuevos negocios y la desinversión en aquellos que no resultaban de carácter estratégico ha sido una de sus mayores fortalezas ante la crisis”.

Junto a Antonio Hernández Callejas, han participado en este encuentro organizado por LOYOLA Leadership School y La Caixa, el vicepresidente de la Fundación Universidad Loyola Andalucía, Gabriel Pérez Alcalá; el director de LOYOLA Leadership School, y el director territorial de la zona Sur de La Caixa, Juan Reguera.

Planes estratégicos

El presidente de Ebro Foods ha indicado que se han puesto en marcha dos planes estratégicos con los objetivos de centrarse en el plan de negocio, internacionalizar la empresa con vocación de liderazgo mundial, reducir costes y generar sinergias, aumentar la rentabilidad, reducir el endeudamiento, poner en valor el patrimonio ocioso y retribuir al accionista.

Diversificación

De esta manera, señaló que en el desarrollo del modelo de negocio, partiendo de un negocio netamente español, y con el fin de convertirse en un referente de aquellos segmentos de la alimentación en los que fuese posible adquirir un liderazgo mundial,  comenzaron un largo periplo de adquisiciones, de las que las más importantes han sido las efectuadas en Francia, Estados Unidos y Canadá con las empresas Panzani, Riviana y New World Pasta.

Con todas estas operaciones y otras más de menor calado, “conseguimos balancear nuestra actividad desde una posición eminentemente industrial a una posición totalmente marquista. En el año 2000, año de constitución del Grupo, la actividad marquista representaba únicamente un 11% de nuestras ventas, ya en el año 2006 había alcanzado el 47,3% y a cierre del ejercicio 2010, la actividad industrial solamente representaba un 28,8% del total de las ventas de Ebro y la marquista, un 71,2%”

Asimismo, estas adquisiciones permitieron a Ebro Foods situarse geográficamente de un modo importante en aquellos mercados que se han visto menos resentidos por la crisis, alcanzando por tanto una posición de privilegio para hacer frente a la misma. Y no sólo eso, “sino tener la diversificación geográfica adecuada para protegernos y compensar el efecto negativo producido por la crisis en aquellos países más afectados, con los buenos resultados cosechados en otras zonas geográficas más inmunes”.

“En esta proporcionada diversificación ha estado una de nuestras mayores fortalezas frente a la crisis y por otro lado esta vocación de liderazgo nos ha permitido ser número uno mundial en el sector del arroz y aunque de momento el segundo fabricante mundial en el sector de la pasta, el primero en todos aquellos países en los que estamos presentes”, concluyó.

Desinversiones

Pero para este objetivo también han jugado un importante papel las desinversiones, según Hernández Callejas. Las más significativas se efectuaron en los años 2009 y 2010 con la venta de Azucarera y Puleva. “La venta de estos dos negocios coincidiendo con la crisis nos ha dejado en una situación muy buena; de un lado una carga financiera casi inexistente que nos permite gestionar el día a día sin la losa que la deuda supone en estos tiempos difíciles, de otro en condiciones de ver cómo evolucionan las cosas y aprovechar para crecer vía adquisiciones si se dan las circunstancias oportunas”, afirmó.

Innovación

Por otro lado, aseguró que para esta vocación de liderazgo no sólo ha jugado un papel importante el propósito de ser globales sino también el de ser un referente en I+D+i. Esta puesta en el mercado de productos innovadores, ha permitido a Ebro Foods alcanzar un triple  objetivo. Por un lado, mantener su categoría de líderes en los países en los que está presente. “Somos número uno en Estados Unidos con cuotas que van desde el 27,5% en arroz, tras la incorporación de American Rice (filial Americana de SOS) al 25,3% en pasta; somos también número uno en Francia con una participación de mercado del 30% en pasta seca o del 34% en pasta fresca y líderes en España con una cuota de mercado cercana al 24% en arroz tras la incorporación de SOS”.

Por otro, han podido hacer frente a la crisis de consumo que se ha derivado de la crisis financiera y resistir la batalla que las marcas de distribución están planteando a las marcas de fabricante. Así, por ejemplo, en España en arroz, en el año 2006 la MDD representaba un 40% del total del mercado y a cierre del ejercicio 2010, este porcentaje ha subido hasta el 67%.

Y por último, nos ha permitido “atraer a un consumidor que además de ser mucho más sensible al precio es mucho más analítico a la hora de la compra y en el que priman de una manera importante factores como la salud, el placer y la comodidad y ante el que la diferenciación frente a los demás se hace todavía más necesaria”.

Reducción del endeudamiento

Y si ha habido otro punto clave para asegurar la solvencia y la estabilidad de la compañía en estos difíciles momentos, éste ha sido la reducción del endeudamiento, indicó el presidente de Ebro Foods. De esta manera, “tuvimos el acierto de ser muy previsores y vender gran parte de este patrimonio ocioso antes del estallido de la burbuja inmobiliaria, lo que nos ha permitido ingresar en caja más de 430 millones de euros durante estos años”.

Retribución al accionista

Finalmente, señaló que este modo de gestionar la compañía les ha permitido mantener una interesante y continua retribución al accionista. En este sentido, afirmó que “Ebro ha mantenido una activa política retributiva con sus accionistas desde el inicio, haciéndoles partícipes de los buenos resultados cosechados por la compañía durante su trayectoria. Así, desde el ejercicio 2008 al ejercicio 2010, Ebro ha distribuido 314,534 millones de euros en concepto de dividendos, una cifra que sumada a los 133,247 millones de euros que repartiremos durante 2011, sitúan el total en 447,8 millones de euros”.

De esta manera, desde el año 2008 al 2010, en pleno auge de la crisis, los ratios de la compañía han sido “magníficos”: un TAMI de un 10,1% más en EBITDA, un ROCE que ha ido desde el 14,2% al 21,3%, con un TAMI del 22,7%; un margen de EBITDA sobre ventas que va del 12% al 16%, con un TAMI del 15%, y un endeudamiento que baja de 1.056 millones hasta 17,6, lo que supone una reducción del 87,1% acumulado.

“En definitiva, la empresa gana lo mismo que cuando teníamos azúcar y leche, pero hemos ganado más de mil millones en valor, manteniendo la rentabilidad y enjugando más de 1.000 millones de euros de deuda”.

Diálogos Loyola

Esta iniciativa, promovida por LOYOLA Leadership School con la colaboración de CaixaEmpresa de La Caixa, pretende ser un referente para la reflexión y el análisis de la actualidad en el campo empresarial, político, religioso y social, con el objetivo de servir a la sociedad fomentando el conocimiento y el diálogo con sus protagonistas a través de un ciclo permanente de conferencias. Desde su puesta en marcha, ha contado con la participación de Javier Rodríguez Zapatero, director general de Google España; Jordi Sevilla, ex ministro de Administraciones Públicas; Luis de Guindos, ex secretario de Estado de Economía, y el jesuita José María Tojeira, ex rector de la Universidad Centroamericana (UCA) de El Salvador.

Redacción