domingo, 24 de junio de 2018

Targhetta considera que la empresa española necesita más "energía competitiva”

Javier Targhetta, consejero delegado de Atlantic Copper Javier Targhetta, consejero delegado de Atlantic Copper

El consejero delegado de Atlantic Copper, Javier Targhetta, considera que España no ocupa el lugar que merece por su peso económico y, en parte está motivado, porque, en su opinión, a las empresas españolas le falta más "energía competitiva".

Así lo ha expuesto en la Jornada Desarrollo Sostenible de la Actividad Minero Metalúrgica, promovida por la Confederación Nacional de Empresarios de la Minería y la Metalurgia (CONFEDEM), y que se ha celebrado en Madrid.

Targhetta fue el encargado de presentar las conclusiones tras los dos días de trabajo. Para el consejero delegado de Atlantic Copper, "actualmente no es concebible una nación económicamente fuerte, sólida y solvente sin que cuente con una Industria Básica, sólida y solvente, que asegure el crecimiento económico y el desarrollo social, posibilitando la generación de riqueza y la creación de puestos de trabajo estables y de calidad y dando carta de naturaleza a la innovación, tan trascendental para mantener y aumentar la competitividad de la nación y de la empresa española".

Estrategia de Reindustrialización

El consejero delegado indicó que "la Unión Europea, en la que estamos plenamente integrados política, económica y jurídicamente, ofrece una gran oportunidad a sus Estados Miembros con su Estrategia de Re-Industrialización, con el objetivo de que al horizonte 2020 las materias primas autóctonas contribuyan a otros sectores industriales con no menos del 20% de sus necesidades. Algo que se echaba a faltar y merece aplauso y reconocimiento".

Para Targhetta, "las empresas españolas de los sectores que nos ocupan en estas Jornadas, y naturalmente de otros sectores también, han probado su competitividad tecnológica, de costes, de estándares medioambientales, de calidad y cantidad del empleo que mantienen y crean, de seguridad en el trabajo, de RSC, de dinamismo comercial y exportador, etc. Las empresas españolas han hecho, hacen, sus deberes. Sin embargo, España como país no ocupa, ni mucho menos, el lugar que le correspondería por la envergadura de su economía y por su ubicación socio-geográfica".

"Pedimos a las administraciones un aligeramiento de la presión fiscal, alineándola con los líderes europeos. Incluso después de la reforma fiscal recientemente entrada en vigor, no estamos bien fiscalmente hablando. Ya sabemos que, para compatibilizar el equilibrio presupuestario con lo anterior, es imprescindible acabar con la economía sumergida y el fraude fiscal", afirmó Targhetta.

Asimismo, indicó que: "la empresa española necesita una energía competitiva. Hoy no la tenemos". En esta línea demandó "una compensación del 100% del impacto del coste energético del CO2 indirecto, como sucede en Alemania". Para finalizar, destacó el apoyo de la Administración autonómica andaluza a iniciativas de proyectos mineros, como MATSA, Cobre Las Cruces, Atalaya Mining, Penouta o Aznalcóllar.